LAS CONCLUSIONES DE LA SEXTA CUMBRE AUTONÓMICA

Los presidentes socialistas celebran el nuevo "camino" de diálogo territorial con Rajoy

El PSOE sale con buen sabor de boca de la Conferencia de Presidentes después de haberla preparado a conciencia con el Gobierno. Aplaude los acuerdos en financiación autonómica, refugiados o empleo

Foto: Ximo Puig y Guillermo Fernández Vara conversan durante la VI Conferencia de Presidentes, celebrada este 17 de enero en el Senado. (EFE)
Ximo Puig y Guillermo Fernández Vara conversan durante la VI Conferencia de Presidentes, celebrada este 17 de enero en el Senado. (EFE)

Hubo un tiempo en el que las Conferencias de Presidentes se convirtieron en un jugoso terreno de combate entre el Gobierno de turno y las comunidades, otra arena de confrontación política. Pero esa etapa parece hacer concluido. Al menos si se observa el clima que se respiraba este martes tanto por parte del Ejecutivo de Mariano Rajoy como por los mandatarios regionales socialistas en la sexta cumbre autonómica. La intensa jornada acababa con 11 acuerdos sobre distintas materias, desde políticas de empleo hasta el arranque de la negociación de la reforma del modelo de financiación, pasando por la apuesta por un pacto educativo y otro contra la violencia de género. Una agenda de consenso que no era tampoco ninguna sorpresa, porque ya se venía trabajando en las últimas semanas. Y eso fue lo que permitió a los jefes de los Ejecutivos socialistas celebrar el clima de diálogo, el nuevo "tiempo" que se abre a partir de ahora, el "camino" de "producir política" que se inaugura, la vuelta a la "normalidad institucional".

[Consulte aquí en PDF los acuerdos alcanzados en la VI Conferencia de Presidentes Autonómicos]

Ese fue el ambiente reinante tras la VI Conferencia de Presidentes celebrada este martes en el Senado. El que describían dirigentes como la andaluza Susana Díaz, el valenciano Ximo Puig o el extremeño Guillermo Fernández Vara, el que por encargo del líder de la gestora socialista, el asturiano Javier Fernández, actuó de enlace con el Gobierno, y en concreto con su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, para procurar que el cónclave fuera fructífero. Para los barones socialistas era muy importante la cita de este martes (y reclamada desde hace meses), porque era la forma también de visualizar los nuevos contrapesos de poder: de las 17 comunidades, el PSOE preside siete y cogobierna en otras dos, mientras que el PP solo está al frente de cinco. El cónclave ofrecía asimismo una plataforma única para Susana Díaz, al ser un foro de diálogo directo con Mariano Rajoy.

El PSOE logró además introducir un punto en los acuerdos a propuesta, entre otros, de la baronesa andaluza, que se quejó del 'dumping' fiscal que practican algunas comunidades (una clara acusación a Madrid). O sea, de competencia desleal entre territorios para tirar hacia abajo los impuestos.

De la presión de los socialistas salió el compromiso de evaluar la gestión de los tributos cedidos (Sucesiones y Donaciones y Patrimonio, básicamente) para favorecer la armonización fiscal, aunque no está claro que eso influya a la hora de configurar el nuevo modelo de financiación. A presidentes de comunidades gobernadas por el PP como Juan Vicente Herrera (Castilla y León), o Alberto Núñez Feijóo (Galicia) no se oponen a que haya topes por arriba y por abajo a esos gravámenes para evitar el 'dumping', pero hay quienes no los ven con tan buenos ojos. La madrileña Cristina Cifuentes, por descontado, pero también la socialista balear Francina Armengol —en su caso, por preservar su autonomía fiscal— o el popular murciano Pedro Antonio Sánchez.

De la presión de los socialistas sale el compromiso de que se estudie la corresponsabilidad fiscal de cara al nuevo modelo que debe negociarse

"Estamos en otro tiempo. Hace años no era posible, las mayorías eran otras. Pero las circunstancias han cambiado el escenario y ha cambiado la manera de relacionarnos. Nos planteamos que la conferencia saliera bien, y así no podía salir mal", enfatizó Vara durante su rueda de prensa de resumen. Puig lo arropó: "Es el camino de producir política".

El dirigente extremeño explicó que se había establecido una nueva forma de trabajar, una "nueva dinámica", muy positiva, un circuito de "permanente contacto" con La Moncloa y entre las comunidades, con intercambio de papeles y sucesivas reuniones, lo que ha hecho que los acuerdos llegaran ya muy masticados a la cita de este martes. "Es muy importante que este órgano sobreviva —siguió—, porque si hablamos de lo que nos diferencia, no volvería a haber ninguna reunión. Hemos aprendido todos a trabajar de otra manera, que también era necesario". El jefe de la Junta condenó a aquellos a los que les gusta una oposición basada en "puñetazos verbales", pero recalcó que ese no es su modelo. Esa afirmación le valía tanto para tirar de las orejas a Podemos como a quienes dentro del PSOE critican el entendimiento con el PP.

Los presidentes socialistas celebran el nuevo "camino" de diálogo territorial con Rajoy

Hacia una España federal

Vara, como Puig, incidió en que este órgano, la Conferencia de Presidentes, es la máxima expresión de una España que se conduce hacia el modelo federal que defienden los socialistas. Es como el "cierre de bóveda", en palabras del extremeño. Un "instrumento federal que se adecua a la realidad del país", celebró el valenciano.

Los socialistas valoraron especialmente el acuerdo sobre la reforma de la financiación autonómica. No solo porque en el plazo de un mes se constituirá una comisión de expertos para que estudien y propongan un nuevo modelo, sino porque se ha incluido una cláusula para que se hagan todos los esfuerzos en sacarlo adelante antes de fin de año. "2017 debe ser el año del cambio, el gran año del acuerdo", insistió Puig, jefe de una de las comunidades más castigadas por el actual sistema, y que más ha hecho hincapié en la necesidad de transformarlo radicalmente. "No se trata de una guerra entre comunidades, sino de solucionar los problemas de los ciudadanos", para lo que hay que respetar la "singularidad de los territorios" sin violar la "igualdad de los ciudadanos".

El PSOE resalta el carácter social de los consensos tejidos con el PP y que se ponga calendario para el cierre del nuevo sistema de financiación: 2017

Pero los barones socialistas también resaltaron los pactos en políticas activas de empleo, en educación, en movilidad de los empleados públicos, en el fin de los límites a la oferta pública de empleo, la unidad de mercado, el bono social, refugiados, Europa, dependencia o el camino hacia un gran acuerdo de lucha contra la violencia machista. En el capítulo de consensos no aparecen deliberadamente las cuestiones relativas a las infraestructuras, una materia delicada pero que se deja para la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, a los que por lo pronto el PSOE presentará casi con seguridad una enmienda de totalidad.

Los presidentes no sintieron, por cierto, que Mariano Rajoy intentara chantajearles con las cuentas de este año, o que vinculase el cumplimiento de los acuerdos al apoyo a las mismas. Son dos temas que han quedado deslindados, de hecho, porque otro de los consensos cerrados este martes es la reforma del reglamento de la propia conferencia, para garantizar que esta se reúne una vez al año y que se constituye una comisión de seguimiento de los pactos, que evaluará cada seis meses el cumplimiento de estos.

Los presidentes socialistas celebran el nuevo "camino" de diálogo territorial con Rajoy

No hubo "frente" contra el PP

Puig recordaba que cuando las conferencias eran montadas por el Gobierno socialista, las comunidades del PP aprovechaban para hacer "un frente" contra él. Pero en esta ocasión no se planteó así, "y por eso ha salido bien". Reconoció que se encuentra más cerca de las autonomías de su mismo color político, pero también tiene "claro" (él y sus homólogos) que se "debe" a su Ejecutivo y a su Cámara autonómica. Y eso es lo positivo de este tipo de encuentros, resaltó.

Díaz aplaude la institucionalización de la conferencia como un "buen síntoma" que obligará a todos a responsabilizarse más de los acuerdos

"Después de demasiado tiempo sin que se llevara a cabo, es un buen síntoma de normalidad institucional", dijo Díaz, que se congratuló de que estos encuentros entre el Ejecutivo central y las comunidades se vayan a "consolidar". "Y los acuerdos adoptados se van a evaluar, lo que va a dar credibilidad a este órgano. Nos vamos a responsabilizar mucho más todos en los acuerdos que se tomen", remachó la presidenta de la Junta. Javier Fernández también celebró que se institucionalice la conferencia, pues es "muy, muy importante" que haya instrumentos de coordinación del poder territorial. "Es una buena noticia con independencia de las relaciones bilaterales de cada comunidad con el Gobierno", subrayó, para mostrar su contento por que se contemple ya la despoblación —especialmente dura en Asturias— como un problema de Estado, al incluirse entre los acuerdos un capítulo dedicado a la estrategia nacional demográfica.

Los presidentes socialistas celebran el nuevo "camino" de diálogo territorial con Rajoy

Armengol, contra la propuesta andaluza

El manchego Emiliano García-Page, por su parte, se mostró satisfecho con que, por primera vez, la valoración de la sanidad, la educación y los servicios sociales se vaya a hacer sobre el coste efectivo, porque eso tiene una "importancia trascendental".

Los presidentes socialistas celebran el nuevo "camino" de diálogo territorial con Rajoy

El aragonés Javier Lambán y la balear Francina Armengol sí dejaron ver algunas críticas a lo conseguido este martes. El primero mostró "cierto escepticismo" respecto al resultado futuro: ya se acordó la reforma urgente del modelo de financiación en la anterior conferencia, la de 2012, y no se llevó a término, recordó, y además el Gobierno se ha comportado con una "deslealtad profunda" con su comunidad, por la invasión "constante" de competencias. Armengol rechazó por su parte el 'dumping' fiscal y pidió más capacidad de autogobierno y "federalismo" para gestionar los impuestos, una de las demandas que llevará a la negociación del nuevo modelo. La presidenta de las islas, aunque valoró de forma "positiva" la reapertura de este canal de diálogo en la Cámara Alta, advirtió de que las ausencias de Cataluña y País Vasco en este foro ponen en evidencia la existencia de una crisis territorial que "hay que abordar" justo desde ese diálogo y no desde la judicialización. Así que cree que ha faltado "cintura política".

Los barones socialistas lamentaron que esta VI Conferencia de Presidentes no contara con la presencia de Carles Puigdemont e Iñigo Urkullu. "Habría sido bueno" y su ausencia es una "oportunidad perdida", dijo Díaz. Su participación sería "positiva y deseable", abundó Puig. Vara añadió que se habían hecho esfuerzos para que ambas comunidades se incorporasen al debate, pero al final no fue posible. El PSOE confía en que las dos autonomías históricas puedan sumarse en próximos encuentros.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios