repaso a los tres años de Podemos

Iglesias: "Apoyaría una moción de censura para hacer presidente a Sánchez"

El secretario general de Podemos reconoció en el programa 'Salvados' que apoyaría un Gobierno de Pedro Sánchez si llegase a unos acuerdos programáticos

Foto: Sesión de control al Gobierno en el Congreso.
Sesión de control al Gobierno en el Congreso.

Tres años después de presentarse en sociedad en el Teatro del Barrio, Jordi Évole sentó a Pablo Iglesias con cinco personas de su partido en el programa 'Salvados'. Vera, Cristina, Noelia, Enrique y Jorge. Perfiles diferentes: distintas edades, sexo y profesiones, pero todos habían sido votantes de Podemos. La mayoría, desencantados con la deriva del partido en los últimos tres años. “Me toca muchísimo cuando decís que lo hacemos mal”, admitió Iglesias, aunque también reconoció el "ensimismamiento" que experimentó durante esta etapa.

El secretario general de Podemos recordó lo “mucho que han cambiado las cosas en España” desde la aparición de Podemos. “Por primera vez se habla de determinadas cosas”, subrayó. Iglesias enumeró a Ada Colau, Manuela Carmena o Kichi, alcaldes llamados del cambio que aparecieron tras las elecciones municipales de 2015. Y, sobre todo, el líder de la formación morada evidenció que “los de siempre se hayan juntado”, en relación a la abstención del PSOE que permitió el Gobierno del Partido Popular.

El Partido Socialista fue uno de los ejes de la primera mitad del programa. Évole utilizó una vez más su fórmula de la 'política ficción', planteándole un escenario en el que Pedro Sánchez resultase elegido secretario general del PSOE y se impulsara una moción de censura a Mariano Rajoy apoyada también por Ciudadanos. “¿Formaríais parte de ese Gobierno?”, preguntaron a Iglesias. “A mi me parecería bien. Sería mejor en España un Gobierno de progreso en el que estemos todos. Pero tiene que haber un programa con el que estemos de acuerdo”, respondió. Incluso aceptó un Ejecutivo liderado por Sánchez. “Sería la primera vez que un no parlamentario sea presidente, pero la Constitución lo permite. Si hay un acuerdo programático, la persona es lo de menos”, a lo que pronto aclaró, entre risas, que con Susana Díaz “sería muy difícil llegar a ese acuerdo”.

El escenario le reprochó a Iglesias la rueda de prensa que ofreció en enero del año pasado, cuando describió el pacto con PSOE e Izquierda Unida en el que se asignaba a sí mismo la vicepresidencia. “Podemos pecó ahí de pedantería”, le advirtió Jorge. “Ese sí fue un momento muy erróneo, Pablo”, continuó Enrique. El secretario general salió al paso subrayando que nunca se había “pedido el CNI”, por lo que reconoció, preocupado, que el partido había “explicado algo mal a los ciudadanos”.

Pablo Iglesias, frente a sus votantes en el Teatro del Barrio.
Pablo Iglesias, frente a sus votantes en el Teatro del Barrio.

A Enrique Pérez, realizador de televisión, se le ocurrió comparar las consecuencias de Vistalegre II con ‘Sálvame Deluxe’ . “Yo considero que el partido está herido”, le dijo a Iglesias, recordándole los compañeros que amenazaron con irse (o terminaron yéndose), el 'show' de recolocar diputados en el Congreso: “¿No le están dando de comer al 'Sálvame Deluxe' de la política?”. “Creo que estamos mejor, aunque ha sido muy doloroso”, apuntó. “No todo ha ido tan mal, nuestro debate era de ideas diferentes”, continuó. El secretario general destacó las 150.000 personas que participaron en Vistalegre y se acordó del resto de partidos: “En Ciudadanos votan menos de 5.000, el PSOE está con una gestora y el PP tiene brazos de madera. Creo que seguirá habiendo problemas, pero los fundamentales se han resuelto”, concluyó.

Del debate interno vivido en Podemos, Iglesias rechazó problemas con Íñigo Errejón al destacar que podría llegar a ser ministro “en cualquier momento”. “A mí me encantaría, pero igual que te digo que le veo de ministro, le veo de presidente de la Comunidad de Madrid”, aclaró. Sobre Juan Carlos Monedero, dijo estar “dolido” por el “linchamiento” que recibió una persona “valiosa y valiente” como el cofundador del partido. También recordó a Irene Montero, que tras Vistalegre II sustituyó a Errejón como portavoz en el Congreso. “Me preocupa que ataquen a Irene Montero por ser mujer. Ni a ti ni a mí nos van a preguntar con quién hemos dormido para estar ahí”, protestó.

Los puntos de inflexión

El secretario general de Podemos escuchó a Vistalegre II cuando resonaban los gritos de “unidad, unidad, unidad”. “Hacia ahí nos dirigimos”, sonrió. Évole le llevó un año hacia atrás, cuando preguntó a Iglesias por el momento en el que las cosas cambiaron en el partido. “Desafinábamos, y los adversarios lo vieron e hicieron sangre. Mi reto es conseguir que nadie sea indispensable, empezando por mí. Nuestro origen es la Complutense, pero es una debilidad”, asumió, recalcando que una formación “que aspira a gobernar” “no puede ser un grupo de colegas”.

“No todo ha ido tan mal, aunque fue doloroso. Nuestro debate era de ideas diferentes”, señaló sobre los resultados de Vistalegre II

El líder de Podemos recordó entonces los debates internos que siguieron a las elecciones del 20 de diciembre. “Hay compañeros que veían que dar un cheque en blanco a PSOE y Ciudadanos era lo mejor”, apuntó. “¿Errejón?”, cortó Évole. “Gente de Errejón”, matizó. Luego llegó el siguiente debate: el pacto con Izquierda Unida de cara a las elecciones del 26-J. “Había compañeros que estaban en contra. Íñigo era contrario, lo cual es muy legítimo”, destacó.

Para concluir el programa, Iglesias volvió a 2014, cuando se subió al mismo escenario para dar a conocer el proyecto de Podemos: “Es fundamental que no se nos olvide de dónde venimos".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios