polémica por la 'oficialización' de la ikurriña

Uxue Barkos dispara 20 puntos el rechazo de los navarros a unirse con Euskadi

El 74% de los ciudadanos de la Comunidad Foral se opone a la fusión con el País Vasco en una única comunidad autónoma mientras que hace dos años el rechazo entre la población era del 55%

Foto: Ana Beltran, portavoz del PPN, se enfrenta desde la bancada de la oposición al cuatripartito con una bandera de Navarra este jueves en el Parlamento de Navarra. (P.N.)
Ana Beltran, portavoz del PPN, se enfrenta desde la bancada de la oposición al cuatripartito con una bandera de Navarra este jueves en el Parlamento de Navarra. (P.N.)

La derogación de la ley de Símbolos de Navarra para levantar la prohibición de que la ikurriña ondee en los ayuntamientos ha alimentado el enfrentamiento político por la “obsesión identitaria” que, según la oposición, preside la actuación del Gobierno de Uxue Barkos. La medida aprobada este jueves en el Parlamento de Navarra y que faculta a las instituciones de la Comunidad Foral a colocar la bandera de Euskadi constituye un nuevo paso en ese proceso de construcción nacional en el que está inmerso el cuatripartito y que conlleva la implantación del euskera en la Educación y la Administración Pública y la expansión territorial de la denominada zona mixta.

El sentir nacional une en la acción de gobierno a las cuatro formaciones que integran el Gobierno foral: Geroa Bai (la marca del PNV en Navarra), EH Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra. Pero, ¿se corresponde la actuación institucional con el sentimiento de la ciudadanía? Las encuestas más recientes, al menos, lo ponen en entredicho. En los últimos dos años, la oposición a la unión de Navarra con Euskadi ha crecido significativamente 20 puntos, según reflejan los estudios sobre la actualidad de Navarra que realiza el Parlamento de esta comunidad.

Dos mosaicos de la ikurriña y la bandera de Navarra, en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona. (EFE)
Dos mosaicos de la ikurriña y la bandera de Navarra, en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona. (EFE)

La comparativa se realiza en base a los datos recogidos en los dos últimos estudios, correspondientes a 2014 y 2016, de modo que el periodo comprende en gran parte el mandato de Uxue Barkos, que accedió al poder en julio de 2015. A finales de 2014, un 55% de la ciudadanía rechazaba “la unión de la Comunidad Autónoma Vasca y la Comunidad Foral de Navarra”, y dos años después el porcentaje se ha elevado hasta el 74,10%, lo que equivale a tres de cada cuatro navarros.

Asimismo, también se ha incrementado en este periodo de forma importante la población que se opone a instaurar “un marco permanente y estable de cooperación o colaboración” con el País Vasco. Si a finales de 2014 solo rechazaba esta opción un 23% de la población, dos años después la oposición se eleva hasta el 38% (21,1% “muy en desacuerdo” y 16,9% “bastante en desacuerdo”). Antes, un 69% de la ciudadanía respaldaba este marco estable de colaboración y ahora el apoyo cae hasta el 51% (el 26,3% está “muy de acuerdo” y el 24,7% “bastante de acuerdo”).

También se incrementa la oposición a instaurar "un marco permanente y estable de cooperación" con el País Vasco al pasar del 23% al 38% en dos años

La satisfacción entre la ciudadanía con la actual autonomía de Navarra también ha registrado un importante crecimiento en 24 meses. Los últimos datos de finales de 2016 indican que el 60,7% de la población está satisfecha con el nivel de autogobierno (un 48,3% “bastante” y un 12,4% “muy”), frente al 26,6% que no se declara contento (un 22% dice estar “poco satisfecho” y un 4,6% “nada satisfecho”). Nada que ver con la situación de dos años antes, cuando la comparativa era muy pareja, ya que el 44% declaraba sentirse “satisfecho” o “muy satisfecho”, frente al 45% que se sentía “insatisfecho” o “muy insatisfecho”.

El último informe, realizado por el Departamento de Sociología de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), aborda la cuestión identitaria y que no se reflejaba en el barómetro de 2014, elaborado por la empresa Consulting Orbere. A este respecto, casi la mitad de la población, el 45,1%, tiene un sentimiento de identidad exclusivamente navarro, mientras que un 20% se considera vasco-navarro, frente al 6,8 que se proclama navarro-español. En todo caso, es mayor el porcentaje de ciudadanos que se considera solo español (un 8,9%) que solo vasco (un 5,4%). Al mismo tiempo, un 8,6% asume el triple sentimiento de navarro-vasco-español.

La mitad de la población, el 45,1%, tiene un sentimiento de identidad exclusivamente navarro, mientras que un 20% se considera vasco-navarro

El barómetro de 2016 también recoge la valoración de la ciudadanía sobre la actividad realizada por el Gobierno de Barkos en su primer año largo de legislatura. En este sentido, únicamente el 4,4% piensa que el Ejecutivo “está resolviendo los problemas de Navarra”, si bien hay un alto porcentaje del 42,2% que opina que “sabe cómo resolverlos pero necesita más tiempo”. En todo caso, son mayoría los que se muestran escépticos con la capacidad del Ejecutivo foral para dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía y que suponen el 53,4%. Así, un 32,1% de los encuestados considera que el cuatripartito “no sabe cómo resolver” los problemas y un 21,3% estima que “no es consciente de los problemas de Navarra”.

El perfil de quienes consideran que el Gobierno de Barkos tiene “conocimiento y capacidad” corresponde al de un varón estudiante menor de 30 años, mientras que el de aquellos que no ven “capacidad resolutiva” se ajusta al de mujer jubilada mayor de 64 años. Por su parte, el perfil de la población que entiende que el Ejecutivo foral “no conoce la realidad” es el de mujer empleada en trabajos domésticos con edad comprendida entre 31 y 64 años.

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos. (EFE)
La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos. (EFE)

Batalla judicial por la ikurriña

Conocida la radiografía del sentir de la población navarra, las instituciones y los partidos siguen enfrentados de forma abierta por la 'legalización' de la ikurriña. La polémica por la vía libre dada este jueves a la bandera de Euskadi en la Comunidad Foral no cesa y se avecina una batalla judicial. La Subdelegación del Gobierno en Navarra ha advertido de que la derogación de la Ley de Símbolos, que excluía la utilización de la ikurriña, "no permite en ningún caso y de ninguna manera" la colocación de la enseña vasca u otras banderas que no sean las oficiales. La Comunidad Foral está en estos momentos huérfana de una normativa propia que regule el uso de símbolos. En todo caso, el Ejecutivo español ha asegurado que "no se produce ningún vacío legal" que posibilite el aval a la ikurriña en este territorio, ya que la Constitución y la Ley de Banderas de 1981 "son muy claras" y "no permiten" utilizar emblemas de otras provincias, municipios o estados. Además, alude a la "numerosa jurisprudencia" existente para dejar constancia de su advertencia. También UPN ha anunciado que denunciará a los ayuntamientos que coloquen la ikurriña.

Son mayoría quienes se muestran escépticos con la capacidad de Uxue Barkos: solo el 4,4% cree que "está resolviendo los problemas de Navarra"

Pero, ante estas advertencias, Barkos ya ha respondido a la Delegación del Gobierno que "no podrá intentar retirarla (la ikurriña) porque no hay en estos momentos amparo legal que lo permita". Por ello, consciente de que el Estado "intentará acudir a los tribunales" para evitar que la bandera vasca ondee en las instituciones navarras, la presidenta de Navarra ha querido dejar constancia de que "los tribunales resolverán". A este respecto, el Consejo de Navarra ha alertado de que la colocación de la ikurriña puede "ser contraria al ordenamiento jurídico". Este órgano consultivo ha determinado en un dictamen que la derogación de la Ley de Símbolos "puede producir una situación de incertidumbre jurídica sobre la situación de los símbolos en los edificios oficiales", ya que la anulación de la normativa "no convalida" la utilización de banderas "distintas a las oficialmente establecidas como Navarra". Barkos ha afirmado que la ikurriña no se izará en la sede del Gobierno foral, pero ha dejado claro que dará "todo su respaldo" a los ayuntamientos que coloquen la bandera de Euskadi.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios