dejaron una deuda de 2.000 euros

Detenido un cabecilla de la banda del 'simpa' de León

La Guardia Civil ha detenido a un ciudadano rumano de 48 años acusado de ser el presunto autor de un delito de estafa

La Guardia Civil ha detenido este martes a una de las dos personas identificadas por su presunta implicación en la estafa cometida el pasado 27 de febrero en un establecimiento hostelero de Bembibre (León), del que unos 150 comensales que celebraban un bautizo se fueron sin pagar y dejaron una deuda de unos 2.000 euros.

Según ha informado el Instituto Armado, el detenido, un ciudadano rumano de 48 años con domicilio en Ponferrada (León), está acusado de ser el presunto autor de un delito de estafa. La Subdelegación del Gobierno ha informado a EFE que se busca a una segunda persona, también identificada, quien junto al detenido actuó como cabeza visible en la contratación del bautizo.

Además, la Guardia Civil imputa al detenido un hecho similar ocurrido hace varias semanas en Ponferrada: en ese caso, la celebración de una boda con más de 200 invitados fue la que quedó sin abonar. Del resultado de la investigación iniciada por la Guardia Civil con motivo de una presunta estafa en el restaurante de Bembibre, se pudo determinar la participación del ahora detenido en la contratación del banquete.

En ambos hechos delictivos, la forma de actuar fue la misma y todos los comensales abandonaron el establecimiento de forma rápida y coordinada, sin abonar el importe adeudado. La investigación continúa abierta, al objeto de poder localizar a más implicados en las organización de dichas celebraciones. El detenido será puesto mañana a disposición de la autoridad judicial, según la misma fuente.

En el caso de Bembibre, el establecimiento estafado fue el hotel-restaurante El Carmen, cuyo propietario, Antonio Rodríguez, explicó que la cena para celebrar el bautizo de dos bebés fue encargada por unos vecinos que únicamente habían dado una señal de 900 euros.

"La cena fue encargada por unos vecinos rumanos y únicamente habían dado una señal de 900 euros", señaló el dueño del establecimiento, que detalló que cuando se iba a servir la tarta, todos los comensales dejaron el establecimiento a la vez. "Fue cosa de un minuto y no se pudo hacer nada por detenerlos, porque era algo que ya habían previsto y salieron en estampida", agregó.

En total, quedan por abonar unos 2.000 euros, precisó el hostelero, quien añadió que en los 35 años que lleva trabajando en la hostelería nunca le había pasado algo así. El menú consistió en unos entrantes seguidos de un plato principal, que en este caso fue de carne, y, además de los vinos, en la celebración se consumieron 30 botellas de distintas bebidas alcohólicas.

Días después, el restaurante El Rincón de Pepín, de Ponferrada, también denunció que hace unas semanas más de 200 comensales de una boda abandonaron el establecimiento sin que nadie se hiciera cargo de la factura, que en este caso rondaba los 10.000 euros.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios