ANTEPROYECTO DE INFORME DE LA CÁMARA DE CUENTAS

Caja Mágica, centro acuático...: 430 millones de agujero en otra firma de la era Gallardón

Una auditoría desmonta la gestión de Madridec, la empresa municipal que en 2013 perdió 74 millones: obras de arte extraviadas, tasaciones a la baja y ruinosas ventas de edificios

Foto: Alberto Ruiz-Gallardón visita las obras del centro acuático. (EFE)
Alberto Ruiz-Gallardón visita las obras del centro acuático. (EFE)

En su empeño por escapar a los controles de la deuda pública, el exalcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón creó en 2006 Madrid, Espacios y Congresos (Madridec). Una empresa pública que desde 1988 gestionaba la Casa de Campo cambió de nombre y creció exponencialmente para construir y gestionar la Caja Mágica y el Centro Acuático para unos Juegos Olímpicos que nunca llegaron e hizo incursiones en el sector inmobiliario con la compra de un edificio junto a la Puerta del Sol o el encargo de levantar un centro internacional de convenciones. Madridec pasó en 2013 al Ayuntamiento de Madrid con sus infraestructuras inacabadas o en ruina y unas pérdidas solo ese año de 74 millones, cuyo agujero total fuentes municipales cifran en 430,6 millones (y que incluye no solo las pérdidas de la empresa sino otros conceptos como alquileres comprometidos). Ahora, un anteproyecto de informe de la Cámara de Cuentas de Madrid que fiscaliza las cuentas de 2012 y 2013 al que ha tenido acceso El Confidencial revela deficiencias en la gestión: brutales y repentinas tasaciones a la baja, obras de arte que se perdían o eran subastadas por la mitad de lo que costaron, pagos a un directivo que vivía fuera de Madrid... Estos son los principales puntos del documento.

El agujero de la Castellana: 12M en arquitectos

En diciembre de 2004, Gallardón anunció la construcción de un tercer palacio de congresos en la capital. Alegó que los que había eran pequeños. "Se están diseñando y construyendo en España auditorios que llegan a las 5.000 plazas, y estamos perdiendo oportunidades de negocio por ello", afirmó el entonces alcalde. Junto a las cuatro torres de la Castellana, iría el Centro Internacional de Convenciones de la Ciudad de Madrid (CICCM).

Las Cuatro Torres de Madrid. (EFE)
Las Cuatro Torres de Madrid. (EFE)

En 2006, el ayuntamiento cedió a Madridec el terreno de forma gratuita con un derecho de uso por 75 años. La empresa pública valoró eso en sus cuentas en 79 millones de euros. La empresa convocó un concurso de ideas entre arquitectos de prestigio para hacer el proyecto. Lo ganaron en 2007 los prestigiosos arquitectos Emilio Tuñón-Luis Moreno García-Mansilla y Matilde Peralta del Amo con un diseño como de una rueda. El contrato inicial era de 7,9 millones por el proyecto, cifra que salía de aplicar un coeficiente sobre el presupuesto total de las obras, que entonces estaba estimado en 165 millones. Pero como el presupuesto de la obra con ese proyecto creció hasta los 395 millones, "el importe de adjudicación del contrato [para los arquitectos] pasó a ser de 18,99 millones, es decir, se multiplicó por 2,4 como consecuencia de que el presupuesto total también lo hizo". Finalmente, el contrato con el estudio de arquitectura fue resuelto en 2013 con una factura de 12,11 millones. Pero el centro de convenciones nunca se levantó. En su lugar habrá un hospital privado.

Solo el proyecto de los arquitectos para el centro de convenciones pasó de 7,9 a 12 millones

Aunque Acciona se llevó por 83 millones los primeros contratos con los que se excavó un gran solar, en 2010 el ayuntamiento paralizó la construcción del CICCM por la crisis. El 15 de marzo de 2012, la empresa paró las obras y puso una demanda en la que reclamaba los 31,6 millones que le faltaban por cobrar. A finales de 2016, el ayuntamiento ha sido condenado a pagar casi 22 millones de euros, según fuentes municipales, de los que 8,4 millones son en concepto de costas e intereses. Solo los gastos financieros del CICCM suman 13 millones, principalmente por un préstamo sindicado de 120 millones.

En diciembre de 2013, cuando ya estaba claro que no se iba a construir, el equipo de Ana Botella procedió a subastar las obras de arte que ya se habían adquirido para ese centro internacional. Vendieron entonces 30 obras de arte que habían costado 825.852 euros por 467.518 euros. "Se ha recuperado a través de la subasta un 55,61% del valor por el que estaban inventariadas". No solo perdieron valor las obras sino que hay obras que se han perdido. Hay "siete obras que figuraban en el inventario de la sociedad que no han sido localizadas" y que suman 44.774 euros. Entre ellas, un grabado de Chillida valorado en 17.023 euros. Tampoco han sido localizados seis candelabros de hierro forjado valorados en 40.232 euros y que procedían del patrimonio de la Casa de Campo.

Caja Mágica, sobrecostes e impagos

En 2006, la Caja Mágica pasó a ser gestionada por Madridec. El 3 de abril de ese año, el ayuntamiento había adjudicado la construcción por 128 millones, aunque tres modificaciones lo elevaron a 181 millones. Además, FCC reclamó al Gobierno municipal 32 millones, una reclamación que se saldó en 2015 con el pago de 6,2 millones, por lo que el coste total fue de 212 millones.

El ayuntamiento ha intentado dar uso a la Caja Mágica, pero todo ha sido un fiasco. En 2012, llegó a alquilar una parte a la escudería HRT de Fórmula 1. Cerró pistas de tenis para meter un taller de coches, pero según el anteproyecto de informe, la deuda de la empresa con Madridec es de 715.429 euros además de 67.539 euros por desperfectos provocados en las instalaciones. La empresa tenía constituida una fianza de 134.000 euros, lo que reduciría el importe. Una sentencia posterior dio la razón al ayuntamiento.

La Federación de Tenis de Madrid, que durante un tiempo gestionó el alquiler de las pistas, afirma que no está de acuerdo con la deuda de 277.633 euros que le reclama la Caja Mágica. Madridec reclamó en los tribunales 262.851 euros y la federación a su vez le pide 420.863 euros.

El centro acuático: 143 millones de euros de más

Junto al Estadio de la Peineta, el Ayuntamiento de Madrid imaginó un centro acuático con capacidad para 15.000 personas en vista a unos hipotéticos Juegos. El contrato para la construcción fue firmado en 2004 por 136,7 millones, aunque el presupuesto fue subiendo hasta los 191,5 millones. Cuando el ayuntamiento paró las obras, quedaban por facturar 91,9 millones. Pese a ser una obra a medias y sin visos de ver la luz, Madridec lo valoraba en sus cuentas en 166,8 millones. Entre septiembre y diciembre de 2013, el ayuntamiento encargó una nueva tasación y ajustó a la realidad las cuentas de Madridec. Esa tasación valoraba el centro acuático en 23,4 millones, de los que la mayoría (14 millones) es el suelo. El centro acuático, del que solo estaba la estructura, redujo su valor contable en 143 millones de euros. La depreciación repentina antes de que la sociedad pasase al ayuntamiento fue del 85,9%.

Madridec vendió 30 obras de arte que habían costado 825.852 euros por 467.518, casi la mitad

Un directivo que vivía fuera: 16.500 euros

En 2011, Madridec tenía nueve personas en la categoría de personal de alta dirección para una plantilla de 96 personas. Aunque el informe destaca que los sueldos cumplían lo establecido por el Ayuntamiento de Madrid en 2010, sí ha detectado pagos a un directivo "que no se debían haber abonado". "En 2013, en la cuenta de otros gastos sociales, la sociedad ha contabilizado los pagos hechos a un trabajador por la compensación de gastos de desplazamiento, manutención y alojamiento en los que incurrió. Al trabajador se le abonan facturas de hotel en Madrid, viajes en avión o AVE desde la ciudad en la que tenía su domicilio a Madrid, taxis desde el domicilio al aeropuerto, taxis por desplazamientos en Madrid y algunas facturas por manutención en Madrid". El importe total, según el anteproyecto de informe de la Cámara de Cuentas, es de 16.650,72 euros, de los que 1.565 salieron de la cuenta para "publicidad, propaganda y relaciones públicas". La Cámara de Cuentas considera que no se le debieron pagar esos 16.650 euros en un año "ya que no están incluidos en el contrato, y porque se trata de gastos incurridos por el trabajador en Madrid, ciudad en la que la empresa tiene su sede".

La maqueta del proyecto ganador para un nuevo Palacio de Congresos. (Ayuntamiento de Madrid)
La maqueta del proyecto ganador para un nuevo Palacio de Congresos. (Ayuntamiento de Madrid)

Edificio Apot: alquiler doblado

El edificio Apot era un edificio municipal en el Campo de las Naciones sobre el que también llama la atención la Cámara de Cuentas. Estaba tasado en 33,9 millones. En 2012, el ayuntamiento pactó la venta a la inmobiliaria Rifale por 45 millones de euros, aunque la cifra estaba sujeta a una auditoría. Según el anteproyecto de informe de la Cámara de Cuentas, se acabó vendiendo a esa misma empresa por 42,49 millones. Uno de los arrendatarios de ese edificio era el ayuntamiento, y al vender el edificio se blindó ese alquiler durante 10 años más por 3,5 millones anuales (hasta entonces, pagaba 2,8 millones al año).

Edificio Montera: 21 millones de euros perdidos

En 2007, el Ayuntamiento de Madrid compró un edificio en la céntrica calle Montera, muy cerca de la Puerta del Sol, por 55,4 millones, a los que hay que sumar los 7,4 millones que invirtió en obras. El ayuntamiento pretendía construir ahí un hotel de lujo que sirviera para los Juegos Olímpicos. Fue vendido el 11 de octubre de 2013 por 34 millones, lo que implica 21 millones de pérdidas. En 2008, llegó a firmar un protocolo de intenciones con una constructora para venderlo por 60 millones. Como la operación no se consumó, Madridec tuvo que indemnizar con 1,8 millones por los gastos en los que había incurrido la empresa en el proyecto. La Cámara de Cuentas asegura que "no ha sido entregado el expediente de venta de este edificio correspondiente al comprador final".

Acciones de Mercamadrid: pérdidas

En diciembre de 2010, Madridec adquirió por 187,7 millones el derecho a cobrar el 51% de los beneficios futuros de Mercamadrid, otra empresa con participación municipal. El intercambio, hecho de nuevo para sortear las dificultades de financiación por la deuda pública, se hizo con una previsión de que los beneficios de Mercamadrid crecerían de media un 8,28% al año. La realidad es que los beneficios bajaron y los ingresos de 4,4 millones que recibió Madridec por esta operación fueron inferiores al coste financiero del préstamo (7,2 millones). La inversión en Mercamadrid supuso unas pérdidas de 6,3 millones hasta que el ayuntamiento la canceló.

Mercamadrid. (EFE)
Mercamadrid. (EFE)


Restaurantes morosos. De Currito a Ondarreta

Madridec gestionaba también los locales de la Casa de Campo donde hay o había restaurantes. El informe de la Cámara de Cuentas destaca la cantidad de deudas que estos tienen con el ayuntamiento. Así, el famoso restaurante Currito, que estaba en la Casa de Campo desde 1981, cerró sus puertas cuando debía a Madridec 806.716 euros. El restaurante Ondarreta debe 308.409 euros, siempre según el anteproyecto de informe de la Cámara de Cuentas, y el Palacio de la Misión debe 492.904 euros.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios