debate en el congreso

Rajoy pide fortalecer la UE e Iglesias adopta el mensaje antieuropeo de Le Pen

El líder de Podemos se salió del guion habitual para consagrarse como líder de la oposición más dura con un manifiesto desprecio de la UE

Foto:  El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

Las explicaciones del presidente del Gobierno ante el pleno del Congreso sobre las reuniones del Consejo Europeo han dejado de ser un debate de trámite o matices sobre la posición de España dentro de la UE, ahora hay un grupo parlamentario antieuropeísta: el de Podemos. Mariano Rajoy ha cumplido sus obligaciones en la materia, esta vez con un llamamiento a la unidad de la UE frente a los populismos, los nacionalismos y el proteccionismo que amenazan su futuro y que no solo están en otros países, porque ahora tienen a sus representantes en el Congreso.

Pablo Iglesias se salió del guion habitual para consagrarse como líder de la oposición más dura con un manifiesto desprecio de la UE desde sus orígenes hasta el tratado de Maastricht y el Brexit. Una “historia de fracasos”, según el jefe de Podemos, sobre todo por el “neoliberalismo” (libre mercado) que marca su trayectoria. El secretario general de los podemitas apeló a la soberanía nacional al estilo de lo que hace Marine Le Pen en Francia, y clamó contra “la hegemonía alemana”.

Iglesias hizo su particular relato de la historia de la UE con teorías conspirativas de los Estados Unidos frente a la Unión Soviética o sobre la prevalencia del capitalismo internacional por encima de los intereses de “la gente”.

Pablo Iglesias, durante la sesión. (EFE)
Pablo Iglesias, durante la sesión. (EFE)

Rajoy prefirió no tomarse muy en serio la intervención de corte 'histórico' del dirigente de Podemos. Comentó con ironía que no sabía de la infiltración de comunistas y “algún presidente norteamericano” en el Tratado de Roma y también le recordó que la soberanía significa, entre otras cosas, “el derecho de todos los ciudadanos a decidir sobre el futuro de su propio país”. Era una referencia al apoyo de Iglesias a una consulta independentista en Cataluña.

Antes de que Iglesias se saltara el guion del debate, igual que hicieron los independentistas catalanes para defender la causa de la secesión, el presidente del Gobierno explicó a la Cámara que es imprescindible “asegurar el éxito de la Unión Europea”. Para ello, reconoció que se deben preservar e incrementar los logros alcanzados estos años y resolver retos como "el desasosiego" causado por la "profunda" crisis económica, el "auge" de los populismos y nacionalismos, "la reaparición de la tentación proteccionista", los retos de la globalización, el declive demográfico y la revolución tecnológico-digital.

Por el PSOE, Antonio Hernando fue muy crítico con lo que consideró un exceso de “autocomplacencia” de Rajoy en el Consejo Europeo. Albert Rivera siguió con su tono agrio contra el presidente del Gobierno para pedirle “ambición” y, en nombre de su nueva etiqueta como liberal, dijo que “los conservadores” y “los socialistas” hicieron la UE, pero que ya no saben cómo sacar el proyecto adelante. A Rajoy le acusó de favorecer el ascenso de los populistas. Y al mismo tiempo lanzó alguna pulla a Iglesias pese a que ahora negocia con el podemita propuestas de reformas constitucionales y de la ley electoral.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios