reunión de eurojust en la haya

Panamá blanquea su imagen ante Europa ofreciendo colaboración con sus 'papeles'

La fiscal general panameña comunica que Mossack y Fonseca permanecen en prisión y se han redoblado las entradas y registros

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Panamá ha prometido a Europa máxima colaboración en la investigación de sus 'papeles'. La fiscal general Kenia Porcell se ha comprometido en un encuentro celebrado con representantes de 19 países, entre ellos España, a abrir canales que permitan el avance de los casos abiertos en base a los documentos del bufete panameño Mossack Fonseca.

La primera de las promesas que la procuradora ha puesto sobre la mesa es contundente. Según han confirmado fuentes jurídicas, Panamá ha comunicado que los dos socios principales de la firma Mossack Fonseca, epicentro del escándalo, se encuentran en prisión desde su detención en febrero por la imputación de cargos por su implicación en el caso Lava Jato, la mayor trama de corrupción de Brasil.

La Fiscalía acusa a Ramón Fonseca Mora, antiguo ministro consejero del presidente panameño, Juan Carlos Varela, y a Jürgen Mossack de delitos de blanqueo de capitales y organización criminal, y promete máxima contundencia. Porcell también ha planteado ante la Unidad de Cooperación Judicial de la Unión Europea (Eurojust), como prueba de su celo en el procedimiento, las abundantes entradas y registros vinculados a esta trama.

En cuanto a uno de los puntos más delicados, la imputación de delitos derivados de los documentos fuera del territorio panameño, la delegación encabezada por la fiscal general e integrada por otros cinco representantes del Ministerio Público expuso en el encuentro sus condiciones. Aclaró que las demandas de información que cursarán los países europeos afectados por el escándalo a través de comisiones rogatorias deben estar sujetas a las normas del derecho interno del país.

Derecho interno

Siguiendo los parámetros de otros 'paraísos' tradicionales como Suiza, Panamá no cuenta en su ordenamiento jurídico con el delito fiscal. Tampoco considera delictivo el blanqueo derivado de este, por lo que los estados interesados en que la colaboración fluya deben poder relacionar los ilícitos de sus investigados particulares con la corrupción aparejada a tipos penales como el fraude, la estafa o la malversación.

Los representantes españoles presentes en el encuentro ven en la oferta una oportunidad para redoblar la colaboración caso por caso, y dicen que beneficiaría a todos. Fuentes presentes en la reunión apuntan a El Confidencial que España puede aportar un importante punto para cuadrar el círculo.

A la combinación del esfuerzo del caso brasileño que salpica a Odebrecht, envuelta en un megaescándalo de sobornos en distintos países de Latinoamérica, y del conocimiento de Panamá de la estructura societaria de Mossack Fonseca le falta una pata: el delito precedente, apuntan.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional abrió diligencias de investigación tras la difusión de los papeles y ha recabado abundantes indicios de estos antecedentes que afectan al origen delictivo del dinero que se blanqueaba a través de las estructuras del despacho de abogados.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios