Baño de masas de Cifuentes, recuerdo a Rita Barberá y Aznar en el olvido
  1. España
ASÍ TRANSCURRIÓ LA PRIMERA JORNADA del congreso del PP

Baño de masas de Cifuentes, recuerdo a Rita Barberá y Aznar en el olvido

Rajoy, ovacionado desde su llegada entre besos y 'selfies' con Cristina Cifuentes a su lado. Aznar pasó desapercibido y el gran recuerdo fue para Rita Barberá en la primera jornada del congreso

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se hace fotos con los compromisarios a su llegada al Congreso. (EC)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se hace fotos con los compromisarios a su llegada al Congreso. (EC)

Arrancó el primer día del XVIII Congreso Nacional del PP sin grandes sorpresas: ovación a la gestión de Mariano Rajoy –y eso que no tuvo intervención propia, será hoy cuando debute– entre elogios de la plana mayor del partido –María Dolores de Cospedal a la espera de ser renovada como número dos y Cristina Cifuentes, que copó gran parte del protagonismo en el cónclave asumiendo la presidencia del congreso y coronándose como gran anfitriona de la Caja Mágica de Madrid–. El jefe del Gobierno llegaba puntual acompañado precisamente de la presidenta de la Comunidad junto a la que se dio su primer baño de masas. Más de media hora tardó Rajoy en atravesar unos cuantos metros que separaban la entrada principal del plenario entre besos y ‘selfies’ de cientos de compromisarios.

“A mi madre le da algo cuando me vea con el presidente”, comentaron varias delegadas que no superaban la treintena. Pablo Casado fue la otra gran estrella en lo que a fotografías se refiere. Durante la hora de la comida –18 euros el menú haciendo gala del décimo octavo congreso– las ponencias se distribuyeron en distintas mesas. Y entre ensalada, pasta carbonara y filetes de pollo, Javier Maroto y Fernando Martínez-Maillo ultimaban sus ponencias rodeados de compañeros. Papeles arriba y abajo. Alicia Sánchez-Camacho, acompañada de su cartera de secretaria primera de la Mesa del Congreso, y la diputada Mari Mar Blanco acudían al mantel en el que estaba Maillo, otra figura de relevancia en el congreso. El andaluz Juan Manuel Moreno Bonilla se dejaba ver en el comedor.

Por fin el plenario comenzó a llenarse mientras los comentarios sobre Rafa Nadal se hacían inevitables. El escenario del Abierto de Madrid en el que el tenista se ha proclamado campeón hasta en cuatro ocasiones aparecía teñido de azul, con el logo del PP y su charrán plasmado en vinilos por todo el recinto. Los compromisarios de Madrid y Castilla-La Mancha tomaban posiciones en un sitio privilegiado: justo en frente del actual comité ejecutivo, mientras el resto de territorios quedaron repartidos a lo largo y ancho del plenario. Luisa Fernanda Rudi, Cospedal y Maillo conversaban con Rajoy ante decenas de fotógrafos. Soraya Sáenz de Santamaría, acompañada de su mano derecha y secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, cruzaba la sala con la mayor discreción posible mientras los grandes representantes del aparato de Génova continuaban su baño de multitudes.

La primera jornada transcurrió sin que nadie se acordara de José María Aznar, que por primera vez no acudió a un congreso nacional después de haber inaugurado los dos últimos –Sevilla y Valencia– en calidad de presidente de honor del partido. Ni una mención al expresidente –al menos públicamente y en presencia de medios–.

El recordatorio y la única ovación a los ausentes se la llevó Rita Barberá, a quien Cospedal mencionó al término de su intervención, visiblemente emocionada e incluso resquebrajándosele la voz. El plenario interrumpió para aplaudir y el comité ejecutivo terminó poniéndose en pie.

Foto: El presidente del PP, Mariano Rajoy, besa a la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal. (EFE)

Cospedal volvió a eclipsar la atención de todos los medios al filo de las ocho y media de la tarde cuando la votación sobre una enmienda que pretendía limitar la acumulación de cargos orgánicos e institucionales… estuvo a punto de poner contra las cuerdas a la número dos del partido. Tan solo 25 votos de diferencia permitirán que este sábado Rajoy pueda reelegirla como secretaria general, como todo apunta que sucederá. Según explican compromisarios presentes en la votación, la tensión se sintió en cada centímetro de la sala. “Se mascaba la tragedia”, afirman. En todo caso, en la votación participaron 638 compromisarios, por lo que 2.161 ni siquiera acudieron al sufragio.

Los nuevos partidos estuvieron muy presentes en el congreso del PP, frente a los que sus dirigentes hicieron gala de “estabilidad”. Abrió la veda Cifuentes criticando “el estado de separación” en el que “otros” afrontan este mismo fin de semana su congreso –en alusión a Podemos– y continuó por atacar a Ciudadanos, el partido sobre el que se apoya en la Comunidad de Madrid. “Otros tienen dudas ideológicas. No saben lo que son, si socialdemócratas o progresistas liberales. Y no saben en qué siglo viven. Si en el XIX o en el XXI”, aseguró la presidenta mirando a la formación de Albert Rivera.

Las ‘pullas’ a Pablo Iglesias e Íñigo Errejón no cesaron ahí. Fue Rafa Hernando, el portavoz popular en el Congreso, quien dio la puntilla mientras hacía balance de la gestión del grupo parlamentario del PP: “Andan en una plaza de toros a botellazo limpio y dispuestos a sacrificar a un niño”. A partir de este sábado los congresos de PP y Podemos –que anunció que su asamblea general coincidiría con la del partido del Gobierno después de que los conservadores confirmaran la fecha– apenas estarán separados por nueve kilómetros. Aunque los ambientes sí que se esperan antagónicos.

Congreso del PP Pablo Casado Soraya Sáenz de Santamaría Albert Rivera Pablo Iglesias Fernando Martínez-Maillo Mari Mar Blanco Alicia Sánchez Camacho Rita Barberá Javier Maroto María Dolores de Cospedal Mariano Rajoy Cristina Cifuentes Partido Popular (PP)
El redactor recomienda