REFORMULACIÓN DEL PACTO CON EL NUEVO CANDIDATO

C's ve con buenos ojos a López Miras, pero negociará un nuevo acuerdo en Murcia

El partido de centro mantuvo el pulso y Pedro Antonio Sánchez dimitió. Ahora, PP y C's reformularán el acuerdo de 2015 para adaptarlo al resto de legislatura y al nuevo candidato

Foto: Fernando Martínez-Maillo (d), junto a Pedro Antonio Sánchez (2d) y el candidato propuesto para susutituirle en el cargo. (EFE)
Fernando Martínez-Maillo (d), junto a Pedro Antonio Sánchez (2d) y el candidato propuesto para susutituirle en el cargo. (EFE)

La caída de Pedro Antonio Sánchez se descontaba desde hace días, pero se aceleró el lunes al pedir la Audiencia Nacional una nueva imputación para el presidente de Murcia por el caso Púnica. Las negociaciones entre PP y Ciudadanos se intensificaban cada día en la Región y, sobre todo, en Madrid con sus dos interlocutores principales: el coordinador general de los populares, Fernando Martínez-Maillo, y el secretario general naranja, José Manuel Villegas. Los avances entre el partido de centro y el PSOE murciano de forma paralela en el diseño de una moción de censura que pretendía tumbar a Sánchez terminaron de poner contra las cuerdas al PP.

C's ve con buenos ojos a López Miras, pero negociará un nuevo acuerdo en Murcia

Y fue precisamente este lunes cuando Ciudadanos hizo su apuesta definitiva: apoyaría un Gobierno presidido por el socialista Rafael González Tovar durante el resto de la legislatura si se comprometía a conformar un Ejecutivo técnico, sin miembros de Podemos y que hiciera cumplir los Presupuestos aprobados para el presente ejercicio. A cambio, los naranjas renunciaban a la convocatoria de elecciones anticipadas. Un órdago que hizo reaccionar al PP de inmediato o al menos eso pareció: en la mañana de este martes, Maillo emprendió un viaje urgente a Murcia para formalizar la dimisión de Sánchez y cortar de raíz la crisis institucional y política nacida hace 45 días, cuando llegó la primera imputación por cuatro supuestos delitos en el caso Auditorio.

La situación en Murcia dejó de ser un pulso más entre ambos partidos hace tiempo. En la formación de centro tenían claro que llegarían hasta el final. Pedro Antonio Sánchez no podía seguir siendo el presidente regional, después de incumplir el primer punto del acuerdo de investidura y la propia ley de transparencia aprobada en la comunidad autónoma. La primera opción para Ciudadanos siempre fue la que finalmente se ha cumplido: que los populares apartaran a Sánchez de la presidencia y lo sustituyeran por otro candidato “limpio de corrupción”. Tras un mes y medio de idas y venidas, Sánchez comunicó públicamente su renuncia, aunque manifestó su desacuerdo ante una situación “injusta” y por el momento mantendrá el acta de diputado autonómico y seguirá al frente del PP de Murcia.

El vicesecretario de Organización del Partido Popular en Murcia, Fernando López Miras (c). (EFE)
El vicesecretario de Organización del Partido Popular en Murcia, Fernando López Miras (c). (EFE)

El elegido para ocupar el Palacio de San Esteban —sede del Ejecutivo autonómico— es Fernando López Miras, coordinador general del partido en la Región, que contaría con el visto bueno del partido de centro. En las próximas semanas, ambas formaciones negociarán un nuevo pacto de gobernabilidad, según confirman fuentes de Ciudadanos, para garantizar la estabilidad del Gobierno murciano hasta el fin de esta legislatura. El pacto será distinto al firmado en 2015, al no tener como objeto una investidura y cuatro años por delante, y apostará por reformular aquellos puntos del acuerdo actual —que el PP habría roto a ojos de Ciudadanos— y que sin duda supusieron una fuente de conflictos.

El primero de ellos fue el inicial. El punto número uno decía claramente “separar de inmediato de cualquier cargo, público o de partido, a imputados por corrupción política hasta la resolución completa del procedimiento judicial”. Para el partido de centro, la premisa no dejaba lugar a dudas. El hasta hoy presidente autonómico debía dimitir después de que el TSJ lo llamara a declarar en calidad de investigado (lo que antes se denominaba imputado) por cuatro delitos en el caso Auditorio. Los populares, sin embargo, insistían en que no se había producido una “imputación formal”, entendiendo que esta llegaría solo con la apertura de un juicio oral (y confiando en el rápido archivo de la causa que, de momento, no se ha producido).

Fernando Martínez-Maillo (i) conversa con José Manuel Villegas (c) y Miguel Ángel Gutiérrez (d). (EFE)
Fernando Martínez-Maillo (i) conversa con José Manuel Villegas (c) y Miguel Ángel Gutiérrez (d). (EFE)

Sin duda, todos estos matices se verán modificados en el nuevo acuerdo, que podría contemplar directamente la citación judicial como momento para abandonar el acta. La manera en que se reforme el artículo repercutirá directamente en el futuro de Pedro Antonio Sánchez, ya que tal y como estaba redactado hasta ahora el acuerdo, tampoco podría ocupar la presidencia del partido en Murcia. Otro de los aspectos que se podría incluir en el nuevo acuerdo sería la realización de una auditoría para “levantar alfombras” en la Región.

Lo que en el partido de centro descartan es entrar en el Gobierno autonómico e insisten en dar cumplimiento a la hoja de ruta aprobada en la asamblea general naranja del pasado febrero, donde el partido acordó la entrada en ejecutivos autonómicos y locales a partir de 2019 tras el nuevo periodo electoral.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios