Santamaría y Cospedal designan por su cuenta

Los ministros replican los nombramientos de Rajoy: amigos, expertos y poco políticos

El segundo Ejecutivo de Rajoy se completa con clanes personales, familiares o provinciales (Pontevedra) más allá de la división básica entre sorayistas y el antiguo G-8 ahora disperso

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto a las ministras María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto a las ministras María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)

De absoluta confianza, a ser posible expertos en la materia, pero poco políticos y sin tener en cuenta al partido en el ámbito nacional. Con esos criterios de nombramientos, calcados de la fórmula Mariano Rajoy en la materia, han configurado sus equipos ministeriales por igual Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Juan Ignacio Zoido. El segundo Ejecutivo del PP se completa con clanes personales, familiares, regionales o provinciales más allá de la división clásica entre sorayistas y el antiguo G-8 (los veteranos más amigos del jefe) desperdigado ahora entre el Congreso, Bruselas, Justicia y Agricultura.

Después de los Gobiernos del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero, de corte representativo (con cuotas por sexo, edad y sobre todo federación de origen) sin contar especialización o experiencia previa, el presidencialismo clásico del PP hace que cada ministro constituya equipo por su cuenta como demostración de poder interno. Y esta vez se han extremado los detalles: no hay un solo secretario de Estado, secretario general o subsecretario que venga recomendado o avalado fuera del círculo de la vicepresidenta, ministra o ministro de turno.

El secretario de Estado de Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro. (EFE)
El secretario de Estado de Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro. (EFE)

Soraya Sáenz de Santamaría ha sumado a su fiel José Luis Ayllón como responsable de Relaciones con las Cortes a Roberto Bermúdez de Castro para la secretaría de Administraciones Territoriales. El exconsejero del Gobierno autonómico aragonés es amigo personal de la vicepresidenta, con quien ha compartido jornadas de esquí en Formigal, una de las estaciones del grupo Aramón, empresa pública regional que fue presidida por el propio Bermúdez. También colaboró con el equipo de Presidencia encabezado por Jaime Pérez Renovales que elaboró el informe para la reforma de la administración.

El presidencialismo clásico del PP hace que cada ministro constituya equipo por su cuenta como demostración de poder interno

En contra de la previsión extendida en el PP con cierta maldad sobre la elección de Santamaría para el nuevo cargo, el designado no es de la promoción de abogados del Estado de la Gloriosa, ni de ninguna otra. Ni siquiera alto funcionario. El nuevo secretario de Estado, aunque fue mano derecha de Luisa Fernanda Rudi, no es hombre de aparato de partido ni aspiraba a hacer carrera en el mismo; se considera un gestor, según fuentes de los populares aragoneses.

El triángulo de los Nadal en el BOE

Santamaría ha podido ampliar la plantilla de ministros bajo su influencia con el ascenso de Álvaro Nadal a titular de Energía (otros medios de la Moncloa se lo atribuyen a decisión personal de Rajoy aconsejado por la vieja guardia de Bruselas), pero su principal reto y encargo del jefe para la legislatura que empieza son los pactos con otros partidos y, sobre todo, el desafío independentista en Cataluña. Y de ahí su elección de Josep Millo para ocuparse de la Delegación del Gobierno, otro nombramiento personal al margen de otra vieja guardia, la del PP catalán.

El apellido Nadal da nombre a un peculiar triángulo de altos cargos del Gobierno de Rajoy. El jefe del Ejecutivo nombra al responsable de su Oficina Económica en la Moncloa, Álvaro Nadal, ministro de Energía. Después, el entonces secretario de Estado del ramo, su hermano Alberto, es 'recuperado' para ser secretario de Estado de Presupuestos por Cristóbal Montoro. Y como remate, la cuñada de Álvaro, Eva Valle, asciende ahora de directora general de la Oficina Económica a jefa de la misma.

Álvaro Nadal es ministro de Energía, su hermano Alberto será secretario de Estado de Presupuestos y su cuñada asciende a jefa de la Oficina Económica

María Dolores de Cospedal también ha marcado territorio a la hora de rodearse de altos cargos. Agustín Conde, exalcalde de Toledo, exdiputado por la circunscripción y expresidente de la comisión de Defensa ha sido reclutado por la secretaria general del PP para que se ocupe de la secretaría de Estado de su departamento. Conde era consejero en Red Eléctrica, con lo que pierde la mitad de su sueldo para ponerse a las órdenes de su jefa en el PP de Castilla-La Mancha.

Igual de disciplinado se ha mostrado Arturo Romaní, quien ya llevó las cuentas a Cospedal en la Junta autonómica como consejero de Hacienda y ahora lo hará como subsecretario en Defensa. En el siguiente cargo civil del departamento aparece otra constante del marianismo: la presencia o ascenso de los dirigentes con origen o formación en la provincia de Pontevedra.

Pontevedra, capital del marianismo

El director general de Política de Defensa con Pedro Morenés, el almirante Juan Francisco Martínez Núñez asciende a secretario general del departamento. Aunque su carrera es puramente militar y no da lugar a sospecha alguna de favoritismo previo, resulta ser de Marín (Pontevedra). Es la circunscripción electoral con más altos cargos de España: el jefe del Ejecutivo, la presidenta del Legislativo (Ana Pastor) y desde la próxima semana de la presidenta de la comisión parlamentaria de Asuntos Exteriores, Pilar Rojo. Los tres tienen residencia en la zona y el marido de Pastor, José Benito Suárez, es presidente de la Autoridad Portuaria de Marín-Ría de Pontevedra además del acompañante habitual de Rajoy en sus paseos por el monte. El clan de Pontevedra se refuerza hasta en Defensa.

La nueva presidenta de la Comisión Parlamentaria de Asuntos Exteriores, Pilar Rojo. (EFE)
La nueva presidenta de la Comisión Parlamentaria de Asuntos Exteriores, Pilar Rojo. (EFE)

Juan Ignacio Zoido ha hecho en Interior lo mismo que Santamaría y Cospedal a la hora de rodearse. Además de confirmar la alianza interna dentro del gabinete con la secretaria general del PP, el sucesor de Jorge Fernández ha hecho un vaciado completo de altos cargos heredados. El exalcalde de Sevilla ha recurrido a otro exalcalde amigo y de Córdoba, José Antonio Nieto, para la secretaría de Estado de Seguridad; y a dos concejales expertos en derecho y finanzas (de Sevilla y de su confianza, por supuesto) para la dirección general de Tráfico y para llevar su gabinete: Gregorio Serrano y Francisco Luis Pérez.

Completan el equipo de Interior el juez de Sevilla José Manuel Holgado (Zoido también fue magistrado) como director general de la Guardia Civil y Germán López Iglesias (primer teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Badajoz) como director general de la Policía. El cambio en Interior es tan radical que en el PP dan por hecho que se ejecuta por orden superior (Rajoy), a quien no le ha temblado el pulso a la hora de enmendar la labor de un fiel colaborador por muy amigo personal que fuera.

 
España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios