DOS EMPRESARIOS LE ACUSAN DE MALAS PRÁCTICAS

"Jaquete me ha hecho perder 11 millones a base de artimañas y reclamaciones falsas"

Los pocos que han osado internarse en el feudo de Jaquete en las prisiones del centro de España han terminado igual: con el contrato suspendido por la Administración

Foto: Andrés Narváez, consejero delegado de Porkytrans
Andrés Narváez, consejero delegado de Porkytrans

Andrés Narváez lleva transportando carne desde 1992. En 1999 creó su propia empresa, Porkytrans, que emplea a más de 40 personas, y tiene delegaciones en Murcia, Asturias, Madrid y Extremadura. Por el camino también se ha hecho con unos cuantos contratos con la administración, siempre para llevar carne y productos avícolas, "sin que haya habido el menor problema", dice a este periódico.

El pasado mes de noviembre Porkytrans consiguió la licitación del suministro de estas materias primas para las cárceles de Albacete, Alcázar de San Juan, Herrera de la Mancha, Ocaña I y Ocaña II. Se trata de un acuerdo por valor de más de diez millones de euros que tiene una peculiaridad: es uno de los feudos históricos de Ramiro Jaquete, conocido popularmente como el 'rey del rancho' por su omnipresencia en cuarteles de toda España. Aunque la distribuidora de Narváez trabaja con casi todas las cárceles de España -a excepción de Cataluña, que tiene las competencias transferidas-, las de la zona centro de la Península han sido históricamente gestión de Jaquete, que durante décadas ha ido ganando licitaciones una tras otra.

Ramiro Jaquete, en el centro, acompañado de tres de sus hijas.
Ramiro Jaquete, en el centro, acompañado de tres de sus hijas.

Sin embargo, a Narváez solo le ha durado la alegría dos meses, concretamente de enero a marzo. A comienzos de este mes Instituciones Penitenciarias le suspendió el contrato de suministro al acumular más de 200 reclamaciones en las cárceles de la zona centro, un volumen que constrasta con las "8 ó 10" quejas que ha recibido en las demás cárceles de España en el mismo plazo. "Lo digo claro: Jaquete está haciendo de mi vida un infierno. Ha trabajado tanto con los funcionarios y jefes de cocina de estas cárceles que nos están friendo a reclamaciones solo para esto, para que anulasen el contrato y pudieran comprarle de nuevo a Jaquete, que es lo que siempre han querido", explica Narváez.

Pedidos extraños

El consejero delegado de Porkytrans denuncia todo tipo de lo que considera "trucos sucios" con los responsables de cocina de los centros. "Hace poco desde la cárcel de Aranjuez nos pidieron 1.200 conejos de un día para otro. Lo normal es que cada preso reciba un cuarto de conejo, así que esta cantidad serviría para alimentar a casi 5.000 reclusos", dice Narváez. La cárcel de Aranjuez, entre cuyos internos destaca la figura de ex presidente de la diputación de Castellón Carlos Fabra, es una de las más pobladas con aproxidamente 1.500 reclusos. "Trabajamos con todas las cárceles de España y este no es un pedido normal, sino hecho para pillarnos, para ver si nos pueden poner una reclamación", considera Narváez. Además, explica el empresario murciano, las fluctuaciones en el precio del pollo y el conejo son un riesgo para las empresas que suministran al Estado, ya que los importes están fijados por contrato. "Y los jefes de cocina lo saben perfectamente, pero aún así se sirvieron los conejos sin problema", dicen desde Porkytrans.

Nos hacen pedidos raros que tienen por objeto intentar pillarnos y así poner una reclamación

En otras ocasiones les han pedido que lleven el fiambre loncheado, "algo que atenta contra la rentabilidad y la lógica del producto. Lo normal es que entreguen en piezas completas y que sea en cocina donde se lonchee según las necesidades", dice Narváez. También les han devuelto pedidos enteros por entregarlos a una temperatura de conservación inferior a los mínimos marcados por ley, algo que se puede interpretar como positivo, pero que ha generado reclamaciones a Instituciones Penitenciarias: "Hemos encargado un estudio a un laboratorio y nos ha confirmado que esa carne está en perfecto estado de conservación", explica Narváez, que en ocasiones ha reetiquetado pedidos devueltos solo para comprobar que la misma institución se lo aceptaba sin rechistar.

"No tenemos ningún problema en el resto de España, solo en la zona que le hemos quitado a Ramiro Jaquete, cuya empresa, por cierto, fue eliminada del concurso público por no cumplir los requisitos mínimos. Pero le da igual: sigue sirviendo a los centros y, cuando se celebre el nuevo concurso seguro que será teledirigido de nuevo hacia ellos", lamenta Narváez. El murciano, que está en fase de presentación de alegaciones contra la suspensión de su contrato, sostiene que las "artimañas y reclamaciones falsas" de Jaquete pueden acabar con el cierre de su empresa al perder un contrato de casi 11 millones de euros.

Uno de los camiones de Ramiro Jaquete S.A.
Uno de los camiones de Ramiro Jaquete S.A.

Desde Ramiro Jaquete, S.A. niegan tajantemente estas acusaciones: "Es absolutamente falso que esta mercantil haya instigado jamás a funcionarios para que interpongan quejas o sean resueltos contratos", si bien no aclaran, ante una pregunta directa, si están o no sirviendo a las cárceles citadas. Este periódico no ha obtenido ninguna aclaración por parte de Instituciones Penitenciarias dentro del plazo estipulado para responder.

Llueve sobre mojado

No es la primera vez que a los rivales de Jaquete les suspenden los contratos. En 2000 el Grupo SADA ganó el concurso para suministrar a las cárceles de la zona y acabó de igual manera que Porkytrans: "A los tres meses nos anularon el contrato e incluso recibimos una sanción" explica Gerardo de la Torre, consejero de la empresa. De la Torre recuerda que les "miraban todo al milímetro, con unas analíticas que están muy por encima de los requisitos del mercado, de lo que come cualquier ciudadano. "En Ocaña y Herrera de la Mancha tuvimos grandes problemas porque nos decían que los muslos de pollo no eran todos iguales, que había diferencias entre ellos de 30 ó 40 gramos y que eso les creaba problemas de envidia entre los presos comunes y los etarras", dice el empresario desde Sevilla.

Tengo claro que no voy a meterme en ningún lugar donde haya estado Ramiro Jaquete S.A.Antes de que les suspendieran el contrato, De la Torre y sus socios trataron de entender cuál era el problema detrás de tantas reclamaciones: "Me decían que era Jaquete, al que yo no conocía ni conozco de nada. De todos modos, como para nosotros esta licitación era una minucia a nivel de negocio, tampoco nos preocupamos demasiado, aunque desde entonces tengo claro que no voy a meterme en sitios donde esté Jaquete", explica De la Torre.

La comisión de Interior de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, a raíz de las informaciones publicadas en este periódico, trasladará estas cuestiones al ministro de Interior Juan Ignacio Zoido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios