BARÓMETRO DE ENERO DEL ORGANISMO PÚBLICO

El PSOE sube en el CIS (e impulsa a Javier Fernández)... a costa de derechizarse

Los socialistas crecen 1,6 puntos en tres meses y tras haber facilitado el Gobierno al PP. Los índices son positivos para la gestora, pero los encuestados ven cierto viaje a posiciones más conservadoras

Foto: El presidente de la gestora y de Asturias, Javier Fernández, junto al padre Ángel, este 7 de febrero en un desayuno informativo. (EFE)
El presidente de la gestora y de Asturias, Javier Fernández, junto al padre Ángel, este 7 de febrero en un desayuno informativo. (EFE)

El PSOE supera el peor bache de su historia reciente en las encuestas en poco tiempo, en apenas tres meses... aunque con una contrapartida que amenaza con convertirse en objeto de controversia en la disputa interna: es visto como más a la derecha por los ciudadanos y, en concreto, por sus votantes.

[Consulte aquí en PDF el barómetro de enero del CIS]

Los socialistas sufrieron un descalabro histórico en el barómetro de octubre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Un 17% de estimación de voto (por detrás de Unidos Podemos, con un 21,8%), cuando venían de un 23,1% de la oleada anterior, de julio, y de un 22,63% en las elecciones generales del 26-J. Claro que aquel hundimiento era previsible: el estudio se realizó entre el 1 y el 10 de octubre, con el trauma de la abrupta caída del secretario general todavía en el cuerpo, en plena guerra interna y cuando aún no se había adoptado la decisión de virar a la abstención y facilitar el Gobierno a Mariano Rajoy.

La encuesta de enero de 2017 [aquí en PDF], elaborada a partir de 2.490 entrevistas —hechas entre el 2 y el 12 del mes pasado—, es sensiblemente mejor para el nuevo PSOE que dirige interinamente el presidente asturiano, Javier Fernández. Crece hasta el 18,6%. 1,6 puntos más. Una remontada ligera, sí, pero subida a fin de cuentas. Más positiva si se tiene en cuenta que los otros tres grandes partidos bajan: el PP cede un punto y medio (del 34,5% al 33%); Unidos Podemos, apenas una décima —del 21,8% al 21,7%, así que no se ve afectado por sus luchas intestinas—, y Ciudadanos, cuatro décimas (del 12,8% al 12,4%).

Pero el empujón experimentado en solo tres meses, con el salto a la abstención a Mariano Rajoy aún caliente y el melón interno todavía abierto, no le es suficiente al PSOE para recuperar posiciones en el ranking. Sigue siendo tercero en la lista, tras la formación de Pablo Iglesias, aunque ahora la diferencia se reduce a 3,1 puntos. Los ciudadanos, por tanto, no han castigado la entrega del Ejecutivo a los populares.

Mejoría en la intención directa de voto

Si se mira la intención declarada de voto —la respuesta que dan los encuestados, sin cocina posterior del CIS—, los números también favorecen a la gestora. Del 12,3% de octubre se pasa al 12,7% de enero. Pero en voto más simpatía (un parámetro que los socialistas suelen mirar con atención), en cambio, hay un cierto declive: era del 16,7% en el otoño, mientras que ahora es del 16,2%.

Fernández es el líder nacional mejor valorado, pero solo le conoce un 29,4% de los encuestados, y los suyos le valoran algo peor que a Sánchez

Otro alegrón para Ferraz: el presidente de la dirección provisional es el líder de ámbito nacional mejor valorado. Recibe un 4,12 de calificación ciudadana. Solo le superan Joan Baldoví y Xavi Domènech, los portavoces de la coalición valenciana Compromís y la catalana En Comú Podem. Por debajo del presidente de la gestora quedan el jefe del PNV en el Congreso, Aitor Esteban (4,08) y el líder de IU, Alberto Garzón (4,02), y mucho más descolgado, en novena posición, Rajoy (3,10).

Pedro Sánchez, en el estudio anterior, obtuvo un 3,35. Pero entre los dos jefes socialistas hay una importante diferencia: al ex secretario general le conocía el 98,8%. A Fernández solo le pone cara un 29,4% de los encuestados. Es decir, que es un dirigente político todavía mucho menos popular, y también mucho menos expuesto en los medios de comunicación en su tiempo al frente del partido. Entre los que recuerdan haber votado al PSOE el 26-J, la nota que endosaban a Sánchez era mejor (5,97) que la que ahora asignan al presidente asturiano (5,11).

[Consulte aquí en PDF los datos del sondeo de enero con los cruces de recuerdo de voto]

Ligero corrimiento

Los ciudadanos no han penalizado a los socialistas por haber facilitado el Gobierno al PP —no, al menos, en esta primera oleada después de la conformación del nuevo Ejecutivo—, pero a cambio sí les perciben algo más escorados a la derecha. En octubre, los españoles se situaban en el 4,63 en la escala de 0 (extrema izquierda) a 10 (extrema derecha), y colocaban al PSOE muy cerca, en el 4,46. El barómetro de enero revela que los españoles se han desplazado ligeramente a la derecha, hasta el 4,76. Al PSOE lo ubican en el 4,74 de la regla. Es, a sus ojos, una formación un pelín más conservadora, pero es más cercana en cambio a sus posiciones.

Los españoles también se han desplazado algo más a la derecha respecto a tres meses atrás: se sitúan en el 4,76, y colocan al PSOE en el 4,74 de la escala

Si se pregunta a los votantes socialistas, también ellos han percibido ese ligero viaje a la derecha de su partido. En el otoño, situaban al PSOE en el 4,08, y ahora, en el 4,31. No obstante, los electores siguen emplazando a su formación más a la izquierda que el ciudadano medio.

En cuanto a la fidelidad del voto, sí que es verdad que el PSOE sigue teniendo un agujero en ese flanco. Retiene al 63,8% de los que recuerdan haber apostado por las siglas socialistas en las generales del 26-J (era un 73,4% en octubre). Es el porcentaje más bajo si se compara con otros partidos: el PP mantiene al 83,9% de su parroquia de electores; Unidos Podemos, al 76,1%, y Ciudadanos, el 67%. El PSOE perdería a un 2,5% de sus votantes hacia la coalición liderada por Pablo Iglesias, y un 1,5% se fugaría hacia el partido de Albert Rivera. Pero un 8,4% no votaría y un llamativo 17% de esos electores socialistas en junio no sabe ahora mismo qué papeleta meter en la urna en caso de que hubiera nuevos comicios.

La dirección del PSOE, como era previsible, celebró los resultados del barómetro publicado este martes. Su portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, valoró con "humildad y prudencia" los datos del CIS. Estos, dijo, marcan una "tendencia de recuperación del Partido Socialista", y a la vista del sondeo, se puede decir, siguió, que está en la "buena senda". Hernando reconoció que queda mucho por hacer aún, pero se comprometió, en nombre de su partido, a seguir trabajando con la misma seriedad, el mismo rigor y la misma utilidad de los últimos meses, informa Efe.

La dirección sostiene que los datos marcan una "tendencia de recuperación del PSOE", y que, a la vista del sondeo, está en la "buena senda"

Se preguntó al portavoz si esos números pueden influir en el proceso de primarias en el que se va a sumergir el PSOE en breve. El dirigente, en cambio, no quiso dar consejos a Fernández, de quien aseguró que sabe muy bien qué hacer, que tiene las ideas claras y unas convicciones profundas.

El PSOE sube en el CIS (e impulsa a Javier Fernández)... a costa de derechizarse

No obstante, la gestión de la oposición del PSOE tampoco es demasiado aplaudida: el 63,1% de los sondeados califica de mala o muy mala la labor de los socialistas —el 51,8% también suspende al Gobierno—. Entre los votantes socialistas, un 34,2% desaprueba la actuación de su partido en la oposición, por un 9,6% que la celebra y un 53% que la califica de regular. Hay más satisfacción entre los electores del PP: el 49,9% cree que es buena o muy buena su gestión, por un raquítico 5,3% que la rechaza.

El PSOE sube en el CIS (e impulsa a Javier Fernández)... a costa de derechizarse

"Dentro del error estadístico"

En la cúpula provisional sienten, por tanto, que el difícil trabajo de reorientar al partido después de la crisis más dura de su historia reciente está siendo reconocido por los españoles. Tampoco veían problema en ese escoramiento a la derecha percibido por los encuestados, en tanto que los dirigentes próximos a Fernández entienden que es del centro de donde tienen que recuperar votos.

Pedro Sánchez, con la diputada aragonesa Susana Sumelzo, el pasado sábado en Zaragoza. (EFE)
Pedro Sánchez, con la diputada aragonesa Susana Sumelzo, el pasado sábado en Zaragoza. (EFE)


"Los cambios de posición de los ciudadanos y del PSOE están dentro del error estadístico. Es decir, no son representativos. Sacar conclusiones políticas es un error", advertía un veterano ex alto cargo del partido. En cualquier caso, los socialistas insistían en que lo importante era la recuperación de la confianza en muy poco tiempo —teniendo en cuenta cuál era el suelo— y la buena valoración del presidente de la gestora.

El PSOE registra una propuesta para regular la muerte digna

Ya lo había avanzado Antonio Hernando el pasado sábado: el PSOE lanzaría una ofensiva parlamentaria para impulsar el reconocimiento de derechos sociales y de profundización democrática. Este martes ya puso sobre la mesa la primera de sus medidas: registró en el Congreso una proposición de ley para regular los derechos de las personas ante el proceso final de la vida, para garantizar la muerte sin dolor y con dignidad y asegurar el amparo jurídico a los profesionales médicos y administraciones públicas [aquí la iniciativa en PDF].

La extremeña Marisol Pérez, secretaria adjunta del Grupo Socialista, explicó, en declaraciones a los medios, que se trata de una "norma necesaria" para la calidad asistencial, con la que aplicar terapias existentes que cuentan con el aval científico de la comunidad sanitaria , informa Efe.

Unidos Podemos defiende la despenalización de la eutanasia y tiene una iniciativa en la Cámara. Pero el PSOE insiste en que "eso no toca ahora". Pérez, no obstante, sí se mostró abierta a que arranque un debate "sosegado y riguroso" sobre el tema con la sociedad.

La diputada por Badajoz adujo que la proposición de ley presentada hoy tiene el apoyo de una "mayoría sustancial del Parlamento" y que emana de otra planteada por el último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2011, que no se terminó de tramitar en la Cámara por la disolución anticipada de las Cortes, por lo que ya acumula "mucho trabajo realizado". Y además existen otras parecidas en parlamentos autonómicos como el andaluz, añadió.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios