el ministro insiste en negociar la cosoberanía

Margallo y Picardo, a la gresca por Gibraltar: "España jamás renunciará al Peñón"

El ministro de Exteriores y el ministro principal de Gibraltar han cruzado comentarios durante toda la jornada. Picardo insiste en aparcar el debate para no tensar las relaciones con España

Foto: Una bandera española ondea frente al Peñón de Gibraltar. (EFE)
Una bandera española ondea frente al Peñón de Gibraltar. (EFE)

Nuevo capítulo en el rifirrafe por el Peñón de Gibraltar. El ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, ha abierto la puerta a tener todo tipo de encuentros "secretos, discretos e informales" con "personas" de Gibraltar para negociar la propuesta española de cosoberanía.

En unas declaraciones tras reunirse con la Mancomunidad del Campo de Gibraltar en Algeciras (Cádiz), el ministro ha recordado que el Gobierno ha presentado a la comunidad internacional una propuesta formal de cosoberanía del Peñón de la que Fabián Picardo, ministro principal de Gibraltar, ya ha dicho que no quiere saber nada: "No es procedente que en el siglo XXI todo tenga que pasar por un pedazo de seda rojo y amarillo que condicione todo esto", ha señalado.

Margallo cree que el primer paso es "convencer" a los gibraltareños de que la fórmula de cosoberanía es "buena para todos", y por ello se muestra "abierto" a iniciar conversaciones con quien sea pertinente. A su juicio, un acuerdo entre las dos partes daría carpetazo a un "contencioso que dura 300 años" y permitiría a Gibraltar seguir dentro de la Unión Europea tras el Brexit. Una vez más, Margallo ha recordado que España "jamás" renunciará a Gibraltar.

¿Y qué ofrece España? Según la propuesta presentada ante la ONU hace unas semanas, el Gobierno español propone un amplio reconocimiento de autogobierno, doble nacionalidad, régimen fiscal propio y la eliminación de la verja levantada en 1909. Las competencias en materia de relaciones exteriores, defensa, control de fronteras e inmigración recaerían en ambos países.

El documento, presentado por Román Oyarzun, embajador de España ante la ONU, no está cerrado, y el diplomático aseguró que no quieren "imponer" los términos del acuerdo: "Se trata de un punto de partida para negociar".

"Nacionalismo rancio"

Picardo ha tachado las pretensiones de Margallo de "nacionalismo rancio" y ha pedido acabar con el debate en torno al futuro del Peñón para evitar futuros enfrentamientos con el Gobierno español: "Si se deja a un lado la soberanía, las relaciones podrían ser magníficas".

En cualquier caso, el ministro gibraltareño se ha mostrado dispuesto a celebrar una consulta "si hace falta": "No habría duda de los resultados", ha apostillado. Cabe recordar que en 2002 los gibraltareños rechazaron en referéndum la cosoberanía. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios