un tribunal sudamericano decidirá

La burocracia brasileña impide detener al asesino de Pioz y obliga a un largo proceso

Los ciudadanos del país sudamericano -donde se encuentra el sospechoso- no son extraditables, por lo que la Guardia Civil podría ir allí a colaborar con una nueva instrucción

Foto: El teniente coronel de la Comandancia de Guadalajara, Pascual Segura, y el comandante Reina, de la Unidad Central Operativa, ayer durante la rueda de prensa en la que explicaron los pormenores de la investigación. (EFE)
El teniente coronel de la Comandancia de Guadalajara, Pascual Segura, y el comandante Reina, de la Unidad Central Operativa, ayer durante la rueda de prensa en la que explicaron los pormenores de la investigación. (EFE)

España no tiene convenio de extradición con Brasil, como tampoco dispone de acuerdo en este sentido con Marruecos, Bélgica y otros países. Por ese motivo, el ciudadano de aquel país Patrick Nogueira Gouveira, a quien la Guardia Civil considera el principal sospechoso del cuádruple crimen de Pioz (Guadalajara), no puede ser extraditado a pesar de que el Juzgado número 1 de la capital castellanomanchega dictó una orden de búsqueda y detención internacional el pasado 22 de septiembre, tan solo cuatro días después de que los agentes del instituto armado descubrieran las bolsas con los cuerpos descuartizados en una casa de la urbanización La Arboleda. 

[Cronología del asesinato de Pioz: hipótesis y confesión del presunto autor del crimen]

Algunos medios de comunicación brasileños apuntaron que las autoridades del país detuvieron al sospechoso, le tomaron declaración y posteriormente le dejaron en libertad, según parece, debido a que aún no habían tenido conocimiento de la existencia de la mencionada orden. En cualquier caso, al no ser extraditable ni él ni ningún ciudadano de aquel estado, debe ser juzgado por las autoridades locales por un crimen que ha ocurrido en España. De ahí que tanto el Juzgado número 1 de Guadalajara como los mecanismos de cooperación internacional dependientes del Consejo General del Poder Judicial se han puesto ya en marcha para arrancar la maquinaria, que se alargará varios meses.

La burocracia brasileña impide detener al asesino de Pioz y obliga a un largo proceso

Fuentes de la Guardia Civil aseguran que lo más lógico es que los organismos internacionales de ambos países creen ahora un equipo de investigación conjunto que incluya a las autoridades policiales y judiciales de Brasil y a las españolas. Dado que los investigadores del instituto armado y el Jugado 1 de Guadalajara tienen bastante avanzada la instrucción, sería razonable pensar que el tribunal del país sudamericano que se haga cargo de las pesquisas tenga en cuenta lo indagado hasta ahora e incluso permita que los agentes de la benemérita se trasladen a Brasil a colaborar con las diligencias que allí se pongan en marcha. 

"La Guardia Civil ha obtenido multitud de indicios razonables y pruebas indubitadas de que Nogueira sería el presunto autor de los hechos", argumentó ayer el comandante Reina, responsable de la investigación dirigida por el Juzgado 1 de Guadalajara, que acaba de levantar parcialmente el secreto de sumario tras observar una clara vinculación entre el sospechoso y el asesinato de la familia descuartizada. Nogueira Gouveira, que tenía un billete con destino a Brasil fechado para el 16 de noviembre, decidió cambiar el pasaje tan solo un día después de que se hiciera público el hallazgo de los cadáveres. En concreto, el 19 de septiembre, un día después de que la noticia apareciera en todos los medios, el sospechoso adelantó su vuelta todo lo que pudo y cerró su billete para el día siguiente, 20 de septiembre.

Marcos Campo Nogueira y su mujer, Janaína Santos Américo, ambos asesinados junto a sus dos hijos en Pioz.
Marcos Campo Nogueira y su mujer, Janaína Santos Américo, ambos asesinados junto a sus dos hijos en Pioz.

Este hecho hizo que la Guardia Civil se fijara en Nogueira Gouveira, al que los investigadores ya habían identificado como sobrino de Marcos Campo Nogueira, uno de los cuatro asesinados, además de la mujer de este último, Janaína Santos Américo, y los hijos del matrimonio, María y David, de cuatro años y un año respectivamente. Los agentes ya se habían dado cuenta de que la familia estaba formada por cinco miembros y sospechaban de la actitud de este último, el único que estaba vivo. Se trataba de un chico con antecedentes por violencia contra un profesor en su país de origen, cuyo paradero se desconocía, que no había denunciado la muerte a pesar de haber vivido con sus parientes y que curiosamente había adelantado su vuelta justo al hacerse público el hallazgo de los cadáveres.

La Guardia Civil da por resuelta la investigación, hasta el punto de hacer declaraciones como las que hizo ayer el comandante Reina. "Nosotros no tenemos ninguna duda de la autoría", sentenció el responsable policial, quien destacó el trabajo de los investigadores, que han resuelto en apenas dos semanas un crimen que conmocionó a toda España y que, sin embargo, se ha topado ahora con la mencionada burocracia brasileña.

Rasgos psicóticos, narcisista y sin apego a la vida

La noche del pasado 17 de septiembre, varios vecinos alertaron a la Guardia Civil de que de una casa de La Arboleda se desprendían fuertes y desagradables olores. Los agentes accedieron a la vivienda y descubrieron varias bolsas llenas de cadáveres troceados. Los responsables de la Comandancia de Guadalajara crean un equipo de investigación conjunto con varias unidades centrales de la corporación, como la Unidad Central Operativa, la Sección de Análisis de la Conducta Criminal o la Sección Canina, entre otros departamentos.

La burocracia brasileña impide detener al asesino de Pioz y obliga a un largo proceso

No en vano la implicación de todas estas unidades ha sido determinante para resolver el caso con tanta rapidez. Los especialistas en el comportamiento criminal, por ejemplo, elaboraron un perfilado inicial que describió al asesino como un individuo con alta puntuación en rasgos psicóticos, sin apenas apego a la vida humana, egoísta y narcisista, características que los investigadores vieron posteriormente reflejadas en el sospechoso hacia el que apunta la Guardia Civil.

A pesar de que lo sustancial está encauzado, los responsables de las pesquisas no dan por cerrado el caso y de hecho aún continúa bajo secreto la mayor parte del procedimiento. No se ha resuelto, por ejemplo, el arma que utilizó el sujeto para descuartizar a los cuerpos ni el móvil que motivó el cuádruple asesinato. Por ahora, los agentes aseguran que el crimen pasional es una de las hipótesis, pero hay otras posibilidades que también se están teniendo en cuenta. En relación al arma, los investigadores prefieren esperar a conocer el informe del forense para pronunciarse, ya que este documento ayudará presumiblemente a determinar el elemento utilizado por el homicida para cometer la masacre.

La Guardia Civil encontró los cadáveres en esta casa de la urbanización La Arboleda. (EFE)
La Guardia Civil encontró los cadáveres en esta casa de la urbanización La Arboleda. (EFE)

Sí se ha podido concluir, según explicó el comandante Reina durante la rueda de prensa que ofrecieron los responsables de las pesquisas ayer en Guadalajara para explicar los pormenores de la instrucción, que el asesino ejecutó la matanza "de forma secuencial", primero a unos miembros de la familia y luego a otros. De hecho, afirmó el jefe policial, uno de los padres no estaba en la casa cuando el homicida acabó con la vida de los otros tres.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios