ENCUESTA DEL INSTITUTO DYM / EL CONFIDENCIAL

Un 8,5% de los mayores ha tenido que apagar la luz o la calefacción por no poder pagarla

Más del 85% de los ancianos de 75 años o más reconoce que llega justo a fin de mes o sufre estrecheces económicas. En la tercera edad triunfan los viejos partidos, y fracasan Podemos y C's

Foto: Una pareja de ancianos. (EC)
Una pareja de ancianos. (EC)

La pobreza tiene muchos rostros. Pero también cifras. Algunas que ayudan a entender un drama que se ha agudizado con la crisis y que ha repercutido también en un colectivo muy vulnerable, el de los mayores de 75 años. Números como estos: que más del 85% admite llegar "justo" a fin de mes o tener dificultades o que el 8,5% admite que ha tenido que apagar la luz o la calefacción por no poder pagar la factura.

Cifras que recoge un estudio realizado por el Instituto DYM para conocer la realidad de los 2,5 millones de personas que viven en hogares en los que todos sus miembros tienen 75 o más años, un núcleo poblacional que tendrá un crecimiento muy relevante en los próximos años. La encuesta se realizó entre el 21 de noviembre y el 5 de diciembre del año pasado, sobre una muestra de 408 entrevistados.

La encuesta de DYM revela que el 70,2% de los mayores de 75 años reconoce llegar "justo a fin de mes". Pero otro 13,4% señala que tiene "dificultades" para acabar el mes, por lo que tiene que echar mano de sus ahorros. Además, otro 2,6% no solo tiene "dificultades", es que ha tenido que contraer deudas. La suma de los tres porcentajes da un escalofriante 86,2%. Tan solo un 13% de los ancianos es capaz de ahorrar algo de dinero cada mes.

Las mujeres son las que se llevan la peor parte: el 87,6% de ellas tiene dificultades, por el 83,9% de los hombres. Los de clase baja tienen más penurias

Son las mujeres las que se llevan la peor parte. Un 87,6% de ellas reconoce que llega "justa" a fin de mes o tiene "dificultades", frente al 83,9% de los hombres que se encuentran en la misma situación. El escalón es más evidente si se discrimina por renta: el 91,3% de los mayores de clase baja sufre penurias. Confiesa estar así el 72,7% de los ancianos de clase media y alta.

Menos diferencias

En cambio, si medimos por tamaño del hogar, resulta que el 85,8% de aquellos en los que conviven dos o más personas padece estrecheces, frente al 86,6% de aquellos habitados por un solo anciano. Por el tipo de hábitat, las diferencias son escasas, como en este último caso: el 87,2% de los que viven en poblaciones de más de 30.000 habitantes sufre para llegar a fin de mes, porcentaje que baja al 85% en los núcleos de menos de 30.000 personas.

El 20,9% ha tenido que ayudar a algún familiar económicamente, y otro 11,1% le ha tenido que echar una mano en las tareas domésticas

Un 8,5% de los encuestados confiesa que ha tenido que prescindir de algún servicio básico como luz o calefacción por no poder pagarlo. El 91,5% no se ha visto en esa situación. Si se discrimina por variables socioeconómicas, los resultados son similares a los anteriores. Son las mujeres (el 10,5% de ellas) las que se han visto obligadas a apagar la luz o los radiadores, por el 5% de los hombres. Son más los que han tenido que prescindir de esos servicios básicos en los hogares en los que vive una persona (10,2%), en las poblaciones más pequeñas (12,8%) y los que se adscriben a una clase social baja (10,3%).

En el último año, según el estudio, el 20,9% de los mayores de 75 años ha tenido que ayudar a algún familiar económicamente, y otro 11,1% le ha tenido que echar una mano en las tareas domésticas. Además, un 14,2% señala que ha dedicado tiempo a ayudar a otras personas. Los que más han prestado dinero a algún familiar son los hombres (22,6%), los hogares con dos o más personas (24%), los que viven en núcleos pequeños (22,6%) y los de una clase más acomodada (24,3%).

El 21% practica deporte

También en el último año el 21% de los sondeados dice que ha practicado algún deporte o ejercicio, mientras que un 5% ha participado en la organización de actividades o eventos. Los más aficionados al deporte son los hombres (24,5%), los que viven en hogares de dos o más personas (22,1%), en poblaciones pequeñas (24,2%) y de clase social alta (29,2%).

La encuesta también mide la proximidad de los mayores con los partidos políticos. El 27,5% del total cree que el PP defiende mejor sus intereses, por un 18,6% que se inclina por el PSOE. Esto quiere decir que casi la mitad de los ancianos (el 46,1%) se siente mejor representado por las formaciones tradicionales que por las nuevas. De hecho, solo un 1,1% cita a Podemos, y un 1,2% a Ciudadanos. El 45,6%, no obstante, no sabe o no contesta.

El 46,1% se inclina por los partidos tradicionales. Pero el PP gana en los dos sexos, en poblaciones grandes o pequeñas y entre la clase alta y la baja

Por sexos, el PP gana tanto entre los hombres (26,5%) como entre las mujeres (28%). Los socialistas tienen mejor entrada en el electorado mayor masculino (21,4%) que en el femenino (17,1%). En la mayoría de los hogares, ganan los populares, al margen de que viva una persona sola (28,8%) o dos o más (26%).

Por tipo de hábitat, sí se aprecian más diferencias. En los núcleos de menos de 30.000 habitantes, el 22,7% se decanta por el PP y un 11,8% por el PSOE (más un 0,5% para los nuevos partidos), pero un abrumador 58,3% se acoge al no sabe o no contesta. En las poblaciones mayores, el 31,5% prefiere a la formación de Mariano Rajoy y el 24,3% se inclina por los socialistas. Podemos atrapa el 1,5% del voto de los mayores y C's, algo más, el 1,8%. La opción de no sabe o no contesta se reduce en este caso al 34,9%.

El 31,9% de los ancianos de clase alta elige al PP como partido de referencia, por el 20,6% que opta por el PSOE, mientras un 39,3% no sabe o no responde. Entre los mayores con menos recursos, al 25,8% le gustan más los conservadores y al 17,9% más los socialistas, aunque hay un 48% que no toma partido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios