NUEVA ETAPA EN LA CASA SOCIALISTA

El PSOE prepara un "reajuste general" del grupo tras la formación de Gobierno

La gestora estudiará a partir de la próxima semana los cambios y aprovechará la remodelación de comisiones que exigirá el nuevo organigrama ministerial para proceder a los relevos

Foto: Margarita Robles, presidenta de la Comisión de Justicia, el pasado 29 de octubre antes del pleno de investidura. (EFE)
Margarita Robles, presidenta de la Comisión de Justicia, el pasado 29 de octubre antes del pleno de investidura. (EFE)

No solo habrá sanciones económicas a los diputados díscolos del PSOE, pero tampoco tiene por qué haber expulsiones del grupo o del partido. Entre una y otra medida hay grados intermedios, que se irán calibrando en los próximos días. Una que parece bastante garantizada, al menos a día de hoy, es una reestructuración general del Grupo Socialista, que con seguridad afectará a los parlamentarios que votaron no a Mariano Rajoy y no se abstuvieron, aunque no solo a ellos. Porque la gestora que preside el asturiano Javier Fernández quiere aprovechar la formación de Gobierno, que impactará en el trabajo de las Cortes, para reubicar a sus señorías. Entonces se podrá visualizar el cambio imprimido por la cúpula interina: servirá para comprobar a quién promociona y a quién 'castiga'. Desde Ferraz insisten en que son las remodelaciones "lógicas" que siguen a la puesta en pie de un nuevo Ejecutivo, aunque los afines a Pedro Sánchez se temen una "purga". 

Rajoy comunicará al Rey este jueves por la tarde quiénes formarán parte de su Gabinete. Una vez que tomen posesión, llegará el siguiente paso, que se hace en todas las legislaturas: el pleno de cada Cámara acopla el funcionamiento de sus comisiones al organigrama ministerial. Dicho de otra forma, el esquema de comisiones es un reflejo bastante aproximado de la distribución de carteras del Gobierno. Por ejemplo, se especula con que Administraciones Públicas se desgaje de Hacienda, lo que daría lugar a dos comisiones separadas. 

La casi segura remodelación de los trabajos en Congreso y Senado —será así, salvo que se altere la tradición— llevará aparejados cambios también en el Grupo Socialista. Más en concreto, la gestora quiere aprovechar el movimiento de fichas de Rajoy para proceder a un "reajuste general, y no individual" de todos los parlamentarios, según confirman a este periódico varios de sus integrantes.

Ferraz alega que la reestructuración es "lógica" y acompaña siempre a cada nuevo Ejecutivo. Los sanchistas se temen que pueda haber una "purga"

De esta forma, no aflorará solamente el previsible desalojo de la catalana Meritxell Batet y la balear Sofía Hernanz de la dirección del grupo —ambas votaron no el sábado—, o el relevo de las mesas de sus respectivas comisiones de Margarita Robles y Zaida Cantera —las dos independientes que no se abstuvieron—. Esos relevos quedarán compensados por otros cambios significativos y que, como inciden en Ferraz, no obedecerán exclusivamente a criterios orgánicos, sino a otras razones, porque el principio que operará es "disponer a las mejores personas en los mejores sitios". 

El PSOE prepara un "reajuste general" del grupo tras la formación de Gobierno

Dolidos con los gestos también

Aún no hay nada cerrado, ni se está encima del nuevo diseño, porque para empezar, insisten en la ejecutiva interina, habrá que ver cuál es el organigrama que pergeña Rajoy. El lunes, previsiblemente, la gestora se reunirá y debatirá si aprueba los cambios en la primera línea de frente. Esto es, en las direcciones de los grupos en Congreso y Senado. Tiene poderes para hacerlo, porque así se los confirió el comité federal ya en la madrugada del 2 de octubre en el que salió elegida tras la dimisión de Sánchez [aquí puedes leer en PDF la resolución aprobada por el máximo órgano]: sus competencias son las mismas que las de la comisión ejecutiva federal (CEF) votada en un congreso. 

Salvo sorpresas, se da por segura la permanencia en la Cámara Baja de Antonio Hernando como presidente-portavoz y de Miguel Ángel Heredia (Andalucía), Isabel Rodríguez (Castilla-La Mancha) y Marisol Pérez (Extremadura. Pero es prácticamente segura la salida de Hernanz y Batet, puesto que Ferraz considera que no son sostenibles en sus puestos dirigentes que desobedecieron el mandato del comité federal. Ambas además dan por descontada su marcha, según fuentes próximas. En la sede federal, y también entre sus compañeros de grupo, dolió no solo que no se abstuvieran, sino que ni siquiera se pusieran en pie para aplaudir a Hernando tras su difícil debate de investidura, en el que tuvo que solemnizar el viraje a la abstención. 

Meritxell Batet, votando no a Rajoy el pasado sábado. A su lado, Antonio Hernando, Miguel Ángel Heredia, Isabel Rodríguez y José Luis Ábalos. (EFE)
Meritxell Batet, votando no a Rajoy el pasado sábado. A su lado, Antonio Hernando, Miguel Ángel Heredia, Isabel Rodríguez y José Luis Ábalos. (EFE)


La destitución de Batet supondrá, por añadidura, que el PSC pierde su tradicional silla en la cúpula socialista en el Congreso. No será, sin embargo, la primera vez, ya que en 2013, cuando los diputados catalanes votaron a favor del derecho a decidir contra el criterio dictado por el equipo de Alfredo Pérez Rubalcaba (si bien no había directriz del máximo órgano), el representante del PSC en la dirección, José Zaragoza, dimitió. Vacante que no fue cubierta hasta meses después, cuando se recompusieron las relaciones con el partido hermano. 

Se da casi por segura la salida de la catalana Meritxell Batet y la balear Sofía Hernanz de la dirección del grupo: ambas no se abstuvieron el sábado

Es duda aún qué ocurrirá con el séptimo integrante de la cúpula en el Congreso, José Luis Ábalos. Es un fiel diputado sanchista, y estuvo sopesando la pertinencia de saltarse la disciplina de voto, pero finalmente se abstuvo. Ábalos, secretario provincial en Valencia, no goza de la confianza del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ni de su secretario de Organización, Alfred Boix, pero el aparato autonómico considera que "aún hay que darle dos vueltas" a su caso, si conviene más no tensar la cuerda y mantenerlo en la dirección del grupo o es mejor apartarlo. 

Justicia y Seguridad Vial

Los otros dos cambios más obvios son los de Margarita Robles y Zaida Cantera, fichajes estrella de Sánchez para su lista por Madrid. La primera, exmagistrada en el Tribunal Supremo, como su flamante número dos en las generales de junio, y la segunda, excomandante del Ejército de Tierra y víctima de acoso sexual y laboral en las Fuerzas Armadas, como la seis en las dos últimas elecciones. Robles preside la Comisión de Justicia y Cantera es vicepresidenta primera de la Comisión sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible, además de secretaria segunda en la Comisión de Interior y portavoz adjunta de Defensa. Ambas votaron no a Rajoy el pasado sábado, pero no tienen intención alguna de dejar sus puestos institucionales, ni tampoco han recibido ningún aviso para que lo hagan. 

En la cúpula interina hay malestar sobre todo con Robles por su exposición pública en los últimos días. "Se está ganando a pulso que la echemos", se quejan

Si Robles y Cantera no dimiten de sus cargos en las mesas de las tres comisiones, el Grupo Socialista puede forzar su relevo. Bastaría con que registrase una lista con los nueve miembros del partido que elige para cada uno de los tres órganos, tal y como confirmaron fuentes del Congreso. Si en la relación que trasladase no figurasen sus nombres, se tendría que proceder a nuevas votaciones para cubrir las vacantes. Dicho de otra forma, Robles dejaría de presidir Justicia si el PSOE la excluye como miembro de la comisión. Tan simple como eso. En Ferraz se percibe un creciente malestar contra ambas, y en especial contra la exjueza. "Se está ganando a pulso que la echemos. No ayuda que esté haciendo declaraciones públicas contra el partido todos los días. Habría hasta motivos de sobra, con los estatutos en la mano, para no darla de alta como militante si quisiera. Al menos Zaida está más callada", se quejaba una integrante del anillo de poder de la gestora. 

Los 15 diputados díscolos del Grupo Socialista (de izqda. a dcha. y de arriba a abajo): Margarita Robles, Susana Sumelzo, Odón Elorza, Rocío de Frutos, Zaida Cantera, Meritxell Batet, Joan Ruiz, Mercè Perea, Manuel Cruz, José Zaragoza, Lídia Guinart, Marc Lamuà, Pere Joan Pons, Sofía Hernanz y Luz Martínez Seijo. (EFE)
Los 15 diputados díscolos del Grupo Socialista (de izqda. a dcha. y de arriba a abajo): Margarita Robles, Susana Sumelzo, Odón Elorza, Rocío de Frutos, Zaida Cantera, Meritxell Batet, Joan Ruiz, Mercè Perea, Manuel Cruz, José Zaragoza, Lídia Guinart, Marc Lamuà, Pere Joan Pons, Sofía Hernanz y Luz Martínez Seijo. (EFE)


Batet, Hernanz, Robles y Cantera son los cuatro nombres que más suenan, por razones obvias. Pero la gestora insiste en que la remodelación será, en principio, más "profunda", y afectará a las mesas de las comisiones y a las portavocías de área, competencia más directa de la cúpula parlamentaria, aunque lo previsible es que Hernando consensúe los relevos con Ferraz. Así, el cuadro aprobado a principios de septiembre por la ejecutiva socialista [aquí en PDF] puede cambiar sustancialmente. Los que pueden ver peligrar más sus puestos son la zaragozana Susana Sumelzo —hasta ahora portavoz de Cooperación al Desarrollo, y que por lo pronto ya ha sido descabalgada de su cargo como coordinadora de los parlamentarios aragoneses en Madrid—, Mercè Perea (Pacto de Toledo), la ourensana Rocío de Frutos (portavoz adjunta en Empleo) y el presidente y el portavoz socialista de la Comisión Mixta de la Unión Europea, el catalán José Zaragoza, y el balear Pere Joan Pons. Todos ellos votaron no el pasado sábado.

Caso por caso

A ellos habría que añadir al número dos del PSC por Barcelona, Manuel Cruz, responsable de Educación. Pero su caso es puesto como prueba por Ferraz de que los cambios no obedecerán solo a su actitud en el pleno de investidura. Cruz, filósofo independiente que entró en las listas gracias a Batet, es considerado como un puntal para la dirección y un experto en educación. Además, él votó contra Rajoy por disciplina con el PSC, pero no le habría importado abstenerse, y de hecho defendió esa posición semanas atrás. Es decir, que se estudiará "caso por caso". 

Adriana Lastra, María González Veracruz e Isabel Rodríguez, el pasado 21 de enero en el registro del Congreso. (EFE)
Adriana Lastra, María González Veracruz e Isabel Rodríguez, el pasado 21 de enero en el registro del Congreso. (EFE)


"Cuando haya Gobierno, por tanto, habrá que reasignar las presidencias y mesas de comisión, ver las portavocías... Los posibles relevos de Meritxell, Sofía, Margarita y Zaida serán cuatro dentro de muchos otros", insisten desde la gestora. "Hay que pensar también en cómo hacer la mejor batalla operativa contra Rajoy en el Congreso, con la máxima eficacia", complementa otra fuente del entorno de Javier Fernández. Este objetivo puede hacer que incluso dirigentes alineados con Ferraz que ocupaban portavocías sean relegados o reubicados para distribuir mejor las fuerzas del grupo. Siguiendo con esta lógica, es probable que ganen perfil aquellos a quienes la dirección interina está ya visualizando como nuevos rostros del PSOE, como Soraya Rodríguez, Eduardo Madina, Ignacio Urquizu, Felipe Sicilia o José Juan Díaz Trillo

Los afines al exlíder prometen estar atentos a los relevos que no sean justificables, y en Ferraz prometen que no habrá revancha: "Nadie sobra"

Los sanchistas entienden como "normal" que el grupo se reorganice después de la formación de Gobierno. "Otra cosa es que nos purguen en portavocías y demás. Nos esperamos cualquier cosa. Ya teníamos claro que Meritxell, Sofía, Margarita y Zaida podrían salir, y también ellas mismas. No entra dentro de lo normal, pero sabíamos que podía haber represalias por ese lado también", advierte una integrante de la ejecutiva disuelta. Prueba de que los afines al ex secretario general seguirán estando vigilantes y denunciarán cualquier exclusión que no crean justificable. Cuatro de los miembros de la dirección saliente que se abstuvieron ocupan todavía portavocías de relieve —María González Veracruz (Innovación), Adriana Lastra (Administraciones Públicas) y Pilar Lucio (Energía)— o presidencias de comisión (Patxi López, Sanidad, y Pilar Cancela, jefa de la gestora de los socialistas gallegos, Igualdad). 

Un diputado que está entre las dos aguas considera "razonable" que haya destituciones en la dirección y que se releve a Batet y Hernanz, y que haya otros cambios que se perciban como lógicos, pero aconseja a Ferraz que sea "extremadamente cuidadosa" con las sustituciones porque, con un clima tan tenso dentro del partido, podrían agitar el avispero y "echar más leña al fuego".  En la ejecutiva interina, sin embargo, niegan que vaya a haber revancha contra los sanchistas. "Nosotros no somos como ellos [como la antigua cúpula]. No somos sectarios y no vamos a hacer purgas. Nadie sobra en el grupo", alegan desde el aparato, donde ponen como prueba que siguen contando con rostros ligados a Sánchez, como los diputados Rafa Simancas y Pedro Saura

Los parlamentarios próximos a la dirección que acataron la resolución del comité federal recuerdan que la indisciplina "no puede salir gratis", también por justicia con los que pasaron el mal trago y se abstuvieron. Por eso defienden que la gestora haga una remodelación general dentro del grupo y que se rodee de "gente comprometida con el proyecto" y defienda las siglas del partido en un momento muy complicado. 

Plazos para completar la reestructuración, en cualquier caso, no hay. La dirección de Fernández quiere actuar con pies de plomo e insiste en que no hay "nada cerrado" y que todo se irá viendo con mucha calma, consciente de que un paso en falso es costoso. Además, aún está abierto el expediente contra los 15 diputados díscolos. Todos ellos tienen que remitir antes del lunes sus alegaciones ante el responsable de disciplina del grupo, el conquense Luis Carlos Sahuquillo. Los siete del PSC ya lo hicieron y es probable que los otros ocho presenten un escrito conjunto. Sahuquillo hará a continuación una propuesta de sanción a la cúpula parlamentaria —en principio, 600 euros— que los afectados pueden recurrir ante el comité permanente, que reúne a la dirección y a los presidentes y portavoces de comisión socialistas, cuyo dictamen final es elevado a Ferraz. Las suspensiones de militancia o expulsiones del grupo o del partido, penalizaciones mucho más graves, ya son competencia de los órganos del PSOE y escapan del control del grupo. Por eso una remodelación amplia de los diputados sería vista como una medida más de carácter político. En teoría algo más llevadera y menos conflictiva para una coyuntura muy delicada. 

El PSOE prepara un "reajuste general" del grupo tras la formación de Gobierno

Lambán destituye a Sumelzo como coordinadora de los parlamentarios aragoneses en Madrid

Primera consecuencia práctica del voto en contra de Mariano Rajoy de 15 diputados díscolos: la diputada por Zaragoza Susana Sumelzo deja de ser la coordinadora de los parlamentarios aragoneses en Madrid (cuatro diputados y cuatro senadores) y es sustituida por Óscar Galeano, número dos por la misma circunscripción el 26-J.

La decisión se tomó en la tarde de este miércoles en la capital aragonesa, en una reunión convocada el 1 de noviembre, y que presidió el jefe del Ejecutivo autonómico y líder regional, Javier Lambán, y a la que acudieron su secretaria de Organización, Pilar Alegría; el portavoz en las Cortes aragonesas, Javier Sada, y los diputados nacionales y senadores por la comunidad. Todos menos Sumelzo, que ayer ya trasladó a Alegría y a Lambán que no podía acudir porque tenía que asistir a la Comisión de Exteriores del Congreso, de la que es miembro. No recibió respuesta. "Se encajó la convocatoria según la agenda del presidente, y si uno no puede ir, pues...", alegaban desde el entorno del jefe del Ejecutivo regional. 

Sumelzo, secretaria de Administraciones Públicas de la ejecutiva de Pedro Sánchez y fiel como pocas al antiguo líder, dijo haberse enterado de su destitución "por la prensa". Alegría, por su parte, no ligó la marcha de Sumelzo a su negativa a abstenerse el pasado sábado, sino al proceso habitual que se lleva a cabo al inicio de cada legislatura. Sí reconoció, no obstante, que la reunión convocada de urgencia para este miércoles era "oportuna y necesaria" visto lo ocurrido el pasado 29 de octubre. 

Preguntada la secretaria de Organización si Sumelzo debería dejar su acta, pidió dejar "que las cosas sigan su curso", puesto que está abierto un expediente disciplinario contra los 15 diputados que rompieron la disciplina de voto, y recordó que el partido cuenta con un reglamento y unas normas que "se asumen y respetan voluntariamente".

"El escaño no es de uno mismo, es de un partido y se hace acatando unas normas y si no se hace hay una sanción", avisó Alegría, quien no obstante admitió que si en un momento uno de sus miembros no comparte las decisiones del partido también "entra la decisión personal" de cada uno, informa EFE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios