lavado de fondos de origen desconocido

La UDEF investiga el blanqueo de dinero de Manos Limpias con el pago de fianzas

La Policía rastrea las fianzas judiciales que abonó el sindicato tras detectar que pudo utilizar a sus procuradores como pantalla para camuflar ingresos no declarados

Foto: El presidente de Manos Limpias, Miguel Bernad (izq.), y el presidente de Ausbanc, Luis Pineda. (EFE)
El presidente de Manos Limpias, Miguel Bernad (izq.), y el presidente de Ausbanc, Luis Pineda. (EFE)

La investigación sobre la presunta trama de extorsión de Manos Limpias y Ausbanc ha entrado en una nueva fase tras seis meses de instrucción judicial. Los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional ya han esclarecido la presunta implicación del secretario general del seudosindicato de funcionarios, Miguel Bernad, y del presidente de la falsa asociación de usuarios de banca, Luis Pineda, en chantajes a bancos, grandes empresas, instituciones y particulares, pero las pesquisas se adentran ahora en aspectos como el funcionamiento de la organización y sus movimientos de dinero.

Una de esas nuevas líneas de trabajo afecta a las aportaciones económicas que recibía Manos Limpias. Según fuentes cercanas al caso consultadas por El Confidencial, los agentes tratan de aclarar si la entidad habría estado blanqueando ingresos no declarados a través de las fianzas que tenía que depositar en los juzgados para poder personarse como acusación popular en procedimientos penales. Bernad y sus colaboradores entregaban dinero B a sus procuradores para que estos consignaran los depósitos. Manos Limpias era responsables de los pagos pero sus representantes ante los tribunales actuaban como pantalla para evitar que se rastreara el origen de los fondos.

La mecánica era sencilla pero habría permitido a Manos Limpias aprovechar su hiperactividad judicial para lavar el dinero que entraba en su caja de forma irregular. Por lo pronto, los investigadores ya han incorporado al sumario varios resguardos de fianzas que estarían relacionadas con esta práctica delictiva. En concreto, en el tomo 15 figura el justificante de una fianza de 25.000 euros despositada por uno de los procuradores de Manos Limpias en 2013 para que el sindicato pudiera seguir adelante con una querella contra Isidre Fainé (entonces presidente de Caixabank) y Antoni Brufau (presidente de Repsol) por el supuesto cobro irregular de indemnizaciones millonarias.

En el mismo tomo aparece un segundo justificante de otra fianza de 1.000 euros habría presentado Manos Limpias para poder mantener su acusación contra el expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa. Ese sería uno los primeros episodios en los que Bernad y Pineda se habrían coordinado para utilizar los tribunales como instrumento de extorsión. La UDEF trata ahora de averiguar la procedencia de esos fondos ante la sospecha de que se trate de aportaciones no declaradas por el seudosindicato de funcionarios o incluso procedan de alguna otra actividad ilícita.

Las pesquisas podrían ampliar la acusación a la que se enfrentan los supuestos cabecillas de la trama con un nuevo delito por blanqueo de capitales. Pineda está en prisión provisional desde el pasado 18 de abril tras ser imputado por estafa, extorsión, amenazas, administración desleal, fraude en las subvenciones y pertenencia a organización criminal. Por su parte, Bernad, también en prisión provisional desde hace seis meses, está acusado de extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal.

Las pesquisas podrían ampliar la acusación a la que se enfrentan los supuestos cabecillas de la trama con un nuevo delito por blanqueo de capitales

Hay otros movimientos de dinero que están siendo investigados por la UDEF. Los agentes han detectado que Bernad reconocía periódicamente a sus abogados y procuradores contribuciones voluntarias al sindicato. Es decir, que los letrados de Manos Limpias devolvían supuestamente parte de los ingresos que obtenían de la entidad a través de aportaciones económicas. Numerosos correos encontrados en los ordenadores de la sede de la calle Ferraz de Madrid tratan sobre estos reconocimientos.

Así, en abril de 2015, Manos Limpias envió un certificado al procurador Marco Bonaterra en el que reconocía que había recibido de él aportaciones durante el ejercicio 2014 por valor de 450 euros. La directora jurídica del sindicato, Virginia López Negrete, recientemente imputada en la causa, recibió en abril de 2014 otro justificante de aportaciones por importe de 450 euros durante el año 2013. En el ejercicio siguiente, la supuesta colaboración económica de López Negrete aumentó hasta los 500 euros. El también imputado Francisco Javier Castro-Villacañas recibió igualmente en abril de 2015 otro certificado de aportaciones al sindicato de un total de 500 euros.

La UDEF también asumirá la investigación contra Bernad y López Negrete por un presunto delito de apropiación indebida que se instruía en el Juzgado número 18 de Plaza de Castilla, tras inhibirse el magistrado en favor del Juzgado Central de Instrucción número 1, que dirige las pesquisas sobre la trama de Manos Limpias y Ausbanc. En ese procedimiento, Bernad y López Negrete estaban acusados de haber retirado 109.000 euros en efectivo de una cuenta del sindicato sin ningún motivo que lo justificara. Los expertos en delitos económicos de la Policía tratarán de determinar el destino de esos fondos. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios