la posición de rajoy después del 25-S

El PP logra sus objetivos y tiende la mano al PNV para allanar la investidura

Los resultados del 25-S permiten al PP requerir al PNV el apoyo de sus cinco diputados en el Congreso: sus nueve escaños en el País Vasco tienen la clave de la gobernabilidad

Foto: Cospedal valora los resultados de elecciones gallegas y vascas. (EFE)
Cospedal valora los resultados de elecciones gallegas y vascas. (EFE)

El Partido Popular consiguió todos los objetivos que se habían fijado para los comicios del 25-S: mayoría absoluta en Galicia y ser clave en la gobernabilidad del País Vasco. Los resultados de las urnas son los requeridos para volver a exigir al PSOE el desbloqueo de la situación política por la vía de su abstención y para sostener además la posibilidad de requerir al PNV el apoyo de sus cinco diputados en el Congreso. Los nueve escaños del Grupo Popular en la Cámara autonómica vasca son su cifra más baja desde 1990, pero justo los que necesita Iñigo Urkullu para dar cualquier paso desde el poder. 

Mariano Rajoy llamó al dirigente nacionalista para felicitarle por la victoria, antes incluso de que terminara el escrutinio, igual que hizo con Alberto Núñez Feijóo y con Alfonso Alonso. En el PP consideran un éxito personal del exministro de Sanidad haber perdido al final solo un escaño sobre los resultados de hace cuatro años, porque se temían ceder alguno más. Los populares vuelven en el País Vasco a una representación numérica en la Cámara autonómica propia de los tiempos de la refundación del partido en 1990 (seis escaños), que en 1994 ya fueron 11.

La parte más positiva para la formación de Rajoy por su influencia en el Congreso de los diputados es que los populares vascos tienen el mismo número de parlamentarios que los socialistas (nueve), hasta ahora principal sostén parlamentario de Urkullu.

Antes incluso de que la dirección del PP se pronunciara oficialmente sobre los resultados de los comicios, Alfonso Alonso, desde Vitoria, lanzó la primera invitación al PSOE para que recapacite, "tome nota" de sus fracasos y se avenga a facilitar el desbloqueo institucional.

El 25-S ha resultado tan negativo para los socialistas como anunciaban las encuestas, y en el Partido Popular aprovechan ahora para resaltar el nuevo batacazo personal de Sánchez en su apuesta por las dos candidaturas en liza. Pero sobre todo inciden en anotar esos retrocesos como prueba del rechazo de la opinión pública al 'no es no' del secretario general del PSOE que impide formar Gobierno.

El PP logra sus objetivos y tiende la mano al PNV para allanar la investidura

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, fue la encargada de abrir la campaña de presión sobre Sánchez a la espera de que Mariano Rajoy remache en el comité ejecutivo convocado para hoy. "En las urnas se ha castigado el bloqueo", proclamó la dirigente popular desde la sede de Génova en cuanto Feijóo terminó de hablar a los gallegos para celebrar su victoria.

Como primer análisis de los resultados, Cospedal insistió en que los ciudadanos gallegos y vascos habían apostado por la seguridad y penalizado a los partidos que van contra la estabilidad. Sin citar al PSOE, se limitó a pedir "reflexión" a los partidos que favorecen la parálisis institucional y comentar que el PP está dispuesto a hablar con todas las formaciones políticas dispuestas a trabajar por el futuro de España y que respeten el marco político e institucional. Se le preguntaba por el PNV, otra vía de posible desbloqueo institucional para que Rajoy pueda presentarse a una segunda sesión de investidura.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios