Ciudadanos se escora hacia el liberalismo tras el sí del Consejo General al nuevo ideario
  1. España
RUMBO A LA ASAMBLEA GENERAL DEL PARTIDO DE RIVERA

Ciudadanos se escora hacia el liberalismo tras el sí del Consejo General al nuevo ideario

El Consejo General da su visto bueno a los borradores del nuevo ideario, confirmando el adiós al "socialismo democrático" y a "ocupar el centro-izquierda" de cara a la gran asamblea de febrero

Foto: Ciudadanos se escora hacia el liberalismo tras el sí del Consejo General al nuevo ideario
Ciudadanos se escora hacia el liberalismo tras el sí del Consejo General al nuevo ideario

La nueva política española, que creció a marchas forzadas ante la inminente oportunidad de irrumpir en la vida pública gracias a un año y medio plagado de citas electorales, se asienta. Es el caso de Ciudadanos que, tras muchos meses posponiendo un necesario debate sobre la actualización de su ideario, dio el primer paso —y crucial— este sábado en Barcelona. El Consejo General de la formación que preside Albert Rivera —máximo órgano de gobierno entre asambleas— aprobó los borradores elaborados por la actual ejecutiva naranja, respaldando el adiós al “socialismo democrático” y a ocupar el “centro-izquierda no nacionalista”, recogidos en el ideario original por el que el partido se regía hasta este momento.

La nueva ponencia de valores, que suscitó un importante debate entre los 45 miembros del Consejo con capacidad de voto, terminó siendo aprobada con 34 a favor, 5 en contra y 2 abstenciones gracias a algunos retoques sobre el texto redactado inicialmente y en una votación a mano alzada. Momentos antes, el diputado en el Parlament de Cataluña, Sergio Sanz, defendía una enmienda a la totalidad al borrador que obtenía 20 votos a favor, 23 en contra y 2 en blanco, poniendo de manifiesto las discrepancias existentes en el Consejo General ante el divorcio de Ciudadanos con la socialdemocracia. Solo tres votos de diferencia.

El partido sacó la artillería pesada para defender el nuevo ideario de la mano del portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta, el vicesecretario general y diputado por Barcelona, José Manuel Villegas, y el propio presidente del partido. La versión oficial de la formación pasa por asegurar que este nuevo ideario “plasma” los principios y valores que Ciudadanos ha seguido en el último año y medio, adaptándose a las nuevas circunstancias tras un largo periodo de elecciones y ante su irrupción en prácticamente todo el territorio nacional. Y el Consejo General finalmente dio su visto bueno al giro ideológico que sitúa al partido como “constitucional, liberal, progresista y demócrata”. Aun así, las ponencias están abiertas a un periodo de enmiendas y no será hasta la asamblea general de febrero cuando se celebre la votación final que inaugurará la nueva era de los centristas.

En cuanto a la ponencia relativa a la estrategia, cuya principal novedad es la disposición a entrar en gobiernos que Ciudadanos no lidere a partir de 2019 cuando los resultados en las urnas así lo permitan, fue aprobada por asentimiento tras introducir dos modificaciones. La primera, relativa a Cataluña y la segunda en clave municipal, una cuestión secundaria hasta el momento por un partido que nació en un parlamento autonómico y al que las elecciones de mayo de 2015 volvieron a situar como indispensable en cuatro comunidades autónomas para garantizar la gobernabilidad. Sin embargo, la formación encabezada por Rivera está decidida a “marcarse como objetivo la construcción de proyectos políticos en el ámbito local que puedan ser una alternativa de gobierno sugestiva para la ciudadanía”, dando así un nuevo salto en sus líneas de actuación política y mirando directamente a algunos consistorios como el de Madrid y Barcelona.

Unos estatutos que refuerzan a Albert Rivera

El tercer borrador aprobado por el Consejo General este sábado fue el referido a la modificación de los estatutos del partido. Y de los cambios introducidos se puede deducir que el actual ‘aparato’ saldrá completamente reforzado si la asamblea general aprueba definitivamente el nuevo ‘reglamento interno’. Una de las grandes novedades mira directamente a la elección por primarias de la que tanto presume la formación de centro y que, sin embargo, se verá reducido en gran parte. Si hasta el momento los afiliados escogían a través de esta elección a los cinco primeros puestos de las listas electorales, el nuevo borrador —aún sujeto a cambios— prevé la elección por primarias de los candidatos a presidente del Gobierno de la Nación y de los autonómicos, así como los candidatos a las alcaldías de capitales de provincia y de las grandes ciudades. Es decir, las primarias pasarán de elegir a cinco candidatos a los números uno. El objetivo, según el partido, es permitir a los afiliados elegir a los líderes que después configurarán su equipo para asegurar la cohesión del mismo.

Los nuevos mecanismos de expulsión de afiliados también prevén una mayor dureza que, con toda seguridad, será debatida en clave interna. Según el texto preliminar, “la creación o participación en corrientes de opinión que sean contrarias a los intereses del partido en su conjunto” será considerado como falta grave y motivo suficiente para proceder a la expulsión, con el fin de combatir los “submarinos” existentes en la formación que solo pretenden generar inestabilidad.

La eurodiputada y exmiembro del comité ejecutivo, Carolina Punset, denunciaba recientemente en una entrevista en este diario la “falta de democracia interna” en el seno de Ciudadanos. En esa misma línea, El Confidencial publicó la existencia de un importante grupo de afiliados —en torno a 400 y presentes en 12 CCAA— constituidos en un grupo de trabajo llamado TransC’sparencia que denuncia la “necesidad de regenerar” la formación para recuperar sus valores originarios. De hecho, los firmantes del manifiesto que ponen contra las cuerdas los estatutos actuales del partido y sus órganos de control, trabajan para proponer una alternativa estatutaria en la gran asamblea general.

Albert Rivera Ciudadanos Liberalismo Socialdemocracia Nacionalismo Carolina Punset
El redactor recomienda