pone en valor el acuerdo con el psoe

Mònica Oltra vincula el fin de la "tensión territorial" a la reforma constitucional

La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana ha abogado en Madrid por una reforma que no está destinada "a romper", sino a restaurar un texto que ya no da respuesta a los problemas del país

Foto: La vicepresidenta del Gobierno Valenciano, Mónica Oltra. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno Valenciano, Mónica Oltra. (EFE)

Ni el populismo, ni la pérdida de soberanía en favor de las supraestructuras europeas ni las reformas exprés sin ratificación popular, lo que está haciendo "reventar" la Constitución Española es la "tensión territorial no resulta". Sobre ello ha llamado la atención la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana y líder de Compromís, Mònica Oltra, en un desayuno informativo celebrado esta mañana en Madrid, por lo que ha demandado la necesidad de reformar la Carta Magna para superar dichas tensiones. Una reforma que no está destinada "a romper", sino a restaurar un texto que ya no da respuesta a los problemas y necesidades actuales ni refleja a la "nueva España", según ha subrayado. Y es que para Oltra, España es un país plurinacional, con distintas sensibilidades territoriales que deben entenderse para evitar conflictos secesionistas como el catalán.

Si el cantautor Ismael Serrano se encargó de presentar a Oltra poetizando la necesidad de construir un nuevo relato con tinta roja, apuntando sin mencionarla a una suerte de segunda transición, la vicepresidenta valenciana recogió el guante defendiendo la necesidad de dotarnos de un nuevo texto constitucional como medicina superar las problemáticas que atraviesa el país. Problemas sobre los que responsabilizó a aquellos que "sacralizan" la Constitución "hasta convertirla en un jarrón chino poco útil". Mientras tanto, Oltra seguirá "levantando adoquines", como aseguró a dirigiéndose a Serrano recuperando el lema de mayo del 68, pues aunque bajo el suelo español no haya playa, "en Valencia sí" la habrá.

La reforma del sistema de financiación autonómica es otra de las prioridades de Compromís, al considerar que la comunidad valenciana recibe un porcentaje inferior a la media per cápita del conjunto de las comunidades autónomas, con un PIB que está un 12% por debajo de la media española. Sin ánimo de desobedecer, pues su formación en leyes no se lo permite, ha subrayado que "no seré yo quien abogue por incumplir la Constitución", pero anteponiendo al mismo tiempo los artículos constitucionales en defensa de los derechos básicos frente al cumplimiento del déficit marcado por el 135.

Arropada por el presidente socialista de la Generalitat, Ximo Puig, el portavoz de Compromís en el Congreso Joan Baldoví, la diputada valenciana de Podemos Àngela Ballester, el diputado de los comunes y vicepresidente de la Mesa Josep Vendrell o representantes del Ayuntamiento de Madrid como la portavoz Rita Maestre o el concejal Jorge Castaño, pero también María José Catalá representando al grupo popular, la vicepresidenta de la Generalitat puso en valor el pacto del Botánico con el PSOE, como "modélico y exportable". Un acuerdo que volvería a ratificar, afirmó tajante, de cara a una próxima legislatura y que, pese a las amenazas de Podemos, organización aliada que apoyó de forma externa sin entrar en el Gobierno, aseguró que "está a prueba de bombas".

El president de la Generalitat, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra. (EFE)
El president de la Generalitat, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra. (EFE)


Trasladar el "modelo" valenciano a nivel estatal para propiciar un Gobierno progresista es un empeño que Oltra no pierde de vista. Para ello ha defendido la necesidad de trabajar consensos en el Congreso por parte de las formaciones de izquierdas, que permitan realizar política parlamentaria al margen del PP, al mismo tiempo que desde los ayuntamientos del cambio se demuestra capacidad de gestión y recuperación de derechos sociales. "Si hacemos eso y sabemos llegar a acuerdos en el Congreso se puede esperar un futuro mejor", ha pronosticado.

Diálogo, búsqueda de acuerdos y el consenso como base en la toma de decisiones son las señas de indetidad de Compromís, como se ha encargo de repetir Oltra durante su discurso. Solo bajo estos presupuestos podrá pervivir y acabar propiciando cambios la denominada nueva política con la que indetificó a la coalición valenciana, a pesar de tratarse de una organización con varios años de vida y previa al estallido del 15-M.

La herencia recibida también ha copado una buena parte de la intervención de al política valenciana a su paso por Madrid, aunque con el objeto de contraponer a esta situación las medidas puestas en marcha por la Generalitat tras dos décadas de ejecutivos del PP. Logros centrados en "devolver derechos arrebatados" y en la democratización de las instituciones, pero también en intangibles para dejar de "confundir partido con instituciones". Una labor, ha dicho, "de desescombro y desactivación de minas" para hacer frente a una "ruina en diferido".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios