Es noticia
Menú
El 'efecto Trump' alimenta la guerra entre Albert Rivera y Pablo Iglesias
  1. España
LOS PARTIDOS SE ENZARZAN EN LAS REDES

El 'efecto Trump' alimenta la guerra entre Albert Rivera y Pablo Iglesias

La victoria de Trump en EEUU sirvió para que la permanente bronca entre emergentes continuara su andadura. C's y Podemos se enzarzaron por ver quién tenía más similitudes con el neoyorquino

Foto: El diputado de Ciudadanos, José Manuel Villegas (c) discute con los miembros de Podemos Ramón Espinar (i), Irene Montero (2i) y Pablo Iglesias (c-atrás) durante el debate de investidura en el Congreso. (EFE)
El diputado de Ciudadanos, José Manuel Villegas (c) discute con los miembros de Podemos Ramón Espinar (i), Irene Montero (2i) y Pablo Iglesias (c-atrás) durante el debate de investidura en el Congreso. (EFE)

La victoria de Donald Trump en la carrera a la Casa Blanca tras derrotar a Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de Estados Unidos se convirtió también en una batalla para los dos ‘nuevos’ partidos españoles, Ciudadanos y Podemos, que no perdieron la ocasión de enzarzarse una vez más en redes sociales y en sus apariciones televisivas para dejar claras sus diferencias ideológicas. Europa amanecía este miércoles con la noticia de que el empresario neoyorquino será el próximo en ocupar el poderoso Despacho Oval, mientras los medios de comunicación ‘lloraban’ la noticia. Albert Rivera aseguró entender que en Podemos, sin embargo, estarían “contentos” entendiendo que “el populismo, sea de extrema izquierda o extrema derecha, se tocan”.

El líder naranja no dudó en comparar los programas electorales del candidato republicano y de la formación morada, “una defensa al proteccionismo en detrimento de la libertad” que “coinciden” en partidos “desde Syriza hasta Le Pen pasando por Podemos”. Rivera afirmó sentirse “preocupado” al ver triunfar al proteccionismo y al “egoísmo del mundo” y reiteró su opinión sobre las similitudes entre el partido encabezado por Pablo Iglesias y Trump: "Dicen que hay que salir del euro, de la OTAN, acabar con el tratado de libre comercio… creo que Podemos y Trump tienen un programa electoral parecido”. Otros dirigentes de Ciudadanos, como la portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, se sumaba a las declaraciones de su jefe de filas tras la misa de la Almudena: “Radical es la palabra que une al Populismo de Trump y al de Podemos”.

Declaraciones que no tardaron en ser contestadas desde el partido morado. Iglesias se apresuraba a escribir un tuit en el que acusaba a los naranjas de “cuñadismo de extremo centro”, expresión acuñada por el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, en el Congreso de los Diputados durante la investidura de Rajoy hace apenas unos días. El líder de Podemos no dudó en reprochar a Rivera y los suyos las comparaciones entre Trump y su partido, “a medio camino entre la ignorancia, la mentira y la poca vergüenza” y aseguró que es precisamente él, “la mascota de Rajoy y el señor que vino a regenerar España” quien contribuyó a hacer presidente al jefe del PP, cuyas políticas de austeridad “son las más parecidas a las que quiere aplicar Trump”.

En mitad de esta guerra entre líderes, las redes sociales se unieron al debate entre tuits y comentarios en apoyo de unos y otros. Iglesias también quiso mencionar al jefe del equipo económico naranja, Luis Garicano, y a un mensaje suyo sobre la valla de Melilla para afirmar que el profesor de la London School Of Economics se parece más a Trump. Otros dirigentes del partido de centro como el portavoz parlamentario Juan Carlos Girauta, se unieron a la disputa con fotografías de Trump e Iglesias manteniendo frases de muy parecido contenido. “El derecho a portar armas es una de las bases de la democracia”, entrecomillado de Iglesias; “no quiero poner límites a las armas”, por Donald Trump. Otro ejemplo que dio mucho que hablar en la última sesión de investidura: “En este hemiciclo hay potenciales delincuentes”, palabras del líder de Podemos, y “señora Clinton, usted debería estar en la cárcel” -una de las afirmaciones más polémicas del recién elegido presidente de EEUU durante la campaña-.

En todo caso, Iglesias insistió en asegurar que Trump y su partido “no tienen nada que ver”, al contrario que las políticas más recientes de Europa que, en su opinión, son a las que el candidato republicano dará continuidad. “El muro que dijo que quería levantar en la frontera con México lo hemos visto en Europa tratando como ganado a gente que huye de la guerra. Trump no es más que la expresión de todo lo que se ha hecho mal en EEUU y Europa”, afirmó.

El líder de Podemos, que criticó la candidatura de Trump durante la campaña pero no pidió el voto para la demócrata, afirmó también que la victoria del empresario multimillonario lo que demuestra es que “elegir entre lo malo y lo peor no funciona”, e hizo un alegato en defensa del candidato que compitió con Hillary Clinton en las primarias, Bernie Sanders, “un socialista de verdad que comparaban con Podemos” y que “sí podía haber ganado”. Iglesias se reiteró en su afirmación de que la crisis económica mundial de 2007 ha dejado notar importantes consecuencias políticas que “en la mayor parte de los casos son nuevos tipos de fascismo”. Un escenario que se combatirá, “hablando claro” sobre la culpa que tienen los partidos tradicionales por ponerse en manos “de las élites financieras”.

La victoria de Donald Trump en la carrera a la Casa Blanca tras derrotar a Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de Estados Unidos se convirtió también en una batalla para los dos ‘nuevos’ partidos españoles, Ciudadanos y Podemos, que no perdieron la ocasión de enzarzarse una vez más en redes sociales y en sus apariciones televisivas para dejar claras sus diferencias ideológicas. Europa amanecía este miércoles con la noticia de que el empresario neoyorquino será el próximo en ocupar el poderoso Despacho Oval, mientras los medios de comunicación ‘lloraban’ la noticia. Albert Rivera aseguró entender que en Podemos, sin embargo, estarían “contentos” entendiendo que “el populismo, sea de extrema izquierda o extrema derecha, se tocan”.

Hillary Clinton Ciudadanos
El redactor recomienda