procliveS a celebrarlo en mayo o junio

Los barones susanistas inclinarán la balanza en la fecha del histórico congreso del PSOE

Javier Fernández hablará con los dirigentes territoriales para fijar una fecha, que se decidirá en el comité federal, máximo órgano entre congresos en el que los oficialistas tienen mayoría

Foto: Los presidentes de Andalucía y de Asturias, Susana Díaz y Javier Fernández, durante el comité federal del 28 de diciembre de 2015. (EFE)
Los presidentes de Andalucía y de Asturias, Susana Díaz y Javier Fernández, durante el comité federal del 28 de diciembre de 2015. (EFE)

El 39º Congreso Federal del PSOE, cónclave definitivo y de máxima importancia tras un año en que el partido sufrió la mayor crisis de su historia, sigue sin fecha. Por lo menos, la comisión gestora que dirige Javier Fernández despejó la primera incógnita al respecto: tras el comité federal del 14 de enero habrá un calendario congresual “aproximado”. La dirección provisional socialista elevará su propuesta al comité después de que el presidente del Principado de Asturias despache —por teléfono o vis a vis— con los barones territoriales. El objetivo: sondearlos y alcanzar el máximo consenso posible en torno a la fecha que sigue levantando ampollas entre los líderes autonómicos.

Con todo, es evidente que los secretarios generales de las federaciones afines a Susana Díaz y a la propia gestora tendrán, en última instancia, mayor peso en la decisión final del día. Los últimos dos comités federales celebrados en la calle del Ferraz —el del 1 de octubre y el 26 del mismo mes—, en que se produjeron dos hitos dentro del PSOE —la caída del entonces secretario general y la decisión de abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy—, demostraron que Javier Fernández reúne una mayoría de apoyos —en torno al 60%—, por lo que la decisión de marcar en el calendario el congreso no parece que será una excepción. El portavoz de la gestora, Mario Jiménez, aseguró este miércoles que “lo importante” es que Fernández los escuche a todos porque cada uno tendrá “su propia visión” del asunto… pero la realidad es que los apoyos están prácticamente configurados y el calendario congresual se adaptará a las aspiraciones de la presidenta andaluza.

Aunque la gestora ve "muy importante" escuchar a todos los barones, todo indica que el calendario se adaptará a las aspiraciones de Susana Díaz

La fecha en cuestión continúa siendo una fuente de conflicto entre ambos bandos. El presidente de la gestora siempre ha defendido que el congreso se celebrará “antes de verano”, sin concretar nada más, aunque en los últimos tiempos su entorno asegura que apuesta por finales de mayo o principios de junio. Los críticos, por su parte, insisten en que lo ideal sería adelantarlo a primavera, “abril es una buena fecha”, afirman, y no es descartable que ellos presenten una fecha alternativa a la oficialista en el comité de la próxima semana. Los barones del lado crítico son los mismos que apoyaron a Pedro Sánchez hasta su caída: Francina Armengol (Baleares), César Luena (La Rioja), Idoia Mendia (Euskadi), María Chivite (Navarra), Sara Hernández (Madrid), Luis Tudanca (Castilla y León) y Rafa González Tovar (Murcia), además de las presidentas de las gestoras en Galicia, Pilar Cancela; Melilla, Gloria Rojas, y el secretario general de Ceuta, Manolo Hernández. Cabe recordar que, pese a ser mayoría en número, tienen menor peso en la balanza de las decisiones.

En la otra cara de la moneda se encuentra el sector oficialista, liderado, además de por la dirección provisional de la gestora, por Fernández, presidente de Asturias, y por sus homólogos en Andalucía, Extremadura, Castilla La-Mancha y Aragón: Susana Díaz, Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page y Javier Lambán, respectivamente. En todo caso, el entorno de Fernández es proclive a que el congreso federal tenga lugar en junio, apurando al máximo los plazos previstos, por varios motivos.

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, y el portavoz, Mario Jiménez, este miércoles. (EFE)
El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, y el portavoz, Mario Jiménez, este miércoles. (EFE)

Un claro ejemplo es el conflicto abierto entre el PSOE y el PSC, para cuya resolución se constituyó una comisión bilateral que, de momento, solo se ha reunido en una ocasión y que ni siquiera ha abordado la principal cuestión: si los cerca de 18.000 militantes del partido hermano del PSOE en Cataluña participarán o no en la votación del secretario general federal. Elena Valenciano, ex número dos del partido y miembro de este comité de diálogo de PSOE y PSC, reconoció recientemente que está "sobre la mesa" la posibilidad de expulsar a los socialistas catalanes de los órganos federales.

Por otro lado, en lo referente a la fecha del congreso, la primera cita determinante serán las primarias entre militantes para elegir secretario general a través de un voto secreto en urna. Dos o tres semanas más tarde, aproximadamente, se celebraría la parte presencial del congreso en la que los delegados ratifican al líder escogido previamente escogido por las bases y en la que eligen los órganos de dirección federales y se aprueba la ponencia marco del partido y los nuevos estatutos.

Los barones susanistas inclinarán la balanza en la fecha del histórico congreso del PSOE

Otra de las incógnitas está en si una vez se fije el calendario del congreso, el próximo 14 de enero, los aspirantes a la secretaría general anunciarán su candidatura o esperarán hasta la convocatoria final (hacia abril) para hacerlo. En todo caso, se espera que el 39º Congreso Federal sea uno de los más tensos nunca vividos en el seno del Partido Socialista, y lo podrá ser todavía más dependiendo de los candidatos al liderazgo.

Ponencias sectoriales en vez de conferencia política

Como adelantó El Confidencial y confirmó el portavoz de la gestora este miércoles en Ferraz, el propósito de la actual dirección del PSOE es que no se celebre una conferencia política como tal de cara al congreso —la última es la de noviembre de 2013—, sino que se apostará por “convenciones sectoriales” cuyo número y contenido están aún por cerrar, pero que abordarán los distintos ejes del texto. La gestora considera que esta vía es la mejor opción para preparar el documento marco que será discutido en el congreso, evitando al mismo tiempo la tensión interna que podría provocar una verdadera reedición de la conferencia.

Aún está por resolver qué pasará con los cerca de 18.000 militantes del PSC. Su futuro debe quedar resuelto para la convocatoria oficial, en primavera

De hecho, cuando la dirección interina presidida por Fernández comenzó a rodar de cara al congreso, nombró a un grupo de trabajo intergeneracional encargado de esbozar un guion mínimo de la ponencia marco, con la idea de que ese esquema corto fuese aprobado por el comité federal en su reunión del próximo 14 de enero, para a partir de entonces enriquecer ese documento con las aportaciones de referentes del partido y expertos. Fernández ha venido insistiendo en que el 39º Congreso Federal no debe ser una cita más, sino la de "reconstrucción" de un partido que ahora mismo es "un solar". La cúpula considera prioritario repensar el proyecto, replantear los fundamentos, de ahí que interprete que el PSOE ha de debatir en profundidad cómo recuperar la sintonía con la mayoría social, y conceder a esa deliberación el mayor empaque posible.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios