xii legislatura

Vítores al Rey contra banderas republicanas: la apertura de Cortes más polarizada

La polarización del Parlamento ha quedado reflejada durante la apertura solemne de la XII Legislatura, tanto en el plano estético como en el protocolario

Foto: Un senador de IU despliega una bandera republicana durante el discurso del Rey. (EFE)
Un senador de IU despliega una bandera republicana durante el discurso del Rey. (EFE)

La actual polarización del Parlamento ha quedado reflejada durante la apertura solemne de la XII Legislatura, tanto en el plano estético como en el protocolario y, también, anecdótico. Al anuncio de Unidos Podemos de no participar en el besamanos ni en el desfile de los cuerpos de seguridad, limitándose simplemente a escuchar el discurso del Rey desde sus escaños, se ha sumado la guerrilla comunicativa que han desplegado los diputados y senadores más combativos con la monarquía. Una bandera tricolor con la inscripción 'III República', portada por el senador navarro Iñaki Bernal, ha ondeado en el gallinero del hemiciclo mientras Felipe VI pronunciaba su discurso, a lo que la bancada popular respondió con vítores al Rey tras su finalización.

La anecdótica mañana comenzó con tensión por la falta de espacio en el hemiciclo, al acudir una buena parte de los representantes en la Cámara Alta, lo que llevó a los diferentes grupos parlamentarios a protagonizar un auténtico juego de las sillas. Tras varias protestas porque los populares habían sido los más madrugadores, logrando copar una buena parte de los sitios, y ante las reclamaciones al servicio de protocolo, finalmente se acordó colocar más sillas y sus señorías se apretujaron achicando al máximo el espacio.

Algunos tuvieron que quedarse de pie en el gallinero, pero al menos Unidos Podemos consiguió su objetivo: colocar a tiro de cámara a Diego Cañamero, cuyo escaño se sitúa en la parte alta del hemiciclo, pero esta vez ocupó un asiento de pasillo en la segunda fila, detrás de Pablo Iglesias. Una vez más, la formación ha vuelto a hacer gala de su capacidad comunicativa y de 'marketing' para robar el foco de atención. 

El jornalero y diputado andaluz logró lucir así desde las primeras filas el mensaje que portaba en su sudadera: 'Yo no voté a ningún rey'. Cañemero, además, se quedó sentado y sin aplaudir, al igual que los diputados de Izquierda Unida, tanto en el recibimiento a Felipe VI como durante el himno. El resto de miembros del grupo parlamentario Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea se levantaron, pero prescindieron del aplauso. La misma actitud que mantuvieron los representantes de PNV y de la antigua Convergència, cuyos portavoces, Aitor Esteban y Francesc Homs, respectivamente, ocuparon las primeras filas de la bancada central.

Los diputados de Unidos Podemos Diego Cañamero (d) y Pablo Bustinduy. (EFE)
Los diputados de Unidos Podemos Diego Cañamero (d) y Pablo Bustinduy. (EFE)


La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en cambio, aplaudió fervorosamente desde la tribuna de invitados, tanto para recibir al Rey como cuando finalizó su discurso, demostrando una vez más su particular independencia de las fuerzas del cambio que forman parte de Ahora Madrid. A una fila de asientos de distancia, se encontraba la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, quien mantuvo una larga conversación con el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, que se sentó a su vera. Además de Fernández y Cifuentes, ocuparon la tribuna de invitados los presidentes autonómicos de Murcia, Castilla y León, Rioja y Cantabria. 

Mejor posición se granjeó la senadora valenciana Rita Barberá, que como representante en la Cámara Alta y buena madrugadora, logró sentarse en uno de los escaños situados en la bancada popular. Risueña y habladora con quien se prestase a escucharla, no dudó incluso en regalar un posado a las cámaras que se agolpaban a la entrada del hemiciclo.

La primera apertura solemne de Cortes en la que participaba Felipe VI ha sido la más accidentada, por la protesta pasiva que ejerció una parte de los diputados contra su persona. Varios de ellos también portaban escarapelas con los colores de la república, mientras que otros hacían gala de reivindicaciones sobre memoria histórica o feminismo, como la senadora gallega por Unidos Podemos, que acudió con una camiseta en la que se podía leer 'Sempre guerrilleiras, nunca bandoleiras'.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios