encabezan la manifestación del 'telemarketing'

Unidos Podemos calienta motores en la calle hacia una huelga general contra los recortes

Iglesias, en la cabeza de la manifestación con el resto de dirigentes de su formación, ha abogado por derogar las dos últimas reformas laborales que "merecieron sendas huelgas generales"

Foto: Los dirigentes de Unidos Podemos sostienen la pancarta de cabecera durante la manifestación de la huelga de 'telemarketing'. (I.G.)
Los dirigentes de Unidos Podemos sostienen la pancarta de cabecera durante la manifestación de la huelga de 'telemarketing'. (I.G.)

Las cúpulas dirigentes de Podemos e Izquierda Unida, entre quienes se encontraban Pablo Iglesias, Alberto Garzón, Íñigo Errejón o Rafa Mayoral, han sostenido la pancarta de cabecera durante la manifestación del sector del 'telemarketing', coincidiendo con una jornada de huelga convocada por los principales sindicatos. Un ensayo general de la estrategia de movilización que defienden para combatir en las calles al Gobierno del PP. En su horizonte, se encuentra la convocatoria de una huelga general contra los recortes y la precariedad laboral de la clase trabajadora, sobre la que Unidos Podemos ya ha mantenido conversaciones con las organizaciones sindicales. Con todo, su papel sería el de "acompañar y apoyar" a los sindicatos en esta hipotética huelga general, para la que se barajan los meses de primavera.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha abogado al inicio de la marcha celebrada este mediodía en Madrid, que definió como el ejemplo de la "oposición social al PP", por derogar las últimas dos reformas laborales. "Ambas merecieron sendas huelgas generales", recordó. Para el dirigente de la formación morada, estas dos leyes contribuyeron a fomentar la precariedad laboral y no han reducido las tasa de paro, por lo que ha subrayado la necesidad de una nueva reforma laboral que "asegure el poder adquisitivo de los salarios" para reforzar el consumo de los sectores populares y recuperar así la economía y los derechos sociales.  

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha dejado claro su firme apoyo "a todos los trabajadores en lucha contra la precariedad y por unas condiciones de vida digna", tanto por solidaridad como porque su organización será un fiel "aliado". Garzón ha vaticinado que la presente legislatura estará marcada por la movilización social, debido a que continuarán los recortes. "El PP va a continuar su hoja de ruta" y, en ese contexto, ha avanzado que "sí o sí" la gente saldrá a la calle. Su papel será volcarse para que estas movilizaciones no sean solamente espontáneas, sino organizadas y "con un propósito común".

En la hoja de ruta que maneja IU, al igual que el sector pablista de Podemos, se defenderá que todas estas luchas sectoriales, en las que se están involucrando directamente, "puedan ir convergiendo en una lucha a gran escala para evitar los recortes". En palabras del líder de IU, "nosotros vamos a trabajar para que la movilización pueda ser exitosa para paralizar los recortes".

Giro identitario hacia la clase obrera

La estrategia de priorizar las calles a las instituciones coincide también con el giro identitario que Pablo Iglesias pretende dar a su formación en el próximo congreso de Vistalegre II para convertirse en un partido de clase obrera, más allá de las clases medias. Sin embargo, esta propuesta del líder de Podemos para 'obrerizar' el partido, y resucitarlo como una organización de clase y con el foco puesto en la lucha de clases, choca directamente con la noción de transversalidad que defiende su número dos, Íñigo Errejón

El sujeto social del que Iglesias quiere nutrir Podemos, convirtiéndolo en una herramienta adaptada al obrerismo, tanto en el tono como en el discurso y la estética, además de representar sus aspiraciones, "marcará Vistalegre", como avanzó la pasada semana durante la presentación del libro 'La clase obrera no va al paraíso' (Akal). Desde su punto de vista, "debemos apostar por la noción de transversalidad que se construya en lo popular", en lugar de en las clases medias. Y es que, según defiende, sus "aspiraciones son diferentes" y las lograrían capitalizar mejor el resto de ofertas electorales, reconociendo así el carácter electoralista de esta propuesta, que supondría un giro de 180 grados en la identidad de la formación.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios