comienza el juicio a Antonio ortiz

El pederasta de Ciudad Lineal se niega a declarar: "No contestaré a ninguna pregunta"

La Audiencia Provincial de Madrid escucha desde este martes el testimonio de dos de las cuatro niñas agredidas por el presunto pederasta de Ciudad Lineal

Foto: Antonio Ortiz, el presunto pederasta de Ciudad Lineal, al inicio del juicio contra él en la Audiencia Provincial de Madrid (Efe).
Antonio Ortiz, el presunto pederasta de Ciudad Lineal, al inicio del juicio contra él en la Audiencia Provincial de Madrid (Efe).

Un chándal gris con capucha sobre una sudadera verde botella, zapatillas Adidas negras y pelo muy corto. Así ha aparecido en la Audiencia Provincial de Madrid Antonio Ortiz, el único acusado por la serie de agresiones sexuales a niñas menores que tuvo lugar entre septiembre de 2013 y agosto de 2014 en el distrito madrileño de Ciudad Lineal, por las que lleva detenido desde el 24 de septiembre de 2014. Este martes, ante el tribunal, ha decidido ejercer su derecho a no declarar por recomendación de su abogado: "No voy a hablar, no voy a contestar a ninguna pregunta", ha dicho mientras su letrado se negaba a ser grabado por las cámaras. "Ya ha tenido suficientes problemas", ha argumentado.

En una celda para él solo, durante los dos años de encierro que ha permanecido en prisión provisional, Ortiz apenas ha recibido visitas del exterior, más allá de las obligadas entrevistas que ha mantenido con su abogado de oficio. Ni amigos ni casi familiares han aparecido por el penal de Herrera de La Mancha. Su día a día, por lo tanto, se ha limitado a cruzar apenas unas pocas palabras con los funcionarios que le servían la comida, según explican fuentes penitenciarias. El resto del día, ha padecido la más absoluta soledad, solo paliada por la televisión o los libros que le permitían leer de la biblioteca de la prisión.

El pederasta de Ciudad Lineal se niega a declarar: "No contestaré a ninguna pregunta"

El juicio que ha dado comienzo hoy en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid se alargará previsiblemente hasta el próximo 15 de diciembre, según adelantan fuentes judiciales. La Fiscalía pide para el acusado 77 años y seis meses de prisión por la comisión de cuatro delitos de agresión sexual, otros cuatro de detención ilegal por el rapto de la niñas y uno más de lesiones. Además, el Ministerio Público reclama 425.000 euros en concepto de indemnización para las familias de las cuatro víctimas por los daños morales y las heridas provocadas a las menores. Las acusaciones, por su parte, llegan a pedir más de 100 años de prisión.

Durante la primera sesión del juicio, la sala -compuesta por los magistrados María Luisa Aparicio, Francisco José Goyena y Teresa García- ha escuchado los testimonios de dos de las cuatro niñas agredidas, que han sido visionados a puerta cerrada y en diferido. Eel tribunal acordó que fuera válida como prueba preconstituida la grabación de los cuatro testimonios con el fin de que las menores no vuelvan a revivir los hechos, lo que les podría hacer sufrir una nueva victimización.

La Policía registró y tomó muestras para analizar el ADN de la casa de Antonio Ortiz. (EFE)
La Policía registró y tomó muestras para analizar el ADN de la casa de Antonio Ortiz. (EFE)

Los testimonios de las otras dos niñas serán visualizados en la sala mañana durante la segunda sesión del juicio, que durará casi dos meses debido a que el tribunal tendrá que escuchar a 97 testigos, la mayoría de ellos miembros de las fuerzas de seguridad, biólogos expertos en ADN, forenses, personal sanitario, psicólogos y familiares de las cuatro víctimas. El sumario, compuesto por 3.812 folios, está conformado por dos piezas -dirigidas ambas contra el único acusado-, una de responsabilidad penal y otra civil.

Una cadena de agresiones a niñas

Ortiz está siendo investigado por una cadena de agresiones sexuales contra niñas que atemorizó a todo Madrid entre septiembre de 2013 y agosto de 2014. La primera tuvo lugar el 24 de septiembre de 2013, cuando el acusado abordó supuestamente a una menor de cinco años en un parque infantil, la engañó diciéndole que conocía a su madre y que tenía que darle unas bolsas. Una vez que consiguió que la niña entrara en su vehículo, abusó de ella y la abandonó posteriormente en una caseta de jardinería, donde dos personas se la encontraron y la llevaron a su casa.

La segunda agresión se produjo el 10 de abril de 2014, contra una niña de nueve años que salía con dos amigas de una tienda de chucherías del barrio de Ciudad Lineal. El procesado presuntamente le prometió que le regalaría ropa y ella accedió a irse con él y montarse en su coche, donde la drogó y la condujo hasta un inmueble para abusar sexualmente de ella. Luego, la duchó para eliminar pruebas y la abandonó cerca de una parada de metro.

La Jefatura Superior de Policía de Madrid se volcó en la búsqueda del pederasta en un clima de psicosis social.
La Jefatura Superior de Policía de Madrid se volcó en la búsqueda del pederasta en un clima de psicosis social.

Dos meses después, el 17 de junio, tuvo lugar la tercera agresión que se atribuye a Ortiz. En esta ocasión, volvió a persuadir con engaños a otra niña, esta vez de seis años. Consiguió llevarla hasta un lugar apartado y consumó allí la agresión sexual. También en este caso obligó a la menor a lavarse todo el cuerpo en la ducha antes de abandonarla en plena calle.

El 22 de agosto siguiente, volvió a actuar. Abordó a otra niña de siete años justo cuando detectó que esta se separaba de su hermano y de su tío, con quienes jugaba en las inmediaciones de un parque. La atrajo diciéndole que iba a dar una sorpresa a su abuelo, la introdujo en su coche y la condujo a un descampado para agredirla sexualmente antes de abandonarla. Todas las menores víctimas presentan un cuadro de secuelas físicas y psíquicas de diversa consideración.

La detención de Ortiz fue ensalzada por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y la entonces delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que ofrecieron una rueda de prensa en la que el ministro explicó que el arrestado tenía una condena previa por otra agresión sexual cometida hace años, antecedente que no fue incluido en el sumario instruido por el Juzgado número 11 de plaza de Castilla debido a que no aparecía en los datos aportados por el Registro Central de Penados dependiente del Ministerio de Justicia. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios