EL debate ideológico en el congreso del pP

Rajoy amortiza la pelea con la izquierda y llama al PSOE a unirse contra el populismo

Casado llevará a la asamblea de los populares una ponencia en la que sostiene que la batalla ideológica está ahora en la defensa de la democracia representativa frente al populismo

Foto: El presidente del Gobierno en funciones y presidente del PP, Mariano Rajoy (d), saluda al vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado (2i). (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones y presidente del PP, Mariano Rajoy (d), saluda al vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado (2i). (EFE)

Aunque va algo escondido y difuminado entre las distintas ponencias, el XVIII Congreso Nacional del Partido Popular también abordará cuestiones ideológicas básicas para llamar a la batalla contra el auge de populismos y nacionalismos, un mensaje en el que Pablo Casado quiere destacar. Para el PP, el entendimiento y la oferta de ayuda al PSOE forman parte de su línea de defensa de la democracia frente a los movimientos "radicales, nacionalistas, comunistas, xenófobos o nacionalistas" trufados con "grandes dosis de demagogia" que avanzan en toda la UE.

"La próxima batalla política e ideológica no será de izquierdas contra derechas, no será de conservadores o liberales contra socialdemócratas. Será la batalla de la democracia representativa frente al populismo". Así reza la ponencia sobre 'Europa y nuestro papel en el mundo' que será debatida en la gran asamblea de los populares convocada en Madrid para los días 10, 11 y 12 de febrero.

El texto es la aportación al congreso del vicesecretario general, Pablo Casado, como coordinador y responsable para la asamblea de aportar una visión de las relaciones exteriores de España, en la que asume la Unión Europea como política nacional y los desafíos separatistas (consultas populares incluidas) como ataques contra esas democracias representativas propias de la UE.

La ponencia sostiene que el auge de movimientos populistas y nacionalistas contrarios a la UE y la globalización es una seria amenaza

Con Casado, representante del aparato del partido, figura como ponente en la materia el eurodiputado, expresidente de la Comunidad de Murcia y presidente aún del PP en esa región, Ramón Luis Valcárcel. También han trabajado en el documento el presidente del ICO, exeurodiputado y dirigente del PP en Navarra, Pablo Zalba, junto con los presidentes de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, Juan Jesús Vivas y Juan José Imbroda.

La ponencia sostiene que el auge de los movimientos populistas y nacionalistas contrarios a la Unión Europea, la globalización y la democracia liberal es seria amenaza para todos las naciones de la UE, también para España. Sin citar por su nombre a Podemos o a los independentistas catalanes, el texto retrata el proceder de esos partidos, al acusarlos de "manipular sentimientos", exacerbar las diferencias o instigar el odio.

"Se alimenta del miedo, del resentimiento y del rencor para fomentar la antipolítica. Promete el cielo y se acaba chocando con el muro de la frustración. Usa la democracia para acceder al poder, para intentar reescribir constituciones que luego le permita demoler instituciones", dice la ponencia sobre el populismo en general, aunque en clara alusión a los planes de Pablo Iglesias con su "proceso constituyente" y "plurinacional" para España.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

Casado defenderá que el PP debe retomar la iniciativa en defensa de "la sociedad abierta" amenazada por los nuevos movimientos políticos "aislacionistas y empobrecedores". Según el texto remitido a los compromisarios, "no cabe cruzarse de brazos esperando que el populismo vaya a diluirse en los efectos de la recuperación económica, ni esperar que naufraguen en sus propias contradicciones, especialmente al llegar al Gobierno. Es hora de retomar la iniciativa".

Los ponentes del congreso reconocen que las opciones populistas han ganado crédito en los últimos años ante unos ciudadanos que buscan respuestas urgentes "a preguntas que no siempre se ha sabido responder". Por ello, consideran que la mejor manera de combatir esos movimientos, "que no arreglan los problemas, los utilizan para llegar al poder y los empeoran", consiste en hacerlos innecesarios.

En ese punto, y desde el respeto al Estado de derecho y la defensa de la economía de mercado, Casado y su grupo de trabajo asumen que al garantizar "las prestaciones básicas del Estado social", sobre las que ponen el acento los socialdemócratas, será posible proporcionar soluciones a "una sociedad que busca certidumbres". Es el marco en el que figura la apuesta de Rajoy con la gran coalición con el PSOE para salvar la legislatura y que ha marcado los acuerdos con los socialistas de los últimos meses.

Los ponentes consideran que la mejor manera de combatir esos movimientos, "que no arreglan los problemas", consiste en hacerlos innecesarios

El vicesecretario general del PP se asegura un papel protagonista en los debates del congreso del partido con un texto en el que pedirá un esfuerzo "por entender más y mejor lo que la gente piensa, lo que la gente quiere y lo que la gente espera de nosotros". Además, apela a dirigirse a las generaciones más jóvenes ("el futuro de España y Europa está en sus manos") y a reforzarse ideológicamente frente al populismo "con la fuerza de la razón y de los hechos".

Casado defenderá los principios liberales clásicos, como la igualdad de oportunidades, la defensa de la propiedad privada, de la seguridad personal o del respeto a la familia, con los que los populistas quieren acabar. En ese punto, hay en el texto otra clara alusión a Podemos, al citar que la nueva izquierda mezcla el método tradicional de la apelación a la lucha de clases y su pretendida "superioridad moral y cultural" con un nuevo culto al ejercicio de la propaganda "frente al tamiz de los medios de comunicación libres a los que atacan".

En la ponencia, también se une la denuncia de la apuesta común de populistas y nacionalistas por el asamblearismo y las consultas para dividir a la sociedad con tal de alcanzar sus fines. El texto se refiere a los plebiscitos "sobre cuestiones imposibles o ilegales en los que su mero planteamiento busca la división". Y también o la pretensión de "votar las fronteras, lo que es impensable en todas las constituciones del mundo, pues equivaldría a despojar de sus derechos a buena parte de los ciudadanos de un país". Son alusiones al desafío independentista en Cataluña, frente al que Casado opondrá la idea de un patriotismo "incluyente".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios