CRISIS EN LA CASA SOCIALISTA

El PSOE impone las multas de 600 euros a los 15 diputados que votaron no a Rajoy

El secretario general del grupo comunica a los parlamentarios díscolos, en mitad del puente de la Constitución, la resolución de la sanción y abre la posibilidad de recurso

Foto: Los diputados Odón Elorza y Margarita Robles, el pasado 29 de noviembre en el pleno del Congreso. (EFE)
Los diputados Odón Elorza y Margarita Robles, el pasado 29 de noviembre en el pleno del Congreso. (EFE)

En medio del largo puente de la Constitución. Así ha decidido la dirección del Grupo Socialista comunicar la imposición de las multas de 600 euros a los 15 diputados que no se abstuvieron en la segunda votación de investidura de Mariano Rajoy, el pasado 29 de octubre. Una sanción que llega más de un mes después, por tanto, de que se produjera la ruptura de la disciplina de voto.

La carta a los 15 parlamentarios díscolos, a la que tuvo acceso El Confidencial [en PDF], llegó a sus correos electrónicos a las 19:29 de este miércoles, firmada por el secretario general del grupo, el andaluz Miguel Ángel Heredia. En el escrito, el dirigente señala que el presidente del comité de disciplina, el conquense Luis Carlos Sahuquillo, remitió a la cúpula socialista en el Congreso el informe en el que justificaba la imposición de la sanción de 600 euros a los díscolos, al amparo del artículo 33 del reglamento interno del grupo [aquí en PDF]. Fue Sahuquillo el que recibió las alegaciones de los 15 diputados que votaron no el 29 de octubre y el que redactó ese informe. La dirección del partido en la Cámara Baja ha acabado haciendo lo que se esperaba: fijar la máxima multa posible y prevista por una indisciplina.

"No obstante, pongo en tu conocimiento que contra esta resolución cabe la posibilidad de formular recurso en el plazo de siete días ante el comité permanente [el órgano que reúne a la dirección del grupo y a los portavoces de comisión] en los términos previstos en el artículo 34 del vigente reglamento de régimen interno —remacha Heredia—. Transcurrido el plazo establecido sin haber formulado alegaciones, la sanción será firme". Ya está confirmado que no recurrirán la resolución del expediente los siete representantes del PSC. El partido hermano está sumergido en una negociación con el PSOE para abordar analizar sus relaciones políticas y orgánicas.

Sahuquillo escribió su informe a los pocos días de recibir las alegaciones. Pero la dirección ha tardado en comunicar la multa. Primero, porque la gestora tenía que resolver antes los castigos políticos. O sea, el apartamiento de sus cargos a algunos de aquellos que desobedecieron el mandato del comité federal del 23 de octubre. Y después también jugó una cuestión de oportunidad: la cúpula socialista en el Congreso, capitaneada por su presidente-portavoz, Antonio Hernando, quería buscar el mejor momento, y dejar pasar un cierto tiempo para enfriar las cosas dentro del propio grupo.

Entre las razones, está claro que ha operado esta otra: la ocasión de menor intensidad informativa, como lo es este largo puente de la Constitución, con muchos españoles de descanso y con la actividad política ralentizada después de los actos conmemorativos del 38º aniversario de la Carta Magna.

Tres 'paquetes' distintos

Los 15 parlamentarios que no se abstuvieron en la sesión del 29 de octubre se pueden subdividir en tres 'paquetes'. De un lado, los siete representantes del PSC —Meritxell Batet, Manuel Cruz, Mercè Perea, Pepe Zaragoza, Lídia Guinart, Joan Ruiz y Marc Lamuà—, que obedecieron la directriz del 'consell nacional' del partido hermano, reunido dos días después del comité federal del PSOE, al que pertenece y en el que vota. De otro, las dos independientes fichadas por Pedro Sánchez para las generales, la exmagistrada del Tribunal Supremo Margarita Robles y la comandante en retiro Zaida Cantera. Y, por último, seis militantes del PSOE de distintas circunscripciones: Susana Sumelzo (Zaragoza), Odón Elorza (Guipúzcoa), Rocío de Frutos (Ourense), Luz Martínez Seijo (Palencia) y los dos representantes de Baleares, Sofía Hernanz y Pere Joan Pons.

Los ocho díscolos que no pertenecen al PSC llevan ya tiempo conectados entre sí por un grupo de WhatsApp —'Los del NO', se llama— y esta tarde comenzaron a informarse unos a otros de la imposición de la multa por parte de la dirección del grupo a través de este canal de mensajería instantánea. Algunos de los afectados, de hecho, se habían enterado cuando recibieron la llamada de este periódico, porque no habían abierto su correo electrónico y visto el escrito de Heredia.

La multa genera un "gran malestar" entre los ocho diputados que no son del PSC, por haberse hecho "de tapadillo" y sin motivación. Piensan recurrir

"Ha generado un gran malestar. No nos han gustado ni las formas, en plena víspera de puente, a las siete y media de la tarde y de tapadillo y con poca valentía, ni tampoco el fondo, porque la carta de Heredia carece de toda motivación, no da ningún tipo de razón, así que estamos considerando seriamente la posibilidad de recurrir", manifiesta uno de los afectados, en nombre de los ocho parlamentarios. Estos justificaron en su momento que habían roto la disciplina de voto por "coherencia" y "compromiso" con los votantes, y también porque obedecieron a su "conciencia".

Los 15 diputados socialistas díscolos (de izqda. a dcha. y de arriba a abajo): Margarita Robles, Susana Sumelzo, Odón Elorza, Rocío de Frutos, Zaida Cantera, Meritxell Batet, Joan Ruiz, Mercè Perea, Manuel Cruz, José Zaragoza, Lídia Guinart, Marc Lamuà, Pere Joan Pons, Sofía Hernanz y Luz Martínez Seijo. (EFE)
Los 15 diputados socialistas díscolos (de izqda. a dcha. y de arriba a abajo): Margarita Robles, Susana Sumelzo, Odón Elorza, Rocío de Frutos, Zaida Cantera, Meritxell Batet, Joan Ruiz, Mercè Perea, Manuel Cruz, José Zaragoza, Lídia Guinart, Marc Lamuà, Pere Joan Pons, Sofía Hernanz y Luz Martínez Seijo. (EFE)


Fuentes próximas a Hernando niegan que se haya actuado con "saña". "Es la multa habitual en los casos en los que no se respeta la decisión del grupo a la hora de votar", subrayan, sin dar más importancia a la resolución del expediente disciplinario, contra la que no impugnarán finalmente los diputados del PSC. "Estaba claro desde el principio, y no tiene sentido removerlo más", confesaba esta tarde uno de ellos. "A fin de cuentas, nosotros no rompimos la disciplina de voto, seguimos la que nos ordenó el PSC. Ya lo explicamos en la alegación común que presentamos los siete", abundaba otro representante catalán.

El grupo subraya que es la multa "habitual" en casos de indisciplina. Los siete representantes del PSC no tienen previsto impugnar la decisión

En paralelo a la tramitación de este expediente, que se ha alargado más de un mes, la gestora se encargó de la remodelación del grupo. Sacó de la dirección del grupo a Sofía Hernanz y Meritxell Batet, relevó de sus puestos a algunos de los más fieles al ex secretario general (Susana Sumelzo, Luisa Carcedo, Óscar López o Adriana Lastra), pero no arrebató sus portavocías a los representantes catalanes, precisamente porque Ferraz entendía que el canal de comunicación con el PSC discurre por otra vía distinta. La cúpula que preside Javier Fernández también decidió no abrir por el momento expediente informativo —que podría acarrear la expulsión del grupo o del partido— a los díscolos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios