Un 'acuerdo técnico' para pilotar Vistalegre destensa el choque entre Iglesias y Errejón
  1. España
las tres corrientes organizarán el congreso

Un 'acuerdo técnico' para pilotar Vistalegre destensa el choque entre Iglesias y Errejón

La carrera de los diferentes sectores de Podemos para hacerse con el control del partido arranca este domingo tras alcanzarse un acuerdo burocrático que frena la escalada de las tensiones

placeholder Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, el número dos, Íñigo Errejón (d), y el secretario de Organización, Pablo Echenique, durante la reunión del CCE. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, el número dos, Íñigo Errejón (d), y el secretario de Organización, Pablo Echenique, durante la reunión del CCE. (EFE)

La semana de mayor tensión en el seno de Podemos, con acusaciones de amenazas entre sectores, campañas públicas destapando "purgas" dentro del aparato madrileño y reproches cruzados entre referentes del pablismo y el errejonismo, se ha cerrado con un acuerdo de mínimos para configurar el equipo técnico encargado de organizar el congreso de Vistalegre II. Tres miembros del sector pablista, tres del errejonista y uno del anticapitalista formarán parte del grupo de siete personas que deberán pilotar el congreso, garantizando su neutralidad, velando porque se ajuste a los estatutos y se cumplan las reglas del juego (sistema de votación principalmente) que votarán los inscritos desde hoy. Una labor burocrática sin apenas carga política, pero que da buena cuenta del enconamiento de las posiciones internas para que su nombramiento centrase la mayor parte la reunión del consejo ciudadano estatal (CCE), el máximo órgano de decisión entre asambleas, celebrado este sábado.

Foto: Pablo Iglesias e Íñigo Errejón conversan en la reunión del consejo ciudadano. (EFE)

La configuración de este equipo técnico se negoció durante dos horas entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, que abandonaron la sala donde se celebraba el encuentro para discutirlo personalmente en un despacho contiguo. Tras casi dos horas encerrados a solas, se forjó el acuerdo y con ello se dio por finalizada la reunión del CCE. Todas las partes celebraron el acuerdo como un gran éxito y se autocomplacieron por su capacidad para conseguir un pacto de este tipo, a excepción de los anticapitalistas, que a través de su líder Miguel Urbán, cuestionaron la falta de proporcionalidad, al contar con tan solo un miembro, el economista Manuel Gari, persona cercana a la coordinadora andaluza, Teresa Rodríguez. La cuota oficialista está representada por el secretario de Organización, Pablo Echenique, Ana Domínguez y el diputado Juanma del Olmo, mientras que la errejonista corre a cuenta del destituido Sergio Pascual, Clara Serra y Pedro Palacio.

El enfrentamiento entre los diferentes sectores para hacerse con el control del partido en el próximo congreso estatal tendrá este mismo domingo su pistoletazo de salida en forma de campaña. Errejón ha puesto ya a funcionar toda su maquinaria electoral y, tras lanzar oficialmente su proyecto el pasado viernes en un acto en Madrid, hoy se trasladará a Barcelona para defender su hoja de ruta en un mitin junto a miembros de su sector en esta comunidad. Paralelamente, se celebrarán actos bajo el lema de su manifiesto "recuperar la ilusión" en Baleares, Valencia, Pontevedra, Santander, Toledo, Granada y Logroño, con la movilización de sus diputados afines y cargos orgánicos.

Pablo Iglesias, por su parte, lanzará su campaña en Madrid, también este domingo, haciendo gala de una clara demostración de fuerza. Junto a él, todos los pesos pasados de su sector: Irene Montero, Pablo Echenique, Carolina Bescansa, Rafa Mayoral, Juanma del Olmo, Juan Carlos Monedero, Manolo Monereo, Ione Belarra, Isabel Franco o Noelia Vera, además todos los secretarios generales autonómicos que lo apoyan, sin excepciones (Madrid, Galicia, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cantabria, Baleares y Canarias). Además de los cargos públicos y orgánicos que cerrarán filas en torno al líder de Podemos en un acto en la fundación Diario Madrid, donde prevé reunir a 400 simpatizantes de su proyecto, Iglesias contará con el respaldo del exJemad José Julio Rodríguez.

Tras la celebración del acuerdo técnico para la organización del congreso, los referentes de cada sector se lanzaron sin tregua a promocionar en redes sus proyectos como antesala de los actos presenciales que se celebrarán hoy. La primera batalla se centra en el sistema de votación para la renovación de los cargos orgánicos que someterá a referéndum entre las bases, y es que cada sector defiende su propia propuesta, con mayor o menor proporcionalidad.

Este jueves se celebró una reunión 'in extremis' con representantes de cada corriente para tratar de llegar a un consenso de mínimos que no llegó a cuajar. Unas posiciones encontradas que solo han logrado coger un mínimo de oxígeno este sábado. Además, Errejón ha logrado que no se cierre el censo, como venía reclamando desde hace días, para así poder realizar una campaña de inscripciones que atraiga a simpatizantes y, sobre todo, electores no registrados, pues sus tesis tendrían más fuerza entre ellos que entre los activistas y militantes.

La primera batalla se centra en el sistema de votación para la renovación de los cargos orgánicos que se someterá a referéndum entre las bases

La intensidad de la campaña interna se circunscribe al carácter "decisivo" con el que tanto Iglesias como Errejón han calificado el próximo congreso de febrero. El secretario general incluso se ha referido a Vistalegre II en clave de "refundación" del partido, mientras que el número dos de Podemos lo entiende como un momento "constituyente". En juego está la hoja de ruta del partido, con claras diferencias tácticas entre los dos proyectos, así como los nombres de las personas que se encargarán de pilotar la dirección durante los próximos tres años.

La capacidad de la candidatura que finalmente se imponga para integrar al sector que salga derrotado de esta asamblea está en el aire. Sin embargo, la escalada de las tensiones durante la última semana no ha dado señales de que así sea. Con la guerra ya instalada en el seno del grupo parlamentario en el Congreso, tras el lanzamiento de un manifiesto para recabar apoyos por parte del sector errejonista y otro por parte del anticapitalista, el choque irreconciliable lo protagonizaron el jueves el juez en excendencia y diputado por baleares Juan Pedro Yllanes y el fundador del partido Juan Carlos Monedero. El primero acusó al segundo de haberlo "amenazado" en el comedor del Congreso. Siempre según la versión de Yllanes, afín al número dos del partido, y que está realizando una intensa campaña por su proyecto político para Vistalegre II, Monedero le habría dicho: "Hasta febrero puedo decir cosas que a él le molestan pero que cuando todo vuelva al orden, tenga ojito con lo que digo".

El mensaje de denuncia fue difundido por el diputado por Baleares en su canal público de Telegram. Yllanes escribía: "Estas actitudes me parecen repugnantes y no van a impedir que siga dando mi opinión sobre qué Podemos necesitamos", y remataba: "No me callé en mi carrera judicial y no decidí participar en política para callarme". Varios referentes del sector errejonista salieron públicamente en su defensa. Entre ellos el exsecretario de Organización en Madrid y diputado regional Emilio Delgado, que criticó que "estos días hemos visto la expulsión de varias personas no alineadas con la dirección municipal de Podemos de la mesa de Ahora Madrid, ruedas de prensa con recursos del partido para impulsar propuestas del agrado del oficialismo, loas a la comisión de garantías (tal vez uno de los pocos consensos en Podemos sea precisamente la necesidad de reformar este órgano), y ahora esto".

Las tesis de la hipotética "purga" tras Vistalegre II no han sido calmadas con las llamadas de Iglesias en la reunión del CCE para evitar las corrientes internas

Con las expulsiones se refería a la carta abierta difundida por tres cargos orgánicos de Podemos en Madrid, dos de ellos con presencia en órganos estatales, denunciaban que la ejecutiva municipal que dirige el afín a Iglesias Jesús Montero, les había "purgado" de la mesa de coordinación de Ahora Madrid "por no compartir su sensibilidad política". En la mencionada carta, que ha sido difundida por otros referentes del errejonismo como la diputada Tania Sánchez, aseguran que la decisión se adoptó con el apoyo "de menos de la mitad de los miembros" de la ejecutiva municipal "por no compartir su sensibilidad política".

Las tesis de la hipotética "purga" tras Vistalegre II no han sido calmadas con las llamadas de Iglesias en la reunión del CCE para evitar las corrientes internas. El secretario general pidió a los críticos de cara al proceso asambleario que no se constituyan en bloques "ni en partidos dentro del partido" que llevarían a posturas "irreconciliables" tras Vistalegre II. En esta línea, el futuro político del propio Errejón es incierto. Iglesias ha afirmando que la reedición de sus funciones como portavoz parlamentario sería una decisión que debería tomar la futura dirección elegida en Vistalegre II, mientras que el sector Anticapitalistas, aliado táctico del pablismo, busca reemplazarlo en su cargo como secretario político para que lo ocupe un miembro de su sector, a cambio de un hipotético pacto con Iglesias, como ya ocurrió en las primarias madrileñas.

Vistalegre II Noticias de Podemos Pablo Iglesias Íñigo Errejón Unidas Podemos Ahora Madrid Baleares Juan Carlos Monedero Miguel urbán
El redactor recomienda