CLAUSURA DE LA ASAMBLEA GENERAL

Rivera apela a los "liberales de Cádiz" para convertir ya a C's en un partido de gobierno

Albert Rivera clausuró la asamblea general del partido con un claro mandato: preparar a Ciudadanos para gobernar a partir de 2017 tras confirmar el giro ideológico hacia el liberalismo

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, aplaude durante la IV Asamblea General de Ciudadanos que se celebra en el Teatro Nuevo Coslada, en Coslada (Madrid). (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, aplaude durante la IV Asamblea General de Ciudadanos que se celebra en el Teatro Nuevo Coslada, en Coslada (Madrid). (EFE)

“Los liberales de Cádiz han vuelto para gobernar España”. Albert Rivera clausuró la IV asamblea general de Ciudadanos apelando a la “semilla de la Constitución de 1812” y justificando el giro ideológico de su partido hacia el liberalismo como síntoma de crecimiento y futuro. El líder naranja -acompañado por los 36 miembros del comité ejecutivo y ante todos los compromisarios- reivindicó los orígenes del partido en un claro guiño al sector socialdemócrata catalán derrotado ayer en la ponencia de ideario y con la intención de cerrar cualquier herida interna: “No nos olvidemos nunca de donde venimos pero tampoco olvidemos el rumbo que seguimos para el futuro”, sentenció Rivera entre aplausos este domingo en Coslada (Madrid).

El presidente de la formación naranja ‘sacó pecho’ por liderar una alternativa “liberal y de centro” después de 30 años en España y pidió a los dirigentes de su equipo “no conformarse” y ser ambiciosos: “Queremos gobernar y tomar decisiones”. El mandato de esta asamblea general está claro: preparar al partido para liderar o, al menos, entrar en ejecutivos locales, autonómicos y el de la Nación a partir de 2019 y utilizar los dos años que quedan de legislatura para “formarse, crecer y aprender a ser verdaderos líderes”. La nueva ejecutiva de Ciudadanos pone a punto así su maquinaria a partir de este congreso con la nueva hoja de ruta estratégica que apoyó casi el 100% de los delegados del partido.

Albert Rivera junto a parte de su equipo en la clausura de la IV Asamblea General de Ciudadanos. (EFE)
Albert Rivera junto a parte de su equipo en la clausura de la IV Asamblea General de Ciudadanos. (EFE)

“Tenemos que ser más atractivos que los socialistas y los conservadores”, asintió Rivera en presencia de los vicesecretarios del Partido Popular, Fernando Martínez-Maillo y Pablo Casado, y el diputado socialista y miembri de la gestora Ricardo Cortés, que acudieron a la clausura del cónclave naranja. Rivera afirmó que los proyectos de los viejos partidos “están en crisis en el siglo XXI”, afirmando que “consiguieron grandes cosas en el pasado” pero que a día de hoy son incapaces de dar respuesta a las demandas de la sociedad en un nuevo tiempo. Y eso, afirmó el líder, “es lo que aprovechan los nacionalismos y populismos”. Para evitar que triunfen, continuó Rivera, hay que presentar alternativas a los que se “caen con la globalización” y “colaborar si no lideramos”, en referencia a enarbolar pactos con otros partidos constitucionalistas.

Precisamente en esa idea ahondó uno de los grandes invitados a la clausura de la asamblea, el presidente de los liberales europeos (ALDE), Guy Verhofstadt, quien afirmó que en España “ya ha nacido la respuesta” a esos dos fenómenos, el nacionalismo y el populismo, “y se llama Ciudadanos”. Verhofstadt hizo una verdadera defensa del proyecto de centro español liderado por Rivera, insistiendo en que “tienen la responsabilidad” de conseguir gobernar desde la vía del centro liberal. “Lucharemos y venceremos”, concluyó el ex primer ministro belga.

El líder naranja se dirigió a sus diputados, concejales y resto de compromisarios para insistir en que tienen el reto “de decirle a los españoles qué haremos si gobernamos”. Y volvió a insistir en “el valor” que para Ciudadanos tiene “salir unidos de este congreso pese al debate no como le ocurre a otros partidos” -dijo en referencia a PSOE y Podemos- haciendo hincapié en el nuevo ideario de la formación “queremos equilibrar el liberalismo y el progresismo porque en el centro está la virtud”.

Rivera -tras apelar a los grandes referentes histórico del centro español- afirmó que Ciudadanos “no girará al centro desde la derecha o la izquierda” sino que “defenderá un proyecto político nuevo desde el centro y para aglutinar a las mayorías”.

El refuerzo de la ejecutiva tras la asamblea

El cónclave naranja, el primero desde que Ciudadanos comenzó su expansión territorial, concluyó tras un intenso debate confirmando el giro ideológico hacia el liberalismo gracias al respaldo del 89% de los compromisarios. La dirección del partido celebra el resultado en lo que fue –en suma– un paseo triunfal del líder y su núcleo duro, al obtener amplísimas mayorías en sus propuestas finales de las tres ponencias que se discutieron –valores, estrategia y estatutos–. Lo que además está fuera de toda duda es el refuerzo de Rivera después de que el 97% de los compromisarios aprobaran su gestión y la de su comité ejecutivo en los últimos años. El sector crítico catalán partidario de mantener la formación en el ámbito de la socialdemocracia quedó desactivado cuando su enmienda a la totalidad salió derrotada con 142 en contra y solo 50 a favor.

Pero además la nueva elección del consejo general fue redonda para los intereses del aparato del partido: sus 125 miembros pertenecen a la candidatura oficialista y, por tanto, afines a Rivera serán los encargados de vigilar el comité ejecutivo que él preside. Hasta el momento, el consejo general -máximo órgano entre congresos- estaba formado por 54 personas. Ahora lo componen 125. Además de fijar las grandes lineas de la formación, el consejo es el encargado de los nombramientos y ceses de los cargos de los diferentes órganos del partido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios