ENCUESTA DE DYM Y WIN/GIA WESTERN EUROPE

El lado bueno del Brexit: refuerza el deseo de seguir en la UE de los principales países

Si hubiera un segundo referéndum en el Reino Unido, la opción de mantener los lazos con Bruselas ganaría por un 54%. En España, el apoyo a la continuidad en la UE es del 80%

Foto: Partidarios del 'leave' forman una contramanifestación a la desplegada por los proeuropeos británicos, el pasado 3 de septiembre en Londres. (Reuters)
Partidarios del 'leave' forman una contramanifestación a la desplegada por los proeuropeos británicos, el pasado 3 de septiembre en Londres. (Reuters)

La sacudida del Brexit ha removido parcialmente la percepción de los ciudadanos europeos. Ha reforzado los deseos de permanencia en la Unión de las principales potencias del Viejo Continente, incluso en los países ya de suyo más proeuropeos, España e Irlanda. E incluso en el Reino Unido la voluntad de mantener los lazos con Bruselas gana con holgura a los que prefieren la desconexión, la posición que venció en el referéndum del pasado junio por escaso margen, por el 51,9% de los votos.

Son las principales conclusiones que se desprenden de la encuesta del Instituto DYM conjuntamente con Worldwide Independent Network of Market Research / Gallup International Association (WIN/GIA), en la que analizan el sentimiento europeísta y la pertenencia hacia Europa, sobre la base de 14.000 entrevistas, 1.000 de ellas en España, realizadas entre el 28 de octubre y el 6 de noviembre. Los datos forman parte, pues, del estudio End of Year (EoY) impulsado por Gallup y que contabiliza ya 40 ediciones anuales.

En España, si mañana hubiera un referéndum en el que se preguntara si el país debe quedarse en la Unión Europea o abandonarla, el 80% apostaría por la primera opción. Un apoyo abrumador. Solo un 20% preferiría salir del club. En el promedio de la UE, el 64% respaldaría la permanencia, por un 36% que optaría por la marcha. Eso quiere decir que mientras que en nuestro país la diferencia entre los partidarios de seguir en la Unión y los defensores del abandono es de 60 puntos, en el total del Viejo Continente la ventaja es más pequeña, de 28 puntos. La permanencia en España se impondría de forma rotundísima, aunque también en el conjunto de Europa.

Irlanda, igual que España

Si entramos al detalle de los 13 países encuestados, se observan las diferencias de criterio y de sentimiento ciudadano, auque en todos vence la alternativa de la permanencia. En Irlanda, por ejemplo, sucede como en España, donde el deseo de seguir perteneciendo a la UE es abrumador, de un 80%. En ambos Estados, la victoria del 'remain' sería, por tanto, de 60 puntos, y los dos son los países donde ese sentimiento goza de un mayor apoyo popular.

En el escalón inmediatamente inferior se encuentran países como Dinamarca y Alemania, en los que el porcentaje de aquellos que quieren permanecer en la UE es del 75%, frente al 25% que entiende que es mejor la salida (la diferencia es, por tanto, de 50 puntos). Muy cerca se hallan Bélgica y Bulgaria, en los que el volumen de aquellos partidarios del 'remain' y los defensores del 'leave' son idénticos: 74% frente al 26%: 48 puntos de ventaja.

Suecia, Francia y Austria ocupan la zona más templada de la tabla. El porcentaje de apoyo a la permanencia oscila entre el 71% del país nórdico al 67% de los austriacos. El triunfo del sí sería en los tres casos rotundísimo: de 42 puntos en Suecia; de 36 en Francia y de 34 en el Estado centroeuropeo.

En los 13 Estados analizados, gana el deseo de permanencia frente al de abandono de la UE. El salto es muy llamativo en Dinamarca o Suecia

En Finlandia e Italia el entusiasmo europeísta es algo menor. Los defensores de la permanencia sumarían un 60% de los votos, mientras que un 40% preferiría dejar la UE. La diferencia es de 20 puntos.

Los dos países en los que la victoria del 'remain' sería algo más justa son Grecia y Reino Unido. En ambos, el 54% de sus ciudadanos se manifiesta partidario de continuar en la Unión, por un 46% que se agarra al 'leave'.

Ocho puntos de golpe en un año

Es significativa la evolución que se ha producido en el Reino Unido. En la encuesta End of Year de 2015, ya se vislumbraba el triunfo del Brexit: un 54% respaldaba la salida de la UE, frente a un 46% partidario de la permanencia. Ahora, el resultado es justo a la inversa. La opción del 'remain', en caso de que se produjera un segundo referéndum, gana ocho puntos de golpe. Un vuelco que casa con el impacto que produjo en el país la victoria por la mínima (51,9% frente al 48,1%) de la ruptura con Bruselas.

No solo en Gran Bretaña se ha incrementado el apoyo a continuar en la UE. Esa evolución se ha producido en la mayoría de los países. Así, el porcentaje de respaldo ha pasado del 78% al 80% en Irlanda, del 79% al 80% en España, del 72% al 75% en Alemania, del 65% al 68% en Francia, o del 58% al 60% en Italia.

El salto ha sido mucho mayor en otras naciones. En Dinamarca, el 61% se manifestaba a favor de la permanencia en 2015. Ahora, el 75% está en esa tesis. En Bélgica, el 67% de hace un año se ha convertido en un 74%. En Suecia, se ha pasado del 60% de respaldo al 71%.

En España, el apoyo a la UE es transversal y generalizado, pero sí se observa una mayor debilidad entre los ciudadanos más pobres y menos formados

En dos países, sin embargo, la alternativa de seguir en la UE ha perdido apoyos. En Finlandia, el 71% de finales del año pasado ha menguado hasta el 60%. Y en Grecia, muy castigada por la crisis y por las medidas de austeridad impuestas por la troika, el volumen de los partidarios de la permanencia ha bajado desde el 62% hasta el 54%.

Celia Maza. LondresCelia Maza. Londres

En España, los datos recabados por el Instituto DYM reflejan que el apoyo a UE en un posible referéndum es transversal y generalizado. La ventaja de los partidarios de seguir en el club europeo es superior a los 50 puntos en todos los tramos de edad: oscila entre los 54,6 puntos (56-65 años) y los 76,4 de los mayores de 76. Entre los jóvenes (16-25 años), la satisfacción con la Unión saca 63 puntos a la idea del abandono.

Dentro del gran apoyo existente en España, sí se puede observar cómo la opción de la permanencia en la UE presenta una debilidad relativa entre los individuos con menores ingresos —la ventaja a favor del 'remain' entre los ciudadanos con menos recursos es de 32,6 puntos, por los 77,6 de los que tienen ingresos medios-altos y los 72,6 de los de mayores rentas— y entre aquellos con menor formación. Así, entre los que tienen estudios primarios, el índice a favor de la permanencia (el porcentaje de los partidarios menos el volumen de los que optarían por la salida) es de 45 puntos, por los 90 que registran entre aquellos que disponen de estudios universitarios de grado superior.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios