CRISIS EN LA CASA SOCIALISTA

La gestora asciende a Madina y descabalga de una portavocía a otro de los díscolos

El balear Pere Joan Pons, que no se abstuvo en la investidura de Rajoy, no llega a ser nombrado portavoz de la Comisión Mixta de la UE, órgano que tampoco preside el catalán José Zaragoza

Foto: Eduardo Madina, este 16 de noviembre en los pasillos del Congreso. (EFE)
Eduardo Madina, este 16 de noviembre en los pasillos del Congreso. (EFE)

Segunda víctima del desacato al mandato del comité federal. Pere Joan Pons, diputado por Baleares, ya no será el portavoz del PSOE en la Comisión Mixta para la Unión Europea. Él fue uno de los que votó no a Mariano Rajoy en el pleno de investidura del pasado 29 de octubre. Ahora le reemplazará Eduardo Madina, ex secretario general del Grupo Socialista y número siete por Madrid en las elecciones del 26 de junio y en las anteriores, las del 20-D. 

El movimiento de piezas definitivo se produjo anoche. No cabía esperar a la reunión de la gestora de este jueves, porque hoy a primera hora se constituía la Comisión MIxta para la UE, así que se tenía que decidir si el diputado del PSC José Zaragoza retenía la presidencia del órgano, que la dirección parlamentaria le había asignado en septiembre, cuando Pedro Sánchez era secretario general. Zaragoza cayó, porque como sus otros seis compañeros catalanes no se abstuvieron el 29 de octubre. Su sustituta, como adelantó este periódico, sería la vallisoletana Soraya Rodríguez, portavoz del Grupo Socialista de 2012 a 2014, con Alfredo Pérez Rubalcaba como líder del partido, y con experiencia en política internacional, pues ella misma había sido eurodiputada, portavoz de esta comisión de 2004 a 2008, secretaria de Estado de Cooperación al Desarrollo de 2008 a 2011 y actual miembro de la delegación española en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. Rodríguez es una dirigente a la que la gestora ha dado mayor relieve en estas semanas y que además es de la confianza del presidente de la ejecutiva interina, Javier Fernández

Madina, rival de Sánchez en las primarias de 2014, también es vicepresidente de la Comisión de Exteriores en esta XII Legislatura

Estaba previsto que el portavoz de la Comisión Mixta para la UE —mixta porque reúne a diputados y senadores— fuera el balear Pere Joan Pons, exjefe de Gabinete de la presidenta de las islas, Francina Armengol, y con un potente currículum internacional. Pero era previsible que ni siquiera llegara a confirmarse su nombramiento. Así ocurrió. Anoche mismo, Antonio Hernando comunicó a Madina que sería él el nuevo portavoz del órgano parlamentario, y así fue confirmado esta mañana, minutos antes de la constitución. La dirección le propuso y los representantes socialistas aceptaron la designación.

La gestora asciende a Madina y descabalga de una portavocía a otro de los díscolos

El parlamentario vasco, rival de Sánchez en el congreso extraordinario de 2014, es licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Deusto y máster en Relaciones Internacionales. En esta XII Legislatura también es vicepresidente primero de la Comisión de Exteriores del Congreso, que precisamente este miércoles iba a elegir como nuevo presidente al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, aunque la votación fue aplazada

Hernando anunció a Pons el cambio este mismo miércoles, aunque anoche él ya se enteró por la prensa. Lo mismo le pasó a Zaragoza, que fue citado a las 8.30 de hoy por el portavoz. 

"Dinamizar" el órgano

"Es un honor presidir una comisión de la que ya fui portavoz en mi primera legislatura, y es un ámbito en el que he trabajado bastante, también formando parte del Gobierno en el Ministerio de Asuntos Exteriores y estando actualmente en el Consejo de Europa —declaró Rodríguez poco antes de la constitución del órgano—. Espero hacer una buena tarea y agradezo la propuesta de la dirección". La diputada, preguntada si su nombramiento ahonda la crisis interna del PSOE, aseguró que respeta "las decisiones de la dirección", tanto las que se tomaron antes, con Sánchez al frente, como las que adopta ahora la cúpula encabezada por Fernández, y que lo que le corresponde es "trabajar lo mejor posible" para "dinamizar" una comisión importante en un momento delicado de la Unión. 

Los diputados José Zaragoza (PSC) y Pere Joan Pons (Baleares). (EFE)
Los diputados José Zaragoza (PSC) y Pere Joan Pons (Baleares). (EFE)


Ya investida como presidenta, Rodríguez asumió el compromiso de "relanzar" este foro, y la primera tarea será crear una subcomisión sobre el Brexit. "Nos veremos mucho porque nos reuniremos mucho. Espero que seamos capaces de hacer bien nuestro trabajo un poco más técnico".

La cúpula provisional aprobará este jueves el resto de cambios. La catalana Meritxell Batet y la balear Sofía Hernanz pueden salir de la dirección del grupo

Los siguientes cambios que apruebe la gestora serán aprobados en su reunión de mañana jueves, a partir de las cinco de la tarde. Pero a estas alturas se da por segura la salida de la dirección del grupo de la catalana Meritxell Batet y la balear Sofía Hernanz. También se espera que caiga la exmagistrada Margarita Robles, fichaje estrella de Sánchez para los comicios del 26-J, como presidenta de la Comisión de Justicia. Y no sorprendería el relevo de los portavoces de comisión que votaron no a Rajoy: la aragonesa Susana Sumelzo (Cooperación al Desarrollo) y los catalanes Mercè Perea (Pacto de Toledo), Joan Ruiz (Políticas Integrales para la Discapacidad) y Manuel Cruz (Educación). Están más resguardados, en teoría, los cargos de segundo nivel, los que ocupan portavocías adjuntas, caso de Zaida Cantera (Defensa) o Rocío de Frutos (Empleo). 

Aún están pendientes las multas a los 15 diputados díscolos. Todos ellos presentaron alegaciones —por un lado, los siete del PSC y por otro lado los ocho restantes— y el presidente de la comisión de disciplina, el conquense Luis Carlos Sahuquillo, elaboró su informe. La dirección del grupo comunicará en las próximas horas qué sanción impone, aunque lo previsible es que sufran la penalización máxima, de 600 euros

"¿Esto es coser?"

Desde el sector crítico se pronunció César Luena, secretario de Organización con Pedro Sánchez al mando de Ferraz. El diputado considero "excesivo" que la gestora quiera "castigar" a los díscolos y pidió que no se "extralimite" en sus funciones. "¿Esto es coser?", se preguntó con ironía, utilizando un verbo que los oficialistas suelen emplear para explicar su labor de reconstrucción del partido. 

César Luena y Patxi López, el pasado 27 de octubre en el Congreso. (EFE)
César Luena y Patxi López, el pasado 27 de octubre en el Congreso. (EFE)


Luena defendió que todos los socialistas deben "cumplir las normas", por lo que sí cree razonable que se apliquen "normas de disciplina" —o sea, multas— a los 15 parlamentarios que incumplieron el mandato del comité federal. Pero ahí debía quedarse el aviso. "Castigar es distinto a aplicar las normas", subrayó, incidiendo en que los relevos ya ejecutados (y los que sospecha que están por venir) son "excesivos, desacertados". Y ante la previsión de que la dirección de Fernández pueda abrir expediente informativo a los disidentes (que podría acabar en su baja temporal o definitiva como militantes), admitió que está contemplado en los estatutos, aunque agregó que no recuerda que se haya obrado así "en muchos casos". Recalcó que con la investidura de Mariano Rajoy no hubo una "ruptura normal de la disciplina", sino "un desgarro y una división en el PSOE" entre los cuadros y las bases. 

Luena recuerda a la gestora que "castigar" es distinto a hacer que se cumplan las normas y deja ver que tras los relevos se esconden intereses orgánicos

El ex número dos de Sánchez aconsejó a la gestora que actúe "con cabeza fría" e "inteligencia". "Y les habla un secretario de Organización que ha ejercido de una manera contundente cuando ha tenido que hacerlo, pero en este caso es de sentido común aplicar las normas". Cierto: Luena por ejemplo ejecutó la destitución de Tomás Gómez como líder en Madrid y disolvió los órganos regionales. 

El exnúmero dos deslizó que "a lo mejor" detrás de estos movimientos se esconden "otros intereses". Igual que "parece" que hay "intereses orgánicos" en romper con el PSC. No hacía falta que explicitase cuáles, pues los críticos estiman que se quiere dañar las posibilidades de que Sánchez repita en el cargo de secretario general. Para Luena, no se debería proceder ahora a la revisión de los vínculos con el partido hermano, porque decisiones de tanto calado tendría que pilotarlas un secretario general elegido por los militantes en un congreso que debería convocarse "cuanto antes". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios