Santamaría mantiene las "puertas abiertas" a Puigdemont tras el 'plantón' de Cataluña
  1. España
no acudió a la conferencia de presidentes autonómicos

Santamaría mantiene las "puertas abiertas" a Puigdemont tras el 'plantón' de Cataluña

Le exige que explique su ausencia y le recuerda que además de la financiación hay otras cuestiones importantes, como la pobreza energética o la educación. Le pide que "hablemos" cuanto antes

placeholder Foto: El Rey Felipe VI (de espaldas), la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (Efe)
El Rey Felipe VI (de espaldas), la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (Efe)

"Pongo en valor a los presentes, a los que sí estuvieron allí". Con esta frase la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha restado importancia a la ausencia de Carles Puigdemont e Íñigo Urkullu en la VI Conferencia de Presidentes Autonómicos agradeciendo la presencia a los que sí viajaron a Madrid para acudir a este encuentro y pidiendo explicaciones a los ausentes aunque tendiendo puentes con País Vasco y, sobre todo, con Cataluña.

En una entrevista en Onda Cero, Santamaría se ha centrado en especial en el president de la Generalitat, que ya anunció hace más de un mes que no acudiría alegando que la Generalitat "no quiere participar en el régimen común" porque así lo decidieron los catalanes. "Los que tienen que explicar las ausencias son ellos, los ausentes", ha dicho la vicepresidenta, que se ha preguntando cómo Puigdemont va a explicar a los catalanes que no ha estado un encuentro en el que se han debatido temas como la crisis de refugiados, la educación o la violencia de género.

"No todo es la financiación, hay otros problemas"

Sáenz de Santamaría y Junqueras. (Efe)"No todo es financiación, hay otros problemas que preocupan", ha apuntado poniendo énfasis en la cuestión de la pobreza energética, una de las exigencias de la Generalitat al Gobierno, y recordando que "esto arranca de un suceso trágico que ocurrió en Reus", en clara referencia a Rosa Pitarch, la anciana que murió el pasado mes de noviembre en un incendio después de que se le cortara la luz y utilizara velas para iluminar su vivienda. "En temas asi, ¿van a estar ahí?", ha cuestionado.

A pesar de esta destacada ausencia, Santamaría pide a Cataluña que se sume a este tipo de encuentros y no se quede al margen con la esperanza de que "haya tomado nota" de muchas de las cuestiones que se hablaron en la Conferencia de Presidentes. "Hablemos. Tienen las puertas abiertas para el diálogo", ha señalado para explicar que el Gobierno sigue dispuesto a "buscar en la medida de lo posible una solución" en un contexto que ha calificado de "muy difícil". Esta mano tendida llega una semana después de que la vicepresidenta se reuniera con su homólogo catalán Oriol Junqueras en un encuentro en el que se descartó un referémdum pactado.

Urkullu defiende su ausencia

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha considerado este miércoles que no tenía que estar en la Conferencia de Presidentes Autonómicos debido a la "singularidad" del autogobierno vasco y opinando que debe haber una relación "bilateral" de Euskadi con el Estado y no una "recentralización" como, a su juicio, se está produciendo.

En una entrevista en la SER, Urkullu ha destacado que en la cumbre de Presidentes no se abordó "el modelo de Estado territorial, el problema de Estado" que existe "en relación al modelo territorial". Además, ha considerado que, con su ausencia, "es respetuoso con unas generaciones que participaron en la negociación de un pacto estatutario con el Estado español y con una sociedad vasca que hace 38 años participó en un referéndum, a diferencia de otras comunidades autónomas, por eso lo del 'autogobierno singular', y que refrendó un Estatuto de Autonomía pactado".

Conferencia de Presidentes Autonómicos Soraya Sáenz de Santamaría Carles Puigdemont Iñigo Urkullu Violencia de género Independencia de Cataluña Independentismo Independencia Presiones independentistas