Las películas fueron destruidas en 2009 por los empleados de Ediciones Zeta

'Interviú' se 'come' 370.000 películas porno para cobrar la deuda de una productora

Un tribunal exculpa a la suministradora de DVD de la apropiación indebida que le imputaba el Grupo Zeta por quedarse medio millón de euros: "Con ese lote podría cubrirse la deuda"

Foto: Grupo Zeta.
Grupo Zeta.

La Audiencia Provincial de Madrid dio por buena la versión de Productora de Ideas para Publicidad, que suministraba películas pornográficas al Grupo Zeta, en el litigio que esta mercantil mantenía con el conglomerado de comunicación. En concreto, la Sección Primera del alto tribunal argumentó en una reciente sentencia que la productora no incurrió en el delito de apropiación indebida al no pagar 500.000 euros que debía a la revista 'Interviú', porque esta última contaba con un lote de 370.000 DVD de cine erótico propiedad de la primera con el que podría cobrarse.

Como "ni siquiera los peritos han llegado a un acuerdo sobre la valoración" de las películas, arguyó la Audiencia Provincial, "no es impensable que el acusado tuviera la certeza de que con ese lote podría cubrirse la deuda que mantenía con Ediciones Zeta". De hecho, subrayó la resolución judicial, el deudor no trató de recuperar el conjunto de DVD que estaban en posesión de 'Interviú' aunque legalmente le pertenecían. 

"El resultado de la prueba impide a este tribunal considerar acreditada la comisión de delito alguno por parte del acusado", afirma la Audiencia Provincial

Durante el juicio celebrado en la Sección Primera, tres expertos ofrecieron diferentes argumentos para valorar a distinto precio los 370.000 DVD. La primera perito argumentó que, aunque las películas "se consideran clásicos del cine erótico y su valor no es muy elevado, un estudio de mercado calculó que el beneficio que presumiblemente habría obtenido el titular" de haberlos vendido habría sido de dos euros por DVD, lo que arrojaría un montante que superaría ampliamente los 500.000 euros.

Escaso valor cinematográfico

Los otros dos peritos, sin embargo, argumentaron que el lote "no tiene salida comercial y por lo tanto su valor es cercano a cero". Uno de ellos esgrimió además que las películas tienen un "escaso valor cinematográfico al ser un género que ya no despierta interés en el público", dado que la mayor parte de las cintas de este tipo que se ven hoy día se descargan a través de internet. "Incluso habría que pedir dinero para recoger el material" y llevarlo a reciclar, afirmó el mismo experto.

"El resultado de la prueba practicada impide a este tribunal considerar acreditado, con el juicio de certeza que exige un pronunciamiento de condena, la comisión de delito alguno por parte del acusado", concluyó la Audiencia Provincial, que exculpó al representante de Productora de Ideas, Enrique G. L., de los delitos de apropiación indebida y alzamiento de bienes que le imputaba Ediciones Zeta, que acusaba a la mercantil de quedarse con el medio millón de euros y de vaciar sus cuentas para evitar embargos.

Antonio Asensio Mosbah, presidente del Grupo Zeta. (EFE)
Antonio Asensio Mosbah, presidente del Grupo Zeta. (EFE)

Pero la lucha judicial entre las dos mercantiles viene de lejos. Productora de Ideas demandó a Zeta en 2005 por un siniestro de tráfico que involucró a ambas sociedades. El Juzgado de Primera Instancia número 50 de Madrid condenó al grupo presidido por Antonio Asensio Mosbah a abonar 503.000 euros a la denunciante. La editora consignó la suma a la vez que recurrió la decisión judicial ante la Audiencia Provincial. También reclamó que la cantidad se mantuviera en depósito hasta que la sentencia se tornara firme, pero esta petición no fue atendida por el tribunal.

Un año después, la Sección 13 de la Audiencia Provincial estimó el recurso de Zeta y ordenó a Productora de Ideas que devolviera el dinero. Sin embargo, ya era demasiado tarde. El juzgado reclamó a la mercantil los 503.000 euros, pero sus cuentas estaban vacías. La productora apenas entregó 9.000 euros. El juzgado pretendió recuperar el resto a través de embargos, pero también esta vía resultó inútil. Únicamente sirvió para inmovilizar 800 euros que había en uno de los depósitos bancarios de la deudora, ya que el único vehículo que tenía la empresa a su nombre —un Jaguar Daimler matriculado en 1998— fue dado de baja dos meses después de que la Audiencia Provincial acordara aceptar el recurso de Zeta y un día después de que el juzgado reclamara la devolución del medio millón de euros.

Tan solo constaba a nombre de la productora un lote de 370.000 DVD que Interviú tenía almacenados en sus instalaciones como consecuencia de las relaciones comerciales que tiempo atrás habían mantenido ambas sociedades y otro de 27.000 unidades que estaba en poder de la primera. La propietaria de las películas presentó un escrito ante el juzgado en el que valoraba en 358.000 y 58.000 euros respectivamente el precio de ambos conjuntos de DVD.

Las películas iban a ser distribuidas con 'Interviú'.
Las películas iban a ser distribuidas con 'Interviú'.

Fue entonces cuando Zeta denunció a Productora de Ideas por entender que ésta había incurrido en apropiación indebida y en alzamiento de bienes al "urdir un plan tendente a sustraer las cantidades del juzgado vaciando las cuentas corrientes titularidad de la empresa y vendiendo sus bienes (...), dejando a la entidad en situación de absoluta y fingida insolvencia, incapaz de afrontar la devolución de las cantidades obtenidas en la ejecución". 

La Sección Primera de la Audiencia Provincial, sin embargo, falló en contra de Zeta, que no era apoyada siquiera por la Fiscalía, que no vio delito en la causa. El tribunal resolvió que "el acusado (Productora de Ideas) tenía derecho a disponer de la suma indemnizatoria (...) sin perjuicio de que en un futuro tuviera que abonar a la compañía aseguradora la misma cantidad en el caso de que la Audiencia estimara el recurso de apelación", como luego sucedió. Este argumento echaba por tierra la supuesta apropiación indebida. 

Películas de baja calidad

En la misma línea, la sala argumentó que tampoco había alzamiento de bienes. Consideró acreditado que el citado vehículo se dio de baja un día después del mandamiento judicial que requería los 503.000 euros pero dio por bueno el argumento de la defensa de que el coche ya estaba vendido desde hacía meses. Aparte de los DVD, añadió el tribunal, "no fue encontrado ningún otro bien a nombre" de Productora de Ideas.

Las 370.000 películas eróticas fueron destruidas en 2009 por los empleados de Ediciones Zeta, que durante el juicio aseguraron que nunca trataron de cobrar la deuda mediante el embargo de estos DVD debido a que "no tenían valor alguno". Se trataba, adujo el representante legal de la compañía de Asensio Mosbah, de un lote de "películas de baja calidad para una promoción de la revista 'Interviú'".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios