seis grupos constituyen una coordinadora

El neofascismo que reparte comida por toda España se alía para convertirse en un partido

Seis grupos neofascistas de Salamanca, Cádiz, Murcia, Cantabria, Jaén y Málaga que imitan a Hogar Social Madrid se unen para impulsar su ideario ultra y sentar las bases de un proyecto político

Foto: Manifestación de Hogar Social en Madrid. (D.M)
Manifestación de Hogar Social en Madrid. (D.M)

La extrema derecha española quiere subirse a la ola populista que recorre Europa y Estados Unidos. Seis organizaciones neofascistas que reparten comida solo a españoles han forjado una alianza para tratar de impulsar su ideario y sentar las bases de un partido de ámbito nacional que capitalice el malestar contra los partidos tradicionales, los efectos de la crisis económica y el miedo a la inmigración. Según consta en un documento al que ha tenido acceso El Confidencial, la coalición está integrada por el Centro Social y Nacional de Salamanca, la Asociación Cultural Alfonso I de Cantabria, el grupo Iberia Crúor de Jaén, el colectivo Málaga 1487, Acción Social Cádiz y la asociación Lo Nuestro de Murcia.

Curiosamente, el grupo que lideró la implantación en España del reparto de alimentos solo a españoles con su aparición en 2014, y que alentó de ese modo el nacimiento del resto de grupos, Hogar Social Madrid (HSM) Ramiro Ledesma, ha optado por quedarse fuera de la alianza. Pero el único motivo es que tiene sus propios planes para expandirse y son de igual de ambiciosos. La máxima responsable de Hogar Social, Melisa Domínguez, reconoce a El Confidencial que por ahora están centrados en ampliar su presencia en Madrid. “Cuando llegue el momento, daremos el salto a otras ciudades, pero lo haremos nosotros”, asegura esta dirigente ultra. Hogar Social ya tuvo una delegación en Zaragoza, pero quedó desactivada hace un año. “Vemos con buenos ojos la alianza del resto de grupos y hemos colaborado en que hayan surgido asesorándoles con charlas y encuentros, pero tenemos nuestro propio camino, aunque no descartamos unirnos a esa coordinadora en futuro”, añade Domínguez.

La extrema derecha se mueve. A las seis asociaciones que integran esta nueva alianza fascista podrían sumarse también grupos similares que siguen brotando en otras provincias con la misma coartada del reparto de comida, según fuentes policiales consultadas por El Confidencial. En el documento que han difundido para sellar su unión, los firmantes enfatizan los puntos que comparten. “(…) Se ha llegado a un acuerdo para iniciar un proceso de colaboración entre nuestras distintas organizaciones al entender que lo que nos une es mucho más de lo que nos separa, además de compartir una filosofía de vida similar y unos valores comunes de sus integrantes, sin olvidar que la situación crítica que sufre España hace necesario el estrechar lazos y aunar esfuerzos entre todos aquellos que pretendemos revertir tan crítica situación”.

La nota precisa que las seis organizaciones adheridas comparten al menos los siguientes “valores y principios”: “Defensa de nuestra soberanía nacional”; “una verdadera justicia social para todos los españoles por el mero hecho de ser españoles”; la “preferencia nacional” para que “nuestros escasos recursos” provean “sustento y medio de vida, prioritariamente, a nuestro pueblo”, y la “defensa de nuestros valores (…) nuestra cultura, nuestra identidad y nuestras tradiciones”. “Por todo ello”, termina el comunicado, “nos comprometemos a colaborar, llevar a cabo acciones conjuntas y a trasladar a las calles nuestro mensaje en base a los principios anteriormente expuestos”. “No podemos perder ni un minuto más o si no ya será demasiado tarde”, finaliza.

El documento no se refiere explícitamente a la creación de un partido, pero las fuentes policiales consultadas señalan que esa es la aspiración última del movimiento. También de Hogar Social Madrid. A juicio de los expertos, la nueva alianza va claramente en esa dirección. Y el viento que se respira en Europa, con el Frente Nacional de Marine Le Pen encabezando las encuestas en Francia, Alternativa para Alemania (AfD) en pleno auge y el FPO austriaco a punto de ganar las próximas legislativas, sopla a favor de las aspiraciones políticas del neofascismo, que está abriendo brecha en España con supuestos programas de acción social.

Reparto de comida por Acción Social Cádiz. (@AccionSocialCad)
Reparto de comida por Acción Social Cádiz. (@AccionSocialCad)

Fuentes de la Policía Nacional apuntan a este diario que la clave de su éxito radica precisamente en que centran su discurso en problemas económicos comunes, como la pobreza, los desahucios, la precariedad laboral, la deslocalización de empresas, la lucha contra la especulación inmobiliaria, el precio de la electricidad y la injusticia social. Por supuesto, defienden soluciones neofascistas, avaladas solo por un mínimo porcentaje de la sociedad, pero Hogar Social Madrid y el resto de grupos han ampliado y rejuvenecido su público renunciando a asuntos totémicos para la ultraderecha tradicional, como la reivindicación del franquismo, el nacionalcatolicismo y el antisemitismo. La líder de Hogar Social Madrid reconoce que su modelo es Casa Pound, la organización fascista que nació en Roma en 2003 con el mismo argumento de la acción social y ya tiene un centenar de sedes en toda Italia. En 2011, dieron el salto a la política y se han presentado a diferentes elecciones desde entonces.

Por lo pronto, con esa estrategia, Hogar Social Madrid y sus filiales ya han logrado romper el techo de cristal de partidos como Falange, Nudo Patriótico Español o Alianza Nacional, que llevan cuatro décadas reformulándose para tratar de abandonar la marginalidad sin conseguirlo. En algunos momentos, la Policía Nacional ha llegado a contabilizar hasta 250 personas dentro de los edificios ocupados por Hogar Social Madrid. Los domingos, el día que reparten alimentos, acuden decenas de personas a sus instalaciones para recoger comida. En la actualidad, operan desde un palacete ubicado en el número 107 de la calle Velázquez, en el distrito de Salamanca de la capital. Se mudaron allí en diciembre tras ser desalojados de la antigua sede del No-Do. En el momento de la intervención policial, había 17 personas durmiendo dentro del edificio.

Banderas de Ultra Sur y del Frente Atlético requisadas por la policía.
Banderas de Ultra Sur y del Frente Atlético requisadas por la policía.

Hogar Social Madrid y los grupos firmantes de la nueva coalición apenas se relacionan con los viejos partidos de la ultraderecha. Casi los desprecian. Pero esta corriente mantiene vínculos más estrechos con grupos ultra del mundo del fútbol. Miembros de los Outlaw, el sector más radical de los Ultra Sur del Real Madrid, y de Suburbios, una facción del Frente Atlético del Atlético de Madrid, han participado en campañas de recogida de alimentos de Hogar Social, según las fuentes consultadas. También han colaborado con ellos radicales de otras aficiones de España, aprovechando sus desplazamientos a Madrid con motivo de partidos jugados en la capital por sus respectivos equipos. Es el caso de Yomus, los radicales del Valencia, y de las Brigadas Blanquiazules, del Espanyol de Barcelona. La nueva alianza les hace más fuertes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
57 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios