LA FORMACIÓN DEFINE SU FUTURO

Iglesias: "Hablar de la secretaría general es hablar de Errejón y Urbán"

El secretario general ha centrado su discurso en polarizar con el PP, alejado de la "división" interna que, al igual que el "ensimismamiento" dijo, "trabajan para el enemigo"

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, saluda a los asistentes al inicio de la primera jornada de la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, saluda a los asistentes al inicio de la primera jornada de la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II. (EFE)

Vistalegre le pedía "unidad" e Iglesias se lo ha dado, o por lo menos se lo ha prometido, a los asistentes de Vistalegre. En su discurso para defender su candidatura a secretario general de Podemos, Iglesias ha asegurado que "tras el día 13, unidad" y no ha tenido reparos en señalar que "hablar de secretaría general es hablar también de Íñigo Errejón y Miguel Urbán". "Cuento con vosotros, compañeros", ha añadido el líder del partido, con olfato para adaptar su discurso al ambiente del graderío, que no ha dejado de reclamar "unidad, unidad" a lo largo de toda la mañana. El pabellón se ha puesto en pie para aplaudirlo. Las dos intervenciones del secretario general se han centrado en fijar un mensaje unitario, objetivo al que también se ha referido Errejón, aunque más tímidamente, limitándose a seguir el guion que tenía preparado.

Más de 10.000 personas han abarrotado este sábado el Palacio de Vistalegre para presenciar la asamblea de Podemos, con ese mensaje de "unidad, unidad" alejado de la batalla fratricida entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. El clásico "sí se puede" ha sido sustituido por una llamada de atención a los dirigentes del partido, a modo de censura, que han convertido la asamblea ciudadana en un duelo del que solo puede quedar uno.

Con más de media ahora de retraso, la actual dirección ha saltado a la palestra, capitaneados por el secretario general, Pablo Iglesias, que ha inaugurado el congreso, interrumpido, nuevamente, por ese grito que pedía dejar fuera las batallas internas, mientras el líder de Podemos asentía con la cabeza. En las gradas se mezclaban los símbolos del puño cerrado y la 'v' de victoria, símbolos con los que se identifican a pablistas y errejonistas, respectivamente.

Iglesias: "Hablar de la secretaría general es hablar de Errejón y Urbán"

Iglesias ha polarizado con el PP, alejado también de la "división" que, al igual que el "ensimismamiento", dijo, "trabajan para el enemigo". Reconociendo que desde el congreso fundacional celebrado en la misma plaza, hasta esta segunda asamblea, "han pasado muchas cosas", pero sin rehuir de una ligera autocrítica porque "hemos cometido muchos errores", ha complacido a los asistentes que reclamaban "unidad" exigiendo salir de este cónclave sin divisiones.

La breve intervención del líder de Podemos, a modo de bienvenida, ha rematado aludiendo a l'Estaca, la misma canción con la que se cerró el congreso fundacional, y llamando a la unidad. Entonces sí, el pabellón no ha dudado en recuperar el clásico "sí se puede". La defensa de los documentos ha comenzado acto seguido. Primero Iglesias, tras él Errejón y en tercer lugar el eurodiputado anticapitalista Miguel Urbán.

"La transversalidad no es parecerse al PSOE"

El discurso de Iglesias de apertura de Vistalegre se ha centrado en reclamar la creación de un "bloque histórico", que aune a todas las denominadas fuerzas del cambio, incluida Izquierda Unida y las confluencias territoriales. Asimismo ha afeado a su número dos que "la transversalidad no es parecerse al PSOE ni a Ciudadanos, sino que es parecerse a la gente de nuestro país".

Mientras que Iglesia era interrumpido al grito de "sí se puede", en el caso de Errejón, en clave de reproche, estas interrupciones eran al grito de "unidad, unidad". El secretario político ha incidido durante su intervención en que Podemos ha llegado para quedarse, con el cometido de "recuperar las instituciones" y la "soberanía popular". Errejón ha aludido también al congreso del PP, que se celebra paralelamente, criticando que este cónclave apenas hay discusión política y les reclamó que "en lugar de hacer un congreso para darse golpes en el pecho lo hagan para pedir perdón a la gente".

En esta línea de buscar la polarización con los populares y rehuir del cruce de reproches internos, el número dos de Podemos se ha lanzado a presagiar, con tono de campaña electoral, que tengan cuidado porque quizá el próximo congreso "tienen que celebrarlo en una prisión". El cierre de su intervención lo dedicó a calmar la tensa batalla interna para asegurar que, tras Vistalegre, Podemos saldrá "más fortalecido". La palabra fetiche del congreso, la tan mentada "unidad", también fue incorporada por Errejón a su discurso, que reclamó un "nuevo acuerdo de país que ofrezca un horizonte a los de abajo".

Íñigo Errejón, durante su intervención en Vistalegre. (EFE)
Íñigo Errejón, durante su intervención en Vistalegre. (EFE)

El líder del sector anticapitalista, Miguel Urbán, acompañado por la coordinadora andaluza Teresa Rodríguez, ha censurado el "espectáculo" y ha logrado levantar el pabellón tras asegurar que los enemigos no están en Vistalegre, sino que son los poderosos: "Nuestros enemigos son los que suben la luz, los que nos estafan con la cláusula suelo, los que desahucian familias mientras salvan a los bancos, es la Troika dando golpes de Estado". El anti-todo contra esos enemigos "es Podemos", aseguró repitiendo que "no nos podemos equivocar de enemigo". Ni Iglesias ni Errejón consiguieron levantar a los asistentes de sus asientos. Miguel Urbán, que ha centrado su campaña en el debate de ideas, al margen de la guerra fratricida y el "espectáculo", sí.

Acordar para reconstruir

Carolina Bescansa y Nacho Álvarez fueron los primeros en comparecer en rueda de prensa, después de que Pablo Iglesias decidiera a última hora suspender la suya (iba a ser el primero en aparecer ante los medios). Bescansa recalcó que Podemos no es de sus dirigentes, sino de las miles de personas que este sábado han repetido hasta la saciedad la palabra unidad. "Tenemos que salir ya del espectáculo que estamos dando. Tenemos un mandato de responsabilidad y compromiso. La nueva política consiste en escuchar".

Bescansa y Álvarez, que se les ha relacionado con una especie de 'tercera vía' en Podemos al margen de la guerra civil iniciada entre Errejón e Iglesias, han destacado que "ahora comienza una nueva etapa en la que habrá que llegar a acuerdos. Nos jugamos mucho. Es un momento desafiante". Ambos utilizaron términos tan contundentes como "reconstrucción", "acuerdos" y "responsabilidad". "Podemos es un partido con mucha diversidad. Está por encima de sus dirigentes".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios