motín en el centro de internamiento

Un antiguo interno del CIE de Aluche: "Hicieron una fila india para darme palos"

La organización SOS Racismo Madrid, que visita este centro con frecuencia, asegura que "las condiciones que hay dentro son peores que las de una cárcel"

Foto: Protesta en el CIE de Aluche, Madrid. (EFE)
Protesta en el CIE de Aluche, Madrid. (EFE)

Entre las personas que se concentraron este miércoles frente al Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche, se encuentra Wilson Sánchez García, un hombre que en 2004 vivió en este CIE de Madrid y que ha vuelto al mismo para apoyar a los internos amotinados. "A día de hoy, estoy nacionalizado", asegura, y acto seguido muestra su DNI como prueba: "Es un documento que tengo y que me sirve para trabajar y no volver a este lugar apestoso y nauseabundo, pero no me siento identificado con él. Yo salí de allí y maldecía el momento en el que vine a España", asegura. Mientras relata su paso por Aluche, los inmigrantes que ahora viven en el centro gritan "no somos animales" desde el edificio y ondean pañuelos blancos entre los barrotes de las ventanas.

"La madre patria nos putea"

El antiguo interno tiene ahora 49 años y es de Ecuador, pero decidió abandonar su país cuando tenía 34. "Vine el 7 de junio de 2001 en un vuelo de Iberia, como mucha gente que quería trabajar y que era muy bien recibida por la madre patria. Lo que pasa es que la madre patria nos recibió con una mano muy cariñosamente y con la otra nos empezó a atizar; a explotarnos y putearnos", explica.

Tras su llegada a España, trabajó durante tres años de forma ilegal para conseguir los papeles: "La pescadilla que se muerde la cola; hay que estar de ilegal y dejarse el pulmón con el negrero patrón para luego hacer los papeles". Pero en 2004, la Policía le detuvo y ordenó su internamiento en el CIE de Aluche. "Mi vida me parecía surrealista. Yo que nunca he tenido problemas con la Justicia, ni en mi país ni aquí, y me tocó vivir en una cárcel".

"Hicieron una fila para darme palos"

Todavía hoy se estremece al ver el edificio. "Se me revuelve el estómago por muchas cosas que van en contra de la libertad y la justicia de la Europa próspera", explica. Wilson asegura que el CIE de Aluche es "una cárcel" en la que se da "todo tipo de maltrato físico", y que los agentes utilizan "instrumentos que no dejan marca" para golpear a los internos. "A mí me hicieron una fila india para darme palos porque hubo un interno que se rebeló contra un policía y nos apalearon a todos esa noche. Era febrero de 2004 y desconectaron la calefacción. Estuvimos cuatro días pasando frío mientras ellos decían que la iban a reparar", recuerda.

No es el único que denuncia violaciones de los derechos humanos en el centro de Madrid. Otro hombre que estuvo en el CIE de Aluche hace cuatro años y que ha vuelto este miércoles al enterarse del motín asegura que los agentes también le maltrataron: "Nos miraban como extraterrestres, como si no fuésemos personas", explica. Según dice estas palabras, insiste en que no aparezca su nombre en el artículo: "No quiero problemas".

La organización SOS Racismo Madrid, que visita el CIE de Aluche con frecuencia, corrobora que "las condiciones que hay dentro son peores que las de una cárcel", pero no pueden confirmar que se dé maltrato físico en el mismo: "La alimentación es penosa, e incluso si no se la comen se la repiten para el día siguiente y a veces les dan manzanas podridas. Desde el punto de vista sanitario, no cumplen para nada los requisitos y como mucho les dan una pastilla, que es su solución para todo", aseguran miembros de la organización.

Varios manifestantes a las puertas del CIE de Aluche. (Foto: Pablo Gabilondo)
Varios manifestantes a las puertas del CIE de Aluche. (Foto: Pablo Gabilondo)

"Aquí para el extranjero hay cárceles"

Gracias a su hijo, que también se fue a vivir a España, Wilson consiguió la nacionalidad española después de que las autoridades consideraran que tenía "derecho al arraigo familiar". Sin embargo, no puede evitar acordarse de Ecuador a la hora de contar su historia: "Yo veo muchos españoles y europeos en Sudamérica libremente. No se les piden papeles y no se les pregunta cuánto tiempo se van a quedar. Muchos se quedan como en su casa y no hay cárceles para ellos. Aquí sí. Aquí para el extranjero hay cárceles".

Tras vivir en España desde 2001, ya no cree en esa Europa solidaria que le empujó a hacer las maletas en busca de una vida mejor. "Es una cosa inconcebible que este tipo de centros todavía se mantengan", comenta mientras mira los barrotes de las ventanas. Hace 12 años, Wilson se encontraba al otro lado del muro.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios