PARA LA NUEVA HOJA DE RUTA

La guerra Iglesias-Errejón llega al Congreso: solo 30 diputados siguen las tesis de Pablo

Varios diputados afines a Iglesias o independientes han acabado posicionándose a favor del número dos, mientras crece la brecha que se inició con la destitución del secretario de Organización

Foto: El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, abandona el hemiciclo. (EFE)
El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, abandona el hemiciclo. (EFE)

La toma de posiciones entre los diferentes sectores de Podemos de cara al congreso estatal de Vistalegre II ha llegado al grupo parlamentario en el Congreso, uno de los principales espacios para medir las distintas fuerzas, al representar las caras más mediáticas y visibles del partido. Una quincena de diputados ya se han adherido al manifiesto promovido por el sector errejonista, limitando a menos de una treintena los alineados con las tesis del secretario general. Y es que de los 71 diputados con los que irrumpió Unidos Podemos en la Cámara Alta tras las elecciones del 26-J, solo 46 pertenecen a la formación (el resto son de Izquierda Unida o de las formaciones integradas en las confluencias, como Compromís y Anova). Además, otros diputados, como Nagua Alba, también secretaria general de Podemos Euskadi, o el catalán Raimundo Viejo, no se han sumado al mencionado manifiesto, pero difieren de la hoja de ruta promovida por Iglesias.

Entre los apoyos al proyecto que defiende el secretario político, destacan los del responsable de internacional, Pablo Bustinduy, Alberto Montero, Eduardo Maura, Sergio Pascual o Juan Pedro Yllanes. Este último ha justificado su adhesión “para que no me quiten la ilusión cavando trincheras”, en referencia al concepto empleado por Iglesias para definir el papel de oposición de Podemos durante esta legislatura. Asimismo, añade que lo hace “para que las promesas de democracia interna y transparencia no se difuminen, para traer al proyecto a los que todavía no están y para reforzar el debate de ideas y no el de personas”. Una carga de confrontación con el modelo del secretario general superior a la que se recoge en el propio texto del manifiesto.

De los 71 diputados con los que irrumpió Unidos Podemos en el Parlamento tras el 26-J, 25 pertenecen a Izquierda Unida y otras fuerzas

La crisis en la ejecutiva madrileña provocada por la dimisión de cargos afines a Errejón el pasado mes de febrero, y que finalmente desembocó en la destitución del secretario de Organización Sergio Pascual, ya provocó una pequeña fractura en el grupo que se ha ido ensanchando. Varios diputados afines a Iglesias han acabado posicionándose a favor del número dos, como Tania Sánchez o Miguel Vila, al igual que otros con un perfil independiente y más técnico, como el del propio juez en excedencia Juan Pedro Yllanes. Una brecha que se volvió a agrandar cuando algunos de ellos se posicionaron a favor de la candidata errejonista en las primarias madrileñas, Rita Maestre, o participaron directamente en la lista.

La diputada Tania Sánchez y la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre. (EFE)
La diputada Tania Sánchez y la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre. (EFE)

Estos últimos movimientos provocaron que la diputada Tania Sánchez perdiese sus responsabilidades al frente de la portavocía del grupo parlamentario en la comisión de Defensa del Congreso y la portavocía adjunta en la de Economía. Otra de las consecuencias fue que Pablo Iglesias cesara a dos de sus colaboradoras en su equipo por haber participado en la preparación de la campaña lanzada por Rita Maestre.

El posicionamiento en las batallas internas suele tener consecuencias en la mayoría de partidos, puesto que los vencedores de estos procesos prefieren rodearse luego de sus afines para sacar su hoja de ruta adelante. Una realidad de la que no está exento Podemos. El caso más reciente es el madrileño, donde compitieron el actual secretario autonómico, Ramón Espinar, y el portavoz del grupo en la Asamblea de Madrid, José Manuel López. Tras la derrota de la lista que integraba este último, el recién elegido secretario autonómico defendió que se echase a un lado, para dar paso a un nuevo portavoz más cercano a su proyecto para el partido. López se ha resistido y su caso todavía está pendiente de resolución en la ejecutiva, que quiere evitar un cese no pactado.

Varios diputados afines a Iglesias han acabado posicionándose a favor de Íñigo Errejón, como Tania Sánchez o Miguel Vila y otros independientes

El caso de López ha generado fantasmas en el Congreso. El sector afín a Errejón teme que, si finalmente se impone Pablo Iglesias en Vistalegre II, pueda destituir al número dos en la portavocía del grupo parlamentario. Echenique ya advirtió esta semana que “no estamos aquí para mantener estructuras inmutables” y defendió que la flexibilidad “no tiene que ser ningún drama en Podemos, gane quien gane, y creo que lo mismo tiene que pasar en todos los grupos parlamentarios". De manera un tanto ambigua, matizó que Errejón está desarrollando un “muy buen trabajo”, a pesar de lo cual aseveró que posiblemente “en algún momento habrá cambios”.

La rotación de los cargos más representativos, principalmente de las portavocías, es una de las máximas del sector anticapitalista que lleva a los afines a Errejón a justificar sus temores. En Madrid, el pacto entre pablistas y errejonistas para las primarias autonómicas ya se definió con un reparto en este sentido, mientras que en la asamblea regional se impuso asimismo un modelo de rotación de responsabilidades.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios