tomará el testigo de sánchez-Camacho

Rajoy desembarca en marzo en el congreso del PP catalán que debe encumbrar a Albiol

Rajoy ha ordenado al 'aparato' que procure que las asambleas de ámbito autonómico se celebren antes de Semana Santa y las provinciales estén cerradas antes del verano

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del PP catalán, Xavier García Albiol. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del PP catalán, Xavier García Albiol. (EFE)

La dirección del Partido Popular prepara ya la segunda fase de la renovación general de cargos que acometerá el próximo año, primero con el XVIII congreso nacional convocado para febrero (en Madrid entre los días 10 y 12) y después los congresos regionales y los provinciales. Mariano Rajoy pidió al 'aparato' que lo coordinara todo para que las asambleas de ámbito autonómico se celebraran antes de Semana Santa y las demás antes del verano. Al mes siguiente de ser reelegido presidente del PP, el jefe del Ejecutivo acudirá al congreso de los populares catalanes, en principio previsto para el fin de semana del 25 de marzo, presencia que se inscribirá además en su plan de presencia constante en Cataluña ante la ofensiva independentista.

La idea de la dirección nacional del partido es "poner al día" todos los órganos del partido cuanto antes después de un retraso acumulado en los procesos congresuales, incluido el nacional, que oscila entre 18 meses y dos años. En los comités ejecutivos autonómicos se acumulan los responsables que están de salida desde los comicios regionales de mayo de 2015 (como Luisa Fernanda Rudi), e incluso gestoras 'provisionales' como la de Madrid, con Cristina Cifuentes al frente desde febrero por la dimisión de Esperanza Aguirre.

En el caso de Cataluña, la presidenta del partido, Alicia Sánchez-Camacho, está pendiente de relevo desde que en julio del pasado año dejó su puesto de cabeza de lista en las autonómicas en beneficio de Xavier García Albiol. Rajoy decidió después de las elecciones generales del 20-D de 2015 paralizar todos los congresos del PP hasta que se aclarara la formación de Gobierno a la espera de saber si seguía en el poder o se iba a la oposición.

La presidenta del PPC , Alicia Sánchez-Camacho. (EFE)
La presidenta del PPC , Alicia Sánchez-Camacho. (EFE)

Luego llegó la repetición de elecciones y el bloqueo político que duró hasta que el presidente del Gobierno consiguió la reelección el 29 de octubre pasado. Desde entonces, entre los dirigentes autonómicos del PP que más han presionado a Génova para confirmar los cambios en el partido son los catalanes.

Sánchez-Camacho fue de 'número tres' en la lista de los populares por Barcelona el 26-J, después del ex ministro Jorge Fernández y el jefe de gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, y centra su carrera política en el Congreso como secretaria de la Mesa. Además, Rajoy nombró ministra de Sanidad a Dolors Monserrat, otra dirigente del PP catalán con escaño la Cámara, y a Enric Millo delegado del Gobierno.

Con esos nuevo referentes del PP catalán en la política nacional, ahora le toca a García Albiol hacerse con el control de la dirección del partido, formar su equipo y culminar el proceso de renovación de cargos al margen de la vieja guardia del PP en la Comunidad, según reconocen en fuentes de los populares.

En medios de la sede de Génova advierten que el nuevo sistema de elección de presidentes, el de doble urna que se impondrá en el partido si así se aprueba en el congreso nacional puede complicar los trámites para las asambleas regionales de marzo. Además de buscar a los candidatos para compromisarios, las direcciones tendrán que procurar la movilización de las bases para que voten directamente a los aspirantes a presidente. En las mismas fuentes dicen que todavía no tienen cerrado el calendario de coordinación de los diferentes congresos regionales.

En el caso de García Albiol no se espera candidato alternativo por contar con el apoyo de todos los sectores de la organización, pero bastaría con la firma de 100 afiliados que se apunten al proceso congresual para que tuviera que haber una campaña electoral interna entre los distintos contendientes.

Lo que esperan en el aparato nacional del PP es una ceremonia de unidad y armonía para ese 25 de marzo en Barcelona que sirva a Rajoy para su ofensiva de presencia del Estado y del PP en Cataluña frente al desafío independentista.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios