la formación busca coordinar a sus juventudes

Pablistas, errejonistas, 'anticapis'... Las guerras de Podemos en sus ramas juveniles

La atomización en las organizaciones juveniles de Podemos responde tanto a las distintas corrientes internas como al origen territorial. El reto pasa por unificar todos estos espacios

Foto: Los dirigentes de Podemos Íñigo Errejón, Irene Montero y Pablo Iglesias, en la segunda jornada de la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II. (EFE)
Los dirigentes de Podemos Íñigo Errejón, Irene Montero y Pablo Iglesias, en la segunda jornada de la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II. (EFE)

Juventud Morada, Marea Joven, Jóvenes Anticapitalistas, Jóvenes en Pie… La construcción de una estructura juvenil de Podemos sigue siendo uno de los principales conflictos no resueltos de la organización. Este reto se topa con dos problemáticas: la derivada de las corrientes internas y la referente al proceso de descentralización.

Esto es, hay espacios vinculados a los sectores pablistas, errejonistas y anticapitalistas y, a su vez, unos tienen una vocación más descentralizadora, siendo de carácter autonómico, e incluso independiente de las estructuras del partido -como es el caso de la errejonista Jóvenes en Pie- y otros pretenden construir un paraguas juvenil a nivel estatal. Esta última es la pretensión de juventud morada, que se autodenomina “espacio orgánico juvenil de Podemos” y cuya hoja de ruta fue asumida en Vistalegre II tanto por el proyecto liderado por Pablo Iglesias como por Íñigo Errejón.

La transacción de sus documentos con la hoja de ruta ganadora en la asamblea de Podemos es la principal baza que esgrimen los impulsores de este espacio, con presencia en una quincena de ciudades, para que se les reconozca oficialmente como la organización juvenil de Podemos a nivel estatal. “Juventud morada salió aprobada mayoritariamente por los inscritos en Vistalegre II, por lo que hemos creado un grupo de enlaces a nivel estatal, con personas de diferentes comunidades, y estamos a la espera de celebrar la primera reunión con el nuevo responsable de juventud para comenzar a construir la organización”, explica Manuel, impulsor de la iniciativa e integrante de Juventud Morada en Andalucía.

Esta organización integra a militantes de diferentes sensibilidades internas y tiene como objetivo “remar todos juntos”, evitando las dinámicas de familias. Esta vocación unitaria es una pretensión similar a la de Marea Joven, que surgió del acuerdo entre pablistas y anticapitalistas en la asamblea autonómica de Madrid, y está presente en doce comunidades. Sin embargo, la diferencia es que Marea Joven apuesta por preservar su espacio propio y evitar que se imponga a nivel estatal una nueva estructura juvenil. Es más, desde la ejecutiva madrileña aseguran que, al menos a día de hoy, el espacio orgánico juvenil es Marea Joven, no Juventud Morada.

"Si no es posible homogeneizar Podemos en general, tampoco lo es hacerlo a nivel de juventudes"Desde la secretaría de Organización reconocen que los documentos de la asamblea territorial recogen un espacio, que ya estaba en funcionamiento, y los salidos de Vistalegre II otro. El encaje está por resolver y el responsable de Organización, Fran Casamayor, anticipa que lo ideal sería llegar a un punto en el que “un espacio no tenga por qué sustituir al otro”. Con todo, dependerá de lo que se acuerde en el consejo ciudadano estatal (CCE) y del grado de descentralización que se otorgue a los consejos autonómicos para determinar sus propios espacios.

El recién elegido responsable de juventud en el CCE, salido del segundo congreso de Podemos, David Soto, reconoce que “si no es posible homogeneizar Podemos en general, tampoco lo es hacerlo a nivel de juventudes”. Las diferentes organizaciones juveniles están “un tanto atomizadas”, explica, y adelanta que su objetivo pasa por “mejorar la coordinación, armonizar, equilibrar y generar espacios en los que poder encontrarse porque hay diferentes velocidades en los territorios”.

El líder anticapitalista Miguel Urbán. (EFE)
El líder anticapitalista Miguel Urbán. (EFE)

Su intención no es “alterar aquello que ya funciona”, sino “respetarlo”, en referencia a las mareas jóvenes, y añade en todo caso que no se construirán unas juventudes al uso. En este sentido coinciden todas las iniciativas juveniles. Para Soto, lo principal es “generar dinámicas de acción y movilización” a través de la cooperación, pero sin generar “conflictos en torno a legitimidades, de quién manda sobre quién, que no existe y sería absurdo” potenciar.

Al margen de estas dinámicas se encuentra Jóvenes en Pie, impulsada hace casi un año desde el sector errejonista. Apadrinados por Errejón en sus inicios, mientras que Marea Joven se presentó en sociedad de la mano de Irene Montero y el eurodiputado anticapitalista Miguel Urbán, son una organización con total independencia orgánica de Podemos, más allá de que se signifiquen políticamente con la formación. Por otro lado, Anticapitalistas ha lanzado también Jóvenes Anticapitalistas, con una campaña que tiene como objetivo, según explican, “agrupase como jóvenes anticapitalistas para fortalecer el movimiento estudiantil, el movimiento feminista y LGTBI, así como las luchas contra el racismo y la precariedad en los barrios; para reabrir un ciclo de movilizaciones”.

Para David Soto, lo principal es “generar dinámicas de acción” a través de la cooperación, pero sin generar “conflictos en torno a legitimidades"

Para el sector anticapitalista, la construcción de espacios juveniles es uno de los temas que priorizará en los próximos meses. La elevada presencia de personas jóvenes en la pasada manifestación del día de la mujer los refuerza en un diagnóstico que ya habían realizado hace meses. “Hay que apostar por ello y el feminismo es uno de los ejes fundamentales”, subrayan fuentes dirigentes de este sector.

La descoordinación y atomización de las organizaciones juveniles es unas de las problemáticas que arrastra Podemos y que comparten también miembros que participaron en el área de política juvenil hasta su reestructuración tras Vistalegre II. Para Soto, el nuevo responsable que, en realidad se define como “enlace” al trabajar dentro del área de “derechos humanos, ciudadanía y diversidad” del CCE, lo fundamental es construir “movimiento popular” potenciando unas juventudes diferentes a las de los partidos clásicos, que solo generan más competitividad entre ellas o simplemente reproducen viejos vicios”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios