UN TEXTO DE 71 PÁGINAS

PNV y PSE pactan una reforma "legal" del Estatuto y debatir sobre el derecho a decidir

El texto, aprobado por unanimidad de los dos partidos subraya que la ponencia que estudie la mejora del autogobierno tendrá listo un borrador en ocho meses que respete el "ordenamiento jurídico"

Foto: La secretaria general del PSE, Idoia Mendia charla con el lehendakari, Iñigo Urkullu, en octubre de 2014. (EFE)
La secretaria general del PSE, Idoia Mendia charla con el lehendakari, Iñigo Urkullu, en octubre de 2014. (EFE)

La nueva legislatura en Euskadi, que arrancará este jueves con la investidura de Iñigo Urkullu como lehendakari por un segundo mandato, alumbrará una reforma del Estatuto de Gernika de 1979. Ese es el objetivo plasmado en el acuerdo de gobierno de PNV y PSE y recogido en el documento de 71 páginas [aquí en PDF] y que este lunes aprobaron por unanimidad los máximos órganos de las dos formaciones. Pero esa modificación del texto estatutario se hará "dentro del ordenamiento jurídico". No habrá, por tanto, desafíos a la legalidad constitucional (como sí ocurre en Cataluña). Se abrirá otra vez una ponencia en el Parlamento vasco en la que se podrá debatir, incluso, de dos cuestiones muy espinosas para los socialistas, el "reconocimiento de Euskadi como nación" y el "reconocimiento del derecho a decidir". 

PNV y PSE se comprometen a promover la "necesaria actualización del pacto estatutario vasco", y se articulará a través de esa ponencia en la Cámara de Vitoria, que recabará y se hará cargo de toda la documentación que se generó, en un foro semejante, la pasada legislatura, y que se cerró sin acuerdo de los grupos. Se debatirán en ella "todas las cuestiones y aportaciones relativas a la actualización del autogobierno" que presenten los grupos y las que añadan los expertos y entidades que puedan ser convocados al Parlamento. PNV y PSE, eso sí, defenderán en esa ponencia sus respectivos "postulados y planteamientos" en esta materia, sin que ambos lleven una posición conjunta. Este órgano de la Cámara acordará finalmente la fórmula más adecuada para la elaboración de un "borrador de texto articulado que enuncie una reforma del Estatuto de Gernika, respetando el ordenamiento jurídico". Un borrador que deberá ser redactado "en el plazo estimado de ocho meses desde su encomienda" y será tramitado como una proposición de ley en el Parlamento autonómico, "siguiendo las normas y procedimientos jurídico-legales vigentes y los establecidos en el reglamento". 

[Consulte aquí en PDF el acuerdo de gobierno de PNV y PSE]

El documento de consenso entre los dos partidos explicita que en la ponencia abordará distintas cuestiones relativas al autogobierno que "quieran ser planteadas por los grupos". Y entre ellas PNV y PSE citan el "reconocimiento de Euskadi como nación" y el "reconocimiento del derecho a decidir del pueblo vasco y su ejercicio pactado en un marco de negociación y acuerdo dentro del ordenamiento jurídico vigente en cada momento". Los socialistas vascos han venido defendiendo que admiten que Euskadi sea una nación, pero entendida en un sentido cultural, histórico o lingüístico, y no concebida desde un punto de vista político, como un Estado. 

El texto recoge el reconocimiento de Euskadi como nación y del derecho a decidir como cuestiones a discusión que podrán ser planteadas por los grupos

Este domingo, antes de conocerse la textualidad del documento, la dirección del PSE incidía asimismo en que el partido no abogará por el derecho a decidir, y que se recoge como una cuestión que se debatirá en la ponencia, planteada por los grupos que quieran, y sin que tenga por qué salir adelante. Ferraz ya conocía el contenido desde esta mañana, antes incluso de que trascendiera a los medios y antes de que el portavoz de la gestora, Mario Jiménez, hiciera declaraciones en Cuatro sobre las 13.20 horas sin demostrar alarma por el pacto, por lo que el PSOE valida a priori lo suscrito por las dos fuerzas. 

PNV y PSE pactan una reforma "legal" del Estatuto y debatir sobre el derecho a decidir

Consulta sí, pero legal

En todo caso, el acuerdo contempla, como otras materias a discusión, la reforma de la Constitución para "ampliar las potencialidades del autogobierno vasco" y "blindar" el ámbito competencial, la extensión de derechos y deberes de los vascos, la definición del modelo institucional de Euskadi, la "identificación clara" de sus competencias, las relaciones económicas y financieras sobre la base del "respeto mutuo" y garantizadas a través del sistema del Concierto, las relaciones interterritoriales con Navarra y con la futura institución única que aglutine a los territorios vascos en suelo francés, la promoción del euskera, el mantenimiento de la cláusula de reserva de los derechos históricos en la Constitución y el Estatuto y un "sistema concertado de garantías que impida la modificación unilateral del nuevo pacto político alcanzado". Una vez que la nueva Carta Magna de Euskadi sea aprobada, será sometida a referéndum ciudadano. Consulta sí, pero legal. 

Los dos partidos juzgan que hacen falta mecanismos de defensa del autogobierno y el cumplimiento del Estatuto con el traspaso de las materias pendientes

Este capítulo, el de la profundización del autogobierno, el más delicado para el PSOE, es el último que se recoge en el documento, y ocupa 10 de las 17 páginas del mismo. Una parte que viene prologada por una "reflexión" sobre el actual Estatuto. Ambas formaciones valoran "positivamente" lo que Gernika ha supuesto "y sigue suponiendo" como "instrumento de vertebración de la convivencia democrática en Euskadi y como fuente de bienestar para la ciudadanía". Ha sido, pues, una "experiencia de éxito". Por eso apuestan por abordar, en esta XI Legislatura "un proceso de actualización del autogobierno que garantice el encaje jurídico-legal de la reforma y tramitado de acuerdo con las normas y procedimientos legales vigentes, con el propósito de profundizar en la convivencia democrática y avanzar en la cohesión y justicia social". También señalan que una reforma de la Constitución "ampliaría" las opciones de mejorar y garantizar ese objetivo.

Idoia Mendia, con el lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, y el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, el pasado 3 de octubre. (EFE)
Idoia Mendia, con el lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, y el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, el pasado 3 de octubre. (EFE)


PNV y PSE sostienen que al margen de esa reforma del Estatuto, hacen falta arbitrar, de forma "urgente e inaplazable", mecanismos institucionales más eficaces para "la defensa del autogobierno vasco" ante el "fuerte impulso recentralizador" del Estado y para "hacer efectivo el cumplimiento íntegro" de Gernika, culminando el proceso de transferencia de competencias. De hecho, ambos, partiendo de los informes de 1993 y 1995 –cuando gobernaban juntos en Euskadi–, incluyen el catálogo de traspasos aún pendientes, 34 en total.

De ellos, se consideran "prioritarias" las transferencias de prisiones y de la gestión del régimen económico de la Seguridad Social, pero sin romper la caja única. Otras materias que se urge al Estado que conceda son la seguridad privada, el carné de conducir, hidrocarburos, régimen municipal electoral, aeropuertos, salvamento marítimo, Fogasa, mercado de valores, hidrocarburos o defensa de la competencia.  

Empleo, servicios públicos, paz

Además, el acuerdo de peneuvistas y socialistas limita la modificación del entramado institucional vasco, una de las reivindicaciones históricas del PSE, al compromiso de abordar una "reflexión compartida" sobre la "proyección interna" del autogobierno. Ello significa que se reconocerá la "fuerte personalidad diferenciada de cada uno de los territorios" (Álava, Guipúzcoa y Vizcaya) y se garantizará una "articulación más equilibrada entre las instituciones comunes" de la autonomía (el Gobierno y el Parlamento de Vitoria) y los territorios históricos, además de incorporar a los ayuntamientos. 

Los otros tres ejes del acuerdo son el empleo, la "prioridad" para el nuevo Gobierno; el desarrollo humano, la integración social, la igualdad y los servicios públicos de calidad, y la convivencia y los derechos humanos. En esta última parte, PNV y PSE hablan de un "final ordenado de la violencia", que supondrá apoyar a un calendario de desarme definitivo que incluya una declaración de ETA sobre su "carácter irreversible e incondicional", alcanzar la "disolución y desaparición definitiva" de la banda terrorista y hacer una reflexión crítica sobre posibles vulneraciones de derechos humanos o falta de sensibilidad hacia las víctimas. 

PNV y PSE empujan para la desaparición definitiva de ETA y se comprometen con las políticas de reparación a todas las víctimas y de acercamiento de presos

Se subraya el compromiso con las "políticas públicas de verdad, justicia y reparación y de solidaridad con todas las víctimas frente a la injusticia que padecieron". Un compromiso que se sustenta, aseguran los firmantes, en el reconocimiento del "daño y sufrimiento" que se les causó, aunque "sin equiparaciones en cuanto a las causas". PNV y PSE apuestan de forma tamizada por el acercamiento de los presos de ETA, puesto que apoyan una política penitenciaria que se fundamente en los principios legales de "individuación, humanidad, reconocimiento del daño causado y reinserción, una de cuyas consecuencias es el apoyo al traslado de las personas presas a prisiones cercanas a su entorno familiar". 

PNV y PSE pactan una reforma "legal" del Estatuto y debatir sobre el derecho a decidir

Frente al "diálogo de sordos" en Cataluña

Esta tarde el comité nacional del PSE y la asamblea del PNV ratificaron por unanimidad la alianza. Mendia sostuvo que el acuerdo plantea "una nueva conversación en España", para "seguir viviendo juntos respetando las singularidades dentro de una España plural y en una Europa diversa". 

PNV y PSE pactan una reforma "legal" del Estatuto y debatir sobre el derecho a decidir

"Frente al diálogo de sordos en el que está Cataluña —comparó Mendia—, frente a los que buscan la desconexión con España, y frente a los que solo pretenden la humillación de los nacionalistas, aquí en Euskadi planteamos una nueva forma de hablar, relacionarnos y abordar los problemas, asumiendo la pluralidad y respetando la legalidad".

El portavoz de la gestora, Mario Jiménez, hizo una primera valoración del acuerdo en 'Las mañanas de Cuatro', antes de que trascendiera públicamente el documento, que sin embargo ya había sido remitido a Ferraz. Sí consideró de entrada una "buena fórmula" el acuerdo, una "buena noticia para Euskadi y para España". Porque el PNV, razonó, aunque es una formación de centro derecha, defiende "posiciones muy moderadas y razonables" y con su entente con el PSE se queda "fuera de la radicalidad que podían aportar Bildu o Podemos".

La gestora califica el pacto de "bueno para España y Euskadi" y asegura que le da "mucha tranquilidad" que se diga que se respetará la Constitución y la ley

Ya por la noche, tras la aprobación por el comité nacional del PNV, el dirigente andaluz se pronunció sobre el contenido en 'Hora 25', en la Cadena Ser. Cuando se le preguntó si el PSOE estaba "cómodo" con todo lo pactado, incluidas las referencias al reconocimiento de "Euskadi como nación" y del derecho a decidir, subrayó que la gestora confía "plenamente" en que el PSE ejercerá de "garantía del cumplimiento de la ley" y de las resoluciones de lo socialistas. Recordó además que el documento simplemente enumera los temas que se debatirán en la ponencia, como se discutieron en la legislatura anterior.

"Nos da mucha tranquilidad que en el texto se diga que los límites del diálogo serán el marco constitucional y la legislación vigente", sostuvo, añadiendo que también siente la dirección "mucha tranquilidad" por ver sentado al PSE, "que siempre ha sido una garantía de una visión plural e integradora de España y que ha contribuido a unir". Sí reconoció que las cuestiones de autogobierno y proceso de paz son "sensibles" y "delicados" y Ferraz los "analizará. Jiménez recalcó que aunque habrá que estudiar el acuerdo "con profundidad", la "priorización" que establece es un "camino razonable", así como la misma alianza entre los socialistas y el PNV. 

El dirigente andaluz, tanto en Cuatro como en la Ser, quitó hierro al hecho de que la cúpula provisional no conociera al detalle el texto. Mendia, contó, ha estado "en contacto" con el jefe de la gestora, Javier Fernández, para informarle de las conversaciones con el PNV y de las "líneas generales" consensuadas, aunque "otra cosa es la concreción del acuerdo", que no se comparte hasta que no se cierra. 

 

Pero la relación de Fernández y Mendia no es tan fluida como aparenta Ferraz. La secretaria general de los socialistas vascos es una baronesa muy fiel a Pedro Sánchez, al que apoyó hasta el final. El propio ex secretario general, frente a los recelos de la gestora, expresó esta mañana su total apoyo a la alianza con el PNV. Y Mendia incluso agradeció la muestra de solidaridad hacia el PSE de la diputada asturiana Adriana Lastra, exsecretaria de Política Municipal y sanchista hasta la médula, que advertía en Twitter de que "primero empezaron los ataques al PSC" y ahora "van a por los compañeros vascos". 

PNV y PSE pactan una reforma "legal" del Estatuto y debatir sobre el derecho a decidir

Vivienda, Turismo y Trabajo para el PSE

Los socialistas dirigirán tres consejerías en el Gobierno vasco: Trabajo y Justicia, Turismo, Comercio y Consumo y Medio Ambiente, Ordenación del TerritorioVivienda, tal y como ya informaba este periódico esta mañana. La entrada del PSE ampliará forzosamente el Ejecutivo actual, de ocho áreas más el lehendakari. 

El reparto de carteras es semejante al que ya mantienen los socialistas en las diputaciones forales. Empleo lo gestionan en Vizcaya y Álava, y Turismo está a su cargo en Guipúzcoa y Álava, informa Efe. La diferencia es que en los gobiernos forales sí gestionan Transportes, que ahora no caerá bajo su mando. 

Con este pacto, PNV y PSE cogobernarán en todos los niveles institucionales: en las tres capitales vascas y en varios municipios, en las tres diputaciones y en el Ejecutivo autonómico, reeditando en este último caso la alianza que funcionó entre 1987 y 1998

Fuentes del PSE citadas por Efe aseguraron que Idoia Mendia habló en tres ocasiones con Javier Fernández sobre las negociaciones con el PNV: el día en que comenzaron las conversaciones, el pasado viernes, cuando se ultimó la parte programática, y ayer domingo, cuando se cerró. La secretaria general le garantizó que el documento no se saldría de las posiciones que tradicionalmente ha defendido el partido en Euskadi. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios