Es noticia
Menú
El juez sienta en el banquillo al pequeño Nicolás por hacerse pasar por enviado del Rey
  1. España
viaje a ribadeo

El juez sienta en el banquillo al pequeño Nicolás por hacerse pasar por enviado del Rey

El titular del Juzgado número 2 de Madrid impone al joven una fianza de 81.000 euros para afrontar las responsabilidades derivadas de los delitos que se le imputan

Foto: Francisco Nicolás Gómez Iglesias.
Francisco Nicolás Gómez Iglesias.

El titular del Juzgado número 2 de Madrid, Arturo Zamarriego, ha acordado la apertura de juicio oral contra Francisco Nicolás Gómez Iglesias por los delitos de usurpación de funciones públicas, falsedad documental y cohecho activo en el marco de la pieza separada que investiga el viaje del joven a Ribadeo, donde se hizo pasar por representante de la Casa Real y de Vicepresidencia del Gobierno. En el mismo auto que ordena sentar en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid a Gómez Iglesias, el magistrado dispone también la apertura de juicio contra los dos policías locales que le acompañado en el periplo, Jorge González Hornillos y Carlos Pérez López Dávila, a los que acusa de los mismos delitos.

El magistrado, que retira la imputación contra González Hormigos en relación al delito de malversación de caudales públicos que también se le achacaba y la que había contra los tres por estafa, establece que los imputados deben presentar una fianza para hacer frente a las responsabilidades pecuniarias que puedan imponérsele finalmente en la sentencia. La cifra, que varía sustancialmente en función de los ingresos que prevé que tienen cada uno, la establece el juez en 81.000 euros para Gómez Iglesias y 4.500 para cada uno de sus compañeros de viaje. Todos ellos deben desembolsar el dinero en el plazo de 24 horas. De lo contrario, el Juzgado decretará el embargo de bienes por esas mismas cantidades establecidas.

Foto: Francisco Nicolás Gómez Iglesias. (EFE)

El auto de apertura de juicio oral lo ha firmado el juez después de retirar el pasaporte a Gómez Iglesias como reclamaba la acusación particular representada por la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU), que se opuso a la petición de la formación política Podemos de solicitar la prisión provisional para el joven a pesar de que ambas acusaciones cuentan con la misma defensa letrada. La petición del partido dirigido por Pablo Iglesias tuvo lugar tras el escrito de acusación de la Fiscalía, que pidió siete años de cárcel para el principal acusado. Podemos entendía que esta pena podía conllevar que el joven huyera ante el temor de ingresar entre rejas. No fue así de hecho, ya que el imputado se personó voluntariamente tras ser requerido por Zamarriego para valorar la medida que reclamaba Podemos.

El juez considera que de su instrucción se concluyen indicios suficientes para sentar en el banquillo a Gómez Iglesias por organizar en agosto de 2014 un viaje a Ribadeo "haciéndose pasar por representante de la Casa Real y de la Vicepresidencia del Gobierno". Según el magistrado, el chico "contactó con el empresario Jorge Cosmen con el fin de concertar una reunión" en el restaurante San Miguel de la localidad lucense el 13 de agosto del mencionado año. Para preparar la cita, contactó con González Hornillos, destinado en el grupo de escoltas de la Policía Municipal de Madrid, "le explicó su propósito de hacerse pasar por un cargo público" y le pidió "que proporcionar los medios policiales necesarios para aparentar el carácter oficial de la reunión".

En paralelo, llamó a Pérez López Dávila, también policía municipal, para que acudiera en la simulada comitiva a modo de escolta. Ambos funcionarios aceptaron la propuesta a cambio de una retribución acordada previamente, según relata el auto de apertura de juicio oral dictado por Zamarriego, que explica que Gómez Iglesias alquiló "cuatro vehículos de alta gama con sus respectivos conductores y confeccionó en su ordenador personal dos acreditaciones mendaces del Ministerio del Interior". "También realizó varias llamadas al Ayuntamiento y a la Policía Local de Ribadeo en las que, tras identificarse como representante de la Casa Real y de Vicepresidencial del Gobierno, les anticipó la reunión con el empresario, advirtiéndoles de que a la misma acudiría una personalidad cuya identidad no podía revelar por razones de seguridad nacional". Al dueño del restaurante, sin embargo, sí le anunció que al almuerzo acudiría su majestad el rey Felipe VI.

Foto:

La fingida comitiva salió de Madrid a las cinco de la madrugada del 13 de agosto de 2014. Un Audi A6, un BMW 7, un Audi A8 y un Citröen C5 conformaban la 'cabalgata' conformada por Gómez Iglesias, los dos policías locales y los conductores de los automóviles, que llevaban indicativos luminosos propios de las fuerzas de seguridad aportados por el policía municipal González Hornillos, quien también había cogido prestados de las dependencias del consistorio auriculares de oreja y aparatos de transmisión. De camino a Ribadeo, todos pararon en una gasolinera y presumieron ante los dependientes de armas y acreditaciones del Ministerio del Interior.

Una vez en la localidad lucense, fueron escoltados por la Policía Local, que había dispuesto un vehículo y dos motos para asegurar el camino a la comitiva liderada por Gómez Iglesias, según relata también el auto del juez Zamarriego, que indica que una vez en el restaurante los visitantes fueron recibidos por un "numeroso grupo de vecinos encabezados por el alcalde, Fernando Suárez, quien expresó su sorpresa al constatar la ausencia de su majestad Felipe VI". Durante la comida, continúa el instructor, los policías municipales, "equipados con intrauriculares de oreja, simularon realizar funciones de seguridad".

El titular del Juzgado número 2 de Madrid, Arturo Zamarriego, ha acordado la apertura de juicio oral contra Francisco Nicolás Gómez Iglesias por los delitos de usurpación de funciones públicas, falsedad documental y cohecho activo en el marco de la pieza separada que investiga el viaje del joven a Ribadeo, donde se hizo pasar por representante de la Casa Real y de Vicepresidencia del Gobierno. En el mismo auto que ordena sentar en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid a Gómez Iglesias, el magistrado dispone también la apertura de juicio contra los dos policías locales que le acompañado en el periplo, Jorge González Hornillos y Carlos Pérez López Dávila, a los que acusa de los mismos delitos.

El redactor recomienda