HACIA EL 39º CONGRESO FEDERAL

Sánchez endurece su discurso para hacer de las primarias un "plebiscito" sobre su caída

Llama a las bases a no "pasar página" de lo que ocurrió en el comité federal del 1 de octubre en el que fue decapitado. Su equipo subraya que es importante que "no se olvide" aquella funesta jornada

Foto: Pedro Sánchez, durante su mitin en La Laguna, Tenerife, este 28 de marzo. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su mitin en La Laguna, Tenerife, este 28 de marzo. (EFE)

Con todos los candidatos del PSOE ya en el terreno de juego, la campaña interna entra en otra dinámica. Una sucesión de mítines por toda España en que los aspirantes reiteran a la militancia su discurso y su proyecto. Pero a veces introducen un giro de guion que no pasa desapercibido a sus rivales. Y eso ha sucedido con Pedro Sánchez. Un endurecimiento de sus posiciones frente a Susana Díaz, y un recordatorio del momento de su defenestración. Un subrayado buscado para incidir en la idea de que las primarias del 21 de mayo —si se confirma este viernes la fecha— son un "plebiscito" sobre lo que ocurrió aquel funesto 1 de octubre, para que las bases confieran "legitimidad" o no a la maniobra que acabó tumbándole como secretario general. La apelación a la presidenta andaluza es clara. Pero ella, como confirman en su equipo, no entrará en el cuerpo a cuerpo.

El pasado domingo, Díaz debutó con un macroacto en Madrid en el que se rodeó de toda la nomenclatura socialista, de ayer y de hoy, y 9.000 militantes, según la organización. Una imagen potente que Sánchez se ha visto obligado a contrarrestar desde entonces, remarcando que el "cambio" en el PSOE llegará "desde abajo", que la elección es "muy sencilla": entre seguir "anclados en el siglo XX" o pasar al "siglo XXI". Pero el lunes, desde Las Palmas de Gran Canaria, incrementó la intensidad del combate a la baronesa andaluza, sin citarla. "Ahora que estamos todos, tenemos que reivindicar las primarias, para que expliquen el porqué de la abstención. Durante estos meses hemos escuchado que primero era el qué y luego el quién. Ahora que sabemos eso, queremos saber el porqué. ¿Por qué derrocaron a un secretario general elegido por la militancia, por qué no quisieron hacer un referéndum a la militancia?".

"¿Por qué derrocaron a un secretario general elegido por la militancia, por qué no quisieron hacer un referéndum a la militancia?", pregunta el exlíder

Y este martes, en La Laguna, en Tenerife, el exlíder volvió sobre la misma idea, partiendo del "no hay buenos ni malos" en el PSOE que dijo Díaz durante su entrevista en Telecinco. "Efectivamente, lo que hay son buenas y malas conductas. A los militantes no nos gustó lo que se hizo el 1 de octubre, ni cómo se hizo ni para qué se depuso a un secretario general elegido por la militancia, que fue para abstenerse ante el PP". Y a la petición de la presidenta de "pasar página" del pasado, espetó: "Los militantes vamos a pasar página votando y devolviendo al PSOE a la senda que nunca debió perder, la de la izquierda, la de la credibilidad, la de la autonomía y la del empoderamiento de la militancia".

"Patrimonio de la militancia"

Sánchez, como reconocían hasta sus colaboradores más cercanos, había entrado en otra fase de la campaña, había decidido un "endurecimiento" de su discurso. Ya no solo insistía en que en estas primarias se juegan "dos modelos de partido", sino que directamente devolvía a las bases la imagen de la guerra civil vivida el 1 de octubre en Ferraz, en aquel bochornoso comité federal en el que tras interminables horas de debate sobre el procedimiento, perdió la votación sobre su propuesta de congreso exprés y tuvo que dimitir. Se lanzaba al cuello de Díaz y los barones, para preguntarles por qué le "derrocaron". Y, de nuevo, volvía a erigirse como el jefe de la "candidatura de la militancia", porque la suya defiende un PSOE "autónomo", donde se salvaguardan "los derechos" de las bases, para que estas elijan "con su voz y con su voto al secretario general", y no se le "deponga de cualquier manera".

Sánchez endurece su discurso para hacer de las primarias un "plebiscito" sobre su caída

Ese enfoque algo más combativo, a la ofensiva, hasta se evidenció en su nueva imagen de campaña en redes sociales: un primer plano de su rostro, en blanco y negro, con gesto agresivo, retador, y sobre un fondo rojo.

La nueva imagen de campaña de Pedro Sánchez en su cuenta de Twitter.
La nueva imagen de campaña de Pedro Sánchez en su cuenta de Twitter.


Su equipo de campaña explicaba este martes que, más que "provocar" a Díaz, lo que se pretende es grabar a fuego entre la militancia, la que votará en urna en mayo, el capítulo del 1 de octubre, para que "no olvide qué ocurrió" y cómo los barones encabezados por Díaz le vencieron. "Es que le derrocaron, como bien dijo el presidente de la gestora [Javier Fernández]. Se trata de insistir en por qué hemos llegado hasta aquí", apuntaba una de sus colaboradoras más leales. Otros dos dirigentes de primer nivel aportaban una argumentación semejante: las primarias de mayo han de convertirse en un "plebiscito" sobre aquel comité federal, que las bases otorguen o no "legitimidad" a aquel "golpe" contra el líder. Su gabinete de campaña aducía también que no es volver la mirada al pasado, porque las consecuencias de aquella decapitación y de la posterior abstención al Gobierno del PP "se sienten".

Los sanchistas creen que está en juego que las bases se pronuncien sobre la "legitimidad" de la operación que acabó con su salida de Ferraz

Otros responsables cercanos a Sánchez aseguran que no hace falta apuntalar esa idea, porque las bases siguen enfurecidas. "Lo que pasó, pasó... y hace muy poco. Y a todo el mundo hay que juzgarlo por lo que dice y también por lo que hace. Los que violentaron la voluntad de la militancia piden ahora su confianza. No necesitamos recordarlo, porque es evidente que las bases no lo han olvidado", justifica una parlamentaria de su confianza.

Sánchez endurece su discurso para hacer de las primarias un "plebiscito" sobre su caída

¿Por qué no hubo consulta?

Las palabras de Sánchez soliviantaron a los susanistas. El más claro, como en otras ocasiones, fue el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, quien acusó al exlíder de querer "reescribir la historia para no decir la verdad": aquel 1 de octubre, dijo, "no lo echó nadie", sino que "dimitió porque perdió la votación" sobre su propuesta de cónclave ultrarrápido a finales de octubre. La propia Díaz reconoció en Telecinco que "se cometieron muchos errores" en aquel comité federal, y fue "muy duro", pero hubo una votación sobre un "congreso en 20 días" que Sánchez perdió, pero ella pide el voto, sostuvo, para "mirar al futuro" y no "pasar factura".

Los susanistas acusan al exlíder de querer "reescribir" la historia pero advierten de que la baronesa no entrará al "cuerpo a cuerpo" con él

"¿Por qué en vez de consultar a la militancia, que es lo que podía haber hecho y haber decidido, decidió llevarnos a un congreso exprés con una votación que sabía que podía perder? ¿Por qué siendo secretario general del partido se arriesgó a perder esa votación, que fue lo que ocurrió el 1 de octubre?", se preguntó Vara, quejándose de haber sido "atacado gravemente" por los responsables de redes sociales del partido, "financiados por Ferraz", por defender la vía de la abstención, porque "tener a un país paralizado eternamente era una irresponsabilidad". El senador madrileño José Cepeda, miembro también del máximo órgano de poder del PSOE, refrendó ese relato. "No se derrocó a ningún secretario general. Hubo alguien que intentó engañar a la organización, ocultar sus planes y colocar al partido al servicio de una persona, y hubo ante eso una reacción democrática y el comité federal tomó una decisión", argumentó, informa Efe.

Para los partidarios de Díaz, la salida al ataque de Sánchez, para agigantar su relato de "víctima" de los barones, es una "muestra de su debilidad" y del "nerviosismo", su reacción tras haber "flipado con la fuerza de la foto del domingo", en la que "todo el PSOE" arropó a la candidata y reivindicó los avances del partido en sus casi 138 años de vida. Una defensa, por cierto, a la que el exlíder intentó dar la vuelta al advertir de que "el orgullo de la historia [del PSOE] es patrimonio de la militancia, y no de la alta dirigencia". Cuando vio aquella estampa del domingo, pensó que "con 35 años menos esos compañeros [los popes que respaldaron a la jefa de la Junta] estarían hoy aquí luchando por ese PSOE creíble, de izquierdas, autónomo, donde la militancia decida", sentenció en La Laguna, donde, para restar impacto a la imagen de Díaz con Felipe González, Alfonso Guerra, José Luis Rodríguez Zapatero, José Bono, Alfredo Pérez Rubalcaba o Carme Chacón, apremió a los suyos a "conquistar el futuro" y no el pasado.

Los susanistas se sentían identificados con las declaraciones del portavoz de la gestora, el andaluz Mario Jiménez, este martes en RNE: "Tiene que ver con una estrategia del candidato de cuestionar absolutamente todas las decisiones que se toman por la dirección del partido". Acusación a la que minutos después respondió el diputado sanchista Odón Elorza: "Es increíble a lo que están llegando estos de la gestora y equipo. Da la impresión de que ni los dioses saben que cuando escupen al cielo les va a caer encima".

Sánchez endurece su discurso para hacer de las primarias un "plebiscito" sobre su caída

Los patxistas también ven "nerviosismo"

"Susana no va a entrar en el cuerpo a cuerpo. Pedro busca el conflicto, el ruido, para que no se hable de otros temas, como ha ocurrido con su 'crowdfunding', que al final cerrará. Susana viene a hablar del PSOE del futuro y no de los regates cortos. Ya ha dicho que quiere unas primarias limpias, en positivo y no mirándonos al ombligo", indican desde el círculo de confianza de la presidenta andaluza. Distintos diputados afines comentaban este martes en el Congreso que la campaña de la baronesa no tiene que estar cimentada en la "acción-reacción", sino en desplegar un discurso propio, "al margen" de lo que diga Sánchez y, en todo caso, dejar el ataque para los segundos escalones. Ella quiere sobrevolar la guerra de guerrillas para contrarrestar el desgaste sufrido por liderar la 'ejecución' del exlíder en aquel 1 de octubre, como demostró en la entrevista en Telecinco del lunes. "Si Pedro quiere hablar del 1 de octubre, quizás haya que explicar por qué se llegó a ese día y qué pasó durante sus dos años de mandato", advertía una parlamentaria de la cuerda de Díaz.

En el equipo del exsecretario siguen confiados en su victoria y avisan de que no permitirán que sus rivales ni la gestora "le saquen de la carrera"

En el equipo de Patxi López, achacaban el giro de Sánchez al "nerviosismo". "Se han dado cuenta de que los números no les dan, de que tras la burbuja inicial están bajando. Ya no es que no tengan generales, es que están empezando a quedarse sin base", indicaba un colaborador vasco.

Sánchez endurece su discurso para hacer de las primarias un "plebiscito" sobre su caída

Los sanchistas, sin embargo, siguen plenamente confiados en la victoria de su jefe y lanzan una advertencia: no permitirán que ni sus rivales ni la gestora "saquen a Pedro de la carrera" de las primarias. Y eso que el viaje no ha hecho más que comenzar.

Una telonera del acto de Díaz dimite de su cargo por falsear su currículum

A los dos días de su lanzamiento nacional, la caída. Estela Goikoetxea, la joven de 29 años, de Cantabria, a la que Susana Díaz eligió para abrir su puesta de largo como candidata a la secretaría general del PSOE, se va. Este martes dimitió de su cargo como directora del Observatorio de la Salud Pública de Cantabria, tras reconocer que no ha finalizado sus estudios de Biotecnología, como figura en su currículo, informa Efe.

Webs como Hipertextual o iLeón publicaron este lunes que la dirigente había inflado su CV, así que ella se vio obligada a admitir en un comunicado. "Es cierto que no finalicé mis estudios de Biotecnología, a pesar de lo que figura en mi propio currículo. Asimismo, el resto de información acerca de mi experiencia académica sí se corresponde a la realidad", señalaba.

Por eso, Goikoetxea trasladó su decisión de dimitir como directora del Observatorio de la Salud Pública de Cantabria a las personas correspondientes, a las que agradeció la confianza que depositaron en ella, y también destacó la oportunidad que se le brindó de colaborar con grandes profesionales que hacen una labor encomiable al servicio de los cántabros. "A esos profesionales, a mi familia y al conjunto de la ciudadanía les pido profundamente disculpas por el error que he cometido", concluía Goikoetxea. Sus perfiles en Twitter y LinkedIn estaban anoche desactivados. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios