Gobierno navarro y pnv se manifiestan el sábado

El nacionalismo toma la calle en Alsasua para evitar el juicio por terrorismo

Con apoyo directo del Ejecutivo foral y del PNV y con el tácito del ayuntamiento: el sábado, los guardias civiles verán recorrer las calles una marcha en defensa de sus agresores

Foto: Vecinos y amigos de los detenidos exigen su absolución y el archivo del caso. (EFE)
Vecinos y amigos de los detenidos exigen su absolución y el archivo del caso. (EFE)

Apenas un mes después, Alsasua albergará de nuevo este sábado una manifestación contra "los montajes” que han acompañado a la brutal agresión a dos guardias civiles fuera de servicio y sus respectivas parejas por su condición de agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado. La primera movilización, organizada por el entorno radical, alimentó el odio contra este cuerpo y su “montaje policial” para “sobredimensionar” unos hechos que el entorno radical limita a una trifulca callejera a altas horas de la madrugada. Ahora, con el impulso institucional, la marcha dará cuerpo a la protesta contra el supuesto montaje judicial cometido por la Audiencia Nacional con su decisión de enjuiciar los hechos como un delito de terrorismo en concurso de lesiones, atentado y delito de odio.

Esta manifestación contará con el protagonismo de las instituciones navarras, que se manifestarán junto a los ciudadanos de Alsasua en defensa de los nueve jóvenes que han sido procesados por la jueza instructora de la causa, Carmen Lamela, que ya ha concluido la investigación sobre la agresión que tuvo lugar el pasado 15 de octubre en este pueblo navarro. Esta nueva movilización social, liderada por el ayuntamiento y a la que se ha sumado el Gobierno Foral, se enmarca dentro de la estrategia puesta en marcha por el nacionalismo con el objetivo de presionar a la Justicia en la calle para que se despoje del delito de terrorismo a los hechos y sean instruidos en un juzgado de Pamplona.

El PNV ha activado todos los altavoces a nivel político e institucional para lograr que la agresión a los dos agentes no sea juzgada como un delito de terrorismo

Desde que la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional dio plena legitimidad al relato de los guardias civiles apaleados por un amplio grupo de radicales y enmarcó la agresión en un delito de terrorismo, el nacionalismo ha activado todos sus altavoces a nivel político e institucional, tanto en Navarra como en Euskadi, en defensa de los detenidos, que se enfrentan a penas de prisión de entre 10 y 15 años (además, dos menores que participaron en la agresión han sido puestos a disposición del Juzgado Central de Menores). Los gobiernos de ambas comunidades y los primeros espadas del PNV y Geroa Bai, la marca ‘jelzale’ en Navarra, han censurado duramente la “barbaridad” y la “exageración” judicial contra los detenidos, dejando entrever la existencia de intereses políticos tras la actuación de la Audiencia Nacional. A este respecto, la presidenta de la Comunidad Foral, Uxue Barkos, ha puesto en duda que se garantice la “seguridad jurídica y física” de los arrestados, de edades comprendidas entre 19 y 24 años, e incluso ha afirmado que calificar la agresión como un delito de terrorismo es una “afrenta” a las víctimas de ETA.

El nacionalismo toma la calle en Alsasua para evitar el juicio por terrorismo

Para guardar las formas, el ayuntamiento ha convocado la manifestación con el ambiguo lema de ‘Alsasua’ para, supuestamente, denunciar la “imagen que se ha trasladado de nuestro municipio, la cual nada tiene que ver con la realidad, así como con la información privada de jóvenes y menores aparecida en los medios”. Así se refleja en la declaración institucional aprobada el pasado día 16 de noviembre, que llama a secundar una marcha silenciosa que se iniciará a las 13:00. Pero poco habrá en la calle de esa reivindicación de Alsasua como “un pueblo trabajador” y “diverso que sabe convivir en esa diversidad que concibe como una riqueza”, según ha razonado el alcalde, Javier Ollo, de Geroa Bai, para justificar esta convocatoria.

La reciente declaración institucional del Ayuntamiento de Alsasua ni condena ni denuncia el acto violento y asume el “sobredimensionamiento” de los hechos

Más allá de reclamar unos valores como pueblo, la marcha alimentará la denuncia de la actuación policial y judicial. Y todo en un clima de enorme tensión en el pueblo. La convivencia, según aseguran algunos vecinos, está siendo muy difícil en los últimos días, a raíz del procesamiento de los nueve jóvenes, siete de los cuales permanecen en prisión. El Ayuntamiento de Alsasua ha ido acrecentando sus críticas con el paso del tiempo. En su último pronunciamiento, la declaración institucional aprobada en pleno el 16 de noviembre, ni siquiera se condena o denuncia la agresión, algo que sí ocurría en el texto aprobado por la Junta de Portavoces tras los hechos (en todo caso, en aquel documento de octubre ya se plasmaba una contundente crítica por la “masiva presencia” de la Guardia Civil, que “no ayuda a crear un clima de convivencia”). Pero ahora no hay cabida para los términos condena o denuncia, y el consistorio se limita a “expresar nuestra solidaridad con todas las personas que se han visto afectadas a partir de unos hechos que entendemos nunca debieron ocurrir, y por extensión al pueblo de Alsasua, al que queremos agradecer la actitud mostrada ante tales hechos”. Asimismo, hace suyo el sentir de las familias de los detenidos, que se encuentran “indefensas, desamparadas y muy preocupadas por el futuro de sus hijos”.

Con sus actos y declaraciones, el nacionalismo vasco busca elevar la presión en todos los ámbitos para que la causa se derive al Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona, donde comenzó la instrucción y donde figura el informe de la Policía Foral. Para ello, pone en valor consideraciones como la del exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, quien estima que se ha dado una “sobreactuación judicial”. Además, la actuación judicial ha servido de excusa al PNV para dar realce a su exigencia de la salida de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de Euskadi. En este sentido, el exalcalde de Alsasua en la pasada legislatura y actual parlamentario navarro de Geroa Bai, Unai Hualde, ha acusado a la Guardia Civil de querer convertir este pueblo en la “franja de Gaza”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios