puede "haber algo de ejemplarizante en el castigo"

El expediente a una médica que critica "la precariedad" incendia Segovia

El Colegio de Médicos de la ciudad ha iniciado un proceso contra Mónica Lalanda, quien asegura que la medida responde a sus críticas. La institución lo niega

Foto: Uno de los dibujos que publica la doctora Lalanda en su blog.
Uno de los dibujos que publica la doctora Lalanda en su blog.

"Estoy en la calle, sin trabajo y sin paro, con un expediente disciplinario abierto contra mí por poner cara a la precariedad y la inseguridad de los pacientes". Así resume su situación Mónica Lalanda, una médica que el pasado verano renunció a su puesto de trabajo en el Hospital General de Segovia porque, según explica en un escrito, "la penosidad en las Urgencias ha ido en aumento hasta hacerse insostenible en lo profesional". Poco después de presentar su dimisión, a comienzos de agosto, la doctora escribió una carta en la que criticaba la "explotación laboral" en el sector sanitario, un texto que supuso la apertura de un expediente disciplinario que, a falta de resolución, podría concluir con un año de inhabilitación para Mónica.

'Querida explotación laboral: te dejo, no cuentes ya conmigo', se titulaba la carta que publicó en su blog, un escrito que no tardó en hacerse viral. De hecho, la popularidad del texto llegó a tal punto que la propia Organización Médica Colegial (OMC), institución que engloba a todos los médicos de España, se hizo eco de la misma en su revista 'Médicos y pacientes'. Sin embargo, hubo un grupo de personas a quienes, según parece, no sentó bien la crítica: 13 de sus antiguos compañeros, entre ellos el jefe de los servicios de Urgencias, denunciaron a Mónica ante el Colegio de Médicos de Segovia, alegando que se sentían humillados y despreciados.

David FernándezDavid Fernández

El texto no contiene el nombre de compañero alguno. La única frase que parece tener destinatario es aquella en la que asegura haber renunciado "al pisoteo de un jefe que, como tantos otros en la medicina española, maneja su servicio como si fuera su cortijo". Cuando se le pregunta al respecto, la doctora insiste en señalar que su escrito no busca arremeter contra el Hospital General de Segovia ni sus trabajadores: "Quien lea el blog, entenderá que no hay mención directa de ningún servicio ni hospital, ni por supuesto de ningún compañero. Siento cariño y respeto por quienes han sido mis compañeros durante ocho años", afirma. "Es más, ¿a quién podría importarle que yo deje mi trabajo en Segovia si no es porque miles de compañeros se ven reflejados?", añade la doctora.

En lo que se refiere a la apertura del expediente disciplinario, Lalanda asegura que puede "haber algo de ejemplarizante en un castigo así", puesto que "el sistema no acaba de acostumbrarse a que los profesionales" opinen sobre las condiciones laborales en las que trabajan y las critiquen. "Los colegios deberían preocuparse de la dignidad de sus profesionales, de sus condiciones de trabajo y de la calidad de su medicina, y luego quizá de las sensibilidades de sus colegiados", critica la doctora. En este sentido, no duda en señalar las consecuencias que conllevan este tipo de medidas contra quienes critican la situación: "Los médicos cada vez nos atrevemos menos a hacer valoraciones públicas".

La respuesta del Colegio de Médicos de Segovia

La doctora Lalanda cuenta con más de 10.000 seguidores en Twitter, por lo que su denuncia no ha pasado desapercibida en las redes sociales. Son muchos los usuarios que tachan de desproporcionada la apertura de un expediente que, según critican, solo busca acallar las críticas de la doctora. "A mí me están poniendo de demonio. Ponen mi foto y al lado la de ella, como si yo fuera el contrario, enfrentado a ella", denuncia Enrique Guilabert, presidente del Colegio de Médicos de Segovia. "Nos vemos inmersos en estas críticas contra mi persona y contra el colegio. Críticas que están afectando a mi familia y a la profesión", añade.

Según explica, "las redes sociales han hecho una interpretación totalmente errónea" de la situación, puesto que solo han tenido en cuenta el punto de vista de Lalanda. En este sentido, Guilabert apunta a que el expediente disciplinario se basa en información que va más allá del escrito que publicó la doctora el pasado agosto, aunque por el momento no puede profundizar en dicha afirmación. "Se trata de una información reservada, por lo que nosotros no podemos sacar a la luz todo el contenido del expediente, todas las cosas que nos han dicho y la razón por la que la comisión deontológica ha tomado esta decisión", asegura. Tal y como explica, el informe señala que son dos los artículos que la doctora podría haber vulnerado en el último año:

  • Artículo 37.3: "Los médicos se abstendrán de criticar despectivamente las actuaciones de sus colegas. Hacerlo en presencia de sus pacientes, de sus familiares o de terceros es una circunstancia agravante".
  • Artículo 38.3: "Las discrepancias entre los médicos no han de propiciar su desprestigio público. Se evitará el daño o el escándalo, no estando nunca justificadas las injurias a un colega. Se evitarán las polémicas públicas; las divergencias se resolverán en el ámbito profesional o colegial".

Respecto al 'castigo' al que se podría enfrentar la doctora, Guilabert insiste en no adelantar acontecimientos. "En ningún momento la junta directiva ha hablado del tipo de sanción que corresponde. Cuando se resuelva todo, se verá si es un hecho punible o no, y en función de eso se pondrá la sanción correspondiente". Preguntado sobre la posibilidad de que el proceso concluya con un año de inhabilitación para Lalanda, el presidente señala que es demasiado pronto para hablar de sanciones, pero apunta a que "esta mujer no ha hecho nada por lo que pueda haber una sanción desproporcionada".

Otro aspecto que Guilabert se preocupa por explicar es que, dadas las denuncias que recibieron por parte de los antiguos compañeros de Lalanda, no les "ha quedado otra alternativa" que abrir el expediente disciplinario, pero asegura que en ningún momento han pretendido acallar las críticas de la doctora con el mismo: "Es absurdo que digan que yo he querido ponerle un esparadrapo en la boca", critica. "Con Mónica Lalanda estamos a muerte en toda su lucha. La aplaudo, la admiro y la respeto, te lo digo de verdad. Yo he sido una persona activa en movimientos de lucha contra la Administración cuando hemos sufrido recortes y ella igual, por lo que estamos navegando en la misma línea", concluye el presidente.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios