TRAS VENCER A LOS ERREJONISTAS EN LAS PRIMARIAS

Iglesias acelera Vistalegre II para asegurar su reelección sin la oposición de Errejón

La ventana de oportunidad para los errejonistas se ha cerrado tras perder la batalla contra el modelo de partido identificado con el secretario general, que allana su camino de cara a Vistalegre

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (d), y el portavoz parlamentario de Unidos Podemos, Íñigo Errejón (i), durante la segunda jornada del debate de investidura. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (d), y el portavoz parlamentario de Unidos Podemos, Íñigo Errejón (i), durante la segunda jornada del debate de investidura. (EFE)

Los triunfos de Ramón Espinar y Teresa Rodríguez en las primarias del partido en Madrid y Andalucía, respectivamente, han allanado el camino de Pablo Iglesias hacia la próxima asamblea estatal del partido, donde se determinará la nueva hoja de ruta de Podemos y se renovarán los cargos orgánicos. La batalla por Madrid, comunidad que sirve de termómetro de la organización y donde se sitúa el epicentro de las corrientes internas, era fundamental para calibrar el apoyo de las bases a los diferentes sectores de cara a Vistalegre II. Una suerte de confrontación virtual entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, cuyos resultados determinarían los próximos pasos a dar. Finalmente se han impuesto con fuerza las tesis del secretario general frente a las del número dos del partido y portavoz parlamentario, por lo que sus afines descartan reeditar esta batalla en el plano estatal.

En términos cuantitativos, el mayoritario respaldo de los inscritos andaluces a la hoja de ruta defendida por la aspirante anticapitalista frente al sector errejonista, dividido en dos candidaturas, supone también una incuestionable ventaja de partida en el próximo Vistalegre. La importancia de estos procesos era compartida por los dos grandes sectores que conforman el partido, y la elevada tensión que ha rodeada estas campañas, así como la polarización e, incluso, la intervención de los dirigentes estatales ha sido una buena muestra de ello. Ganar estos procesos era el único as en la manga de los errejonistas para torcer el brazo al secretario general o amenazar con plantarle cara en unas primarias.

Ramón Espinar, tras ganar las primarias para liderar la formación en la Comunidad de Madrid. (EFE)
Ramón Espinar, tras ganar las primarias para liderar la formación en la Comunidad de Madrid. (EFE)

El liderazgo del secretario general ha salido reforzado internamente en un debate que ha confrontado los dos modelos de partido, logrando así despejar la hipotética oposición de Íñigo Errejón, el único dirigente estatal con capacidad para disputarle el control de la organización. Hoy, mucho más que ayer, Pablo Iglesias tiene asegurada su reelección como secretario general, así como la hoja de ruta para conducir el rumbo de un Podemos en clave rupturista y de unidad popular frente a la versión más pragmática enarbolada por el secretario político. En palabras del recién elegido secretario general en Madrid: “Hoy (Pablo Iglesias) es mucho más fuerte que ayer”.

El reto de unos y otros pasa ahora por negociar una lista conjunta para la renovación de los órganos estatales que evite esta competición, y en este proceso la posición negociadora de Iglesias sale fortalecida. Si los resultados hubiesen sido a la inversa, decantándose la victoria hacia el sector errejonista, se trataría de evitar igualmente un enfrentamiento público entre Iglesias y Errejón, por el daño que podría ocasionar a la imagen del partido, pero los afines al número dos exigirían mayores cuotas de poder bajo la amenaza de confrontar el liderazgo.

Iglesias tiene asegurada su reelección como secretario general frente a Errejón, así como la hoja de ruta para conducir el rumbo de un Podemos en clave rupturista

El debilitamiento del modelo de partido que defiende los errejonistas, frente al de pablistas y anticapitalistas, ha quedado patente tras los resultados de este proceso. Apelando a la cautela, los afines al secretario político prefieren esperar a conocer los próximos pasos que se da la nueva ejecutiva en Madrid, para valorar su capacidad integradora. En este sentido, Espinar aseguró en su primera rueda de prensa como secretario general, tras conocerse los resultados, que trabajaría por "integrar a quienes no han obtenido un apoyo mayoritario" en las primarias.

Concretamente con respecto a Rita Maestre dijo: "Desde hoy tiendo la mano para trabajar juntos”. A pesar de todo, puso en duda la continuidad en su cargo del portavoz en la Asamblea de Madrid, José Manuel López, que participaba en candidatura rival. Le toca dar un paso atrás en términos de visibilidad pública y dejar dirigir a quien ha ganado, explicó, aunque aseguró que primero tendría que hablar con él y que “estará en su derecho si quiere seguir”.

La victoria de la alianza conformada por pablistas y anticapitalistas supondrá que se convoque la próxima asamblea estatal con la mayor premura posible para aprovechar los vientos de cola y por la necesidad de reestructurar la organización de cara a convertirla en un movimiento-partido y generar un “bloque histórico”. La intención pasa por celebrar Vistalegre II a principios de 2017, como ya avanzó el propio Espinar en rueda de prensa y como defienden los afines a Iglesias. Todo ello a pesar de que tras la crisis del PSOE se acordó aplazar este cónclave para celebrarlo después de que lo hiciesen los socialistas. Ahora, los planes han cambiado.

Ganar los procesos de Madrid y Andalucía era el único as en la manga de los errejonistas para torcer el brazo al secretario general o plantar cara en unas primarias

En las próximas semanas podrían quedar ya fijadas las fechas para este cónclave en el que no se esperan oponentes de peso contra el liderazgo de Iglesias. Lo que no está tan claro es que no se trate de dar la batalla en el debate de documentos para intentar imponer, al menos, algunas de las líneas políticas que defiende Errejón. Sin embargo, lo que ocurra en Madrid a este respecto también será clave. Y es que la candidatura que encabezaba Rita Maestre logró imponer la mayor parte de sus documentos en la primera fase del proceso y confía en que se tengan en cuenta. 

Se cierra la ventana de oportunidad de Errejón

Como recordó la propia portavoz del Gobierno municipal tras anunciarse los resultados "la línea política" de Podemos Madrid debe ser la de su proyecto. Unas expectativas que minutos después rebajó Espinar al afirmar que el documento fundamental para definir la hoja de ruta de Podemos es el político-estratégico, el único que ganaron en la primera fase de votaciones. El resto, dijo, se centran más en las líneas organizativas y las diferencias “son solo de matices”, por lo que no tendrá ningún problema, aseguró, en aplicarlos.

El portavoz de Podemos, Íñigo Errejón, en el Congreso. (EFE)
El portavoz de Podemos, Íñigo Errejón, en el Congreso. (EFE)

Las batallas autonómicas han hecho decantar la balanza en favor del equipo de Pablo Iglesias y de las tesis sobre el nuevo Podemos que se debe construir durante los próximos años de oposición al Gobierno de Mariano Rajoy. Una organización rupturista, sin concesiones y que priorizará la calle a las instituciones así con la construcción de un bloque político de la mano de los movimientos sociales y otras fuerzas del cambio como Izquierda Unida o Equo.

La tensiones entre las diferentes sensibilidades de la formación no desaparecerán tan fácilmente, pero las posibilidades de dar la batalla en el próximo Vistalegre, máxime si se tiende a una cierta integración y se respetan las posiciones conquistadas hasta ahora por el sector derrotado en estos procesos, se han difuminado. La ventana de oportunidad para los errejonistas era Madrid y se ha cerrado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios