La investigación del robo a Soria, estancada: la colilla de LM era... de la novia de su hijo
  1. España
un atraco sin huellas ni testigos

La investigación del robo a Soria, estancada: la colilla de LM era... de la novia de su hijo

Los agentes de la Policía Científica analizaron el cigarrillo encontrado en la casa del exministro y descartaron que tuviera nada que ver con los ladrones

placeholder Foto: Mansión del exministro José Manuel Soria en el lujoso barrio canario de Tafira Alta.
Mansión del exministro José Manuel Soria en el lujoso barrio canario de Tafira Alta.

La investigación del robo en la vivienda del exministro José Manuel Soria la pasada Nochebuena avanza muy despacio. Los agentes del Grupo de Patrimonio de la Brigada de Policía Judicial de Las Palmas en bloque continúan analizando las escasas pruebas que tienen en su poder para tratar de esclarecer quién o quiénes fueron los autores del asalto al chalé ubicado en Tafira Alta, una de las zonas más lujosas de la isla. Por el momento, el poco resultado obtenido se centra en el descarte de líneas de investigación más que en la confirmación de las mismas.

En concreto, la Policía Científica ha desechado ya la vía que apuntaba la colilla de LM encontrada en la casa. La marca de tabaco no coincidía con la que fumaban Soria y su mujer, que solo compraban Winston, y resultaba por lo tanto llamativa la presencia de una firma diferente. Los agentes barajaron la posibilidad de que el cigarrillo hubiera sido allí abandonado por los ladrones, pero era algo realmente extraño. Los atracadores fueron muy eficaces en el robo, ya que no dejaron huellas ni revolvieron la casa; fueron directamente a la caja fuerte, con lo que resultaba enormemente raro que, habiendo tenido ese cuidado en su 'trabajo', luego se descuidaran encendiéndose un pitillo y dejando a continuación la colilla en el lugar de los hechos.

Foto: La vivienda, de 1.200 metros cuadrados, está ubicada en una de las zonas más lujosas de Las Palmas. (EFE)

Esto motivó que los investigadores pensaran en la posibilidad de que el cigarro hubiera sido colocado a propósito por los cacos, en un intento quizá de provocar que la Policía diera pasos en falso. Tampoco esta hipótesis tenía mucho sentido, ya que en realidad la colilla tampoco apuntaba a ninguna línea de indagación clara. Fue entonces cuando comprobaron que la novia de uno de los hijos de Soria fumaba en secreto y que el cigarrillo era suyo. La propia chica confirmó que había tirado el pitillo justo donde lo encontró la Policía tras fumárselo en la casa.

Los agentes del Grupo de Patrimonio descartan de este modo cualquier diligencia con base en este resto de tabaco y desechan la posibilidad de tomar muestras de ADN a la colilla, dado que no tiene nada que ver con el robo a la mansión del exministro. Siguen los funcionarios centrados, por lo tanto, en averiguar quién está detrás del asalto a la vivienda mediante el análisis de los teléfonos móviles que operaron en la zona durante las horas previas al atraco y los momentos en los que este tuvo lugar, un trabajo arduo y complejo que requiere del apoyo de todos los miembros del equipo policial, que han dejado de lado otros asuntos para dedicar todos sus recursos a la resolución del robo.

Se trata de una de las principales líneas de investigación de los agentes, dado que ningún vecino vio movimiento alguno durante la Nochebuena en los alrededores de la casa de Soria y no había cámaras de vigilancia que pudieran captar imágenes de los asaltantes. La escasez de restos dejados por los ladrones limita por lo tanto también la posibilidad de hacer pruebas de ADN, como las que se querían llevar a cabo sobre la colilla, que permitieran identificar a las personas que están detrás.

El robo a la casa de Soria fue extraño porque hacía meses que en la zona no se producían asaltos a viviendas y porque los ladrones se dejaron las luces encendidas, cuando en cualquier atraco nocturno los cacos utilizan linternas para evitar llamar la atención, según explican fuentes policiales. Según relató la esposa de Soria en su denuncia aquella misma noche, cuando el matrimonio llegó de cenar fuera pasadas las doce de la noche se encontró no solo las luces encendidas sino también las puertas abiertas.

La investigación de este caso está centrando todo el esfuerzo del Grupo de Patrimonio de la Policía, que, además de dedicarse en exclusiva al asunto, reporta directa y únicamente al jefe superior, que ha dado orden de no hablar sobre el desarrollo de las pesquisas en las reuniones de la comisaría en las que todos los responsables policiales se ponen al día de las novedades. Los jefes del equipo investigador despachan directamente los altos mandos de la jefatura con el fin de evitar filtraciones a la prensa.

Las medidas puestas en marcha por los responsables de las pesquisas, por otro lado, son del todo inusuales para este tipo de diligencias. Tanto el rastreo de los teléfonos como el análisis de muestras de ADN son pericias que la Policía lleva a cabo en casos más relevantes, como secuestros, desapariciones o asesinatos. De hecho, a los ladrones de viviendas no se les coge el ADN, sino únicamente las huellas dactilares, por lo que, incluso en el caso de que los agentes encontraran restos biológicos de los cacos, no tendrían base de datos con la que cotejar sus resultados.

José Manuel Soria Robos
El redactor recomienda