entre denuncias y querellas archivadas

La 'guerra' entre los padres de Diana Quer enreda aún más la investigación

Juan Carlos Quer pierde esperanzas de encontrar a su hija con vida mientras la Guardia Civil sigue hablando a diario con la madre de Diana y analizando las conexiones telefónicas

Foto: Juan Carlos Quer, padre de la desaparecida Diana. (EFE)
Juan Carlos Quer, padre de la desaparecida Diana. (EFE)

La esperanza de localizar en buen estado a la joven Diana Quer, desaparecida el pasado 22 de agosto en A Pobra do Caramiñal (A Coruña), es cada vez más escasa. Así lo reconoció ayer su padre, Juan Carlos Quer, cuando salía del Juzgado de Instrucción número 2 de Ribeira, donde acudió para acompañar a su hija pequeña, Valeria, que comparecía con motivo de la retirada de la custodia a la madre, ordenada por este tribunal. "Las expectativas de encontrarla con vida no son las mejores", dijo antes de quejarse de las filtraciones judiciales y de explicar que la denuncia que le puso hace cuatro meses su hija mayor, revelada por Telecinco, fue una de las 10 que le cayeron tras el divorcio, y que todas ellas fueron archivadas.

[Fotogalería: los protagonistas del caso de Diana Quer]

La Guardia Civil, sin embargo, no hace conjeturas de ningún tipo y se dedica a seguir indagando en las múltiples líneas de investigación que mantiene abiertas. Las fuentes del instituto armado consultadas insisten en subrayar que los responsables de las pesquisas continúan trabajando en todas las posibilidades. Sin duda, coge fuerza que a la chica le haya pasado algo, dados los 24 días que han transcurrido desde que se le perdió la pista y el hecho de que la desaparecida saliera de su casa sin el DNI ni tarjetas de crédito ni dinero, más allá de los 20 euros que su madre le había dado para las fiestas del pueblo.

La 'guerra' entre los padres de Diana Quer enreda aún más la investigación

Sin embargo, los investigadores no cierran ninguna hipótesis hasta confirmar todos los extremos y continúan trabajando en diferentes líneas. En primer lugar, en el análisis del rastro que dejan los teléfonos móviles, tanto el de Diana como el de personas que pudieran acompañarla. La Guardia Civil ha detectado que el terminal de la chica da señal hasta las cuatro de la mañana aproximadamente. Antes, los repetidores que van desde el lugar donde se celebraban las fiestas del pueblo, a las que fue Diana, hasta la vivienda de la joven dieron servicio a su celular.

Tras el análisis de estas conexiones, los investigadores habrían llegado a la conclusión de que la chica pudo subirse en un coche, ya que en un momento dado la señal se mueve más rápido de repetidor en repetidor. Esta teoría está siendo valorada por los agentes, pero no deja de ser una teoría, ya que por el momento no hay testimonios fiables ni imágenes de la joven en un vehículo ni cámaras que la hayan captado que confirmen la hipótesis. Únicamente un ciudadano aseguró haberla visto en un coche, pero se trata de un testimonio más dentro de las decenas de declaraciones de personas que afirman haber visto a la desaparecida tanto en A Pobra do Caramiñal como en las localidades cercanas e incluso en la práctica totalidad de las provincias españolas.

Los investigadores siguen analizando el rastro de los móviles y entrevistando al entorno de Diana. (EFE)
Los investigadores siguen analizando el rastro de los móviles y entrevistando al entorno de Diana. (EFE)

De ahí que la investigación de la Guardia Civil se centre ahora en entrevistar al entorno más cercano y también al más circunstancial de Diana. Los responsables de las diligencias están tomando declaración desde hace días a familiares, vecinos, amigos y conocidos de la joven con los que esta haya tenido o podido tener contacto en los días previos a su desaparición. Estas entrevistas las llevan a cabo los investigadores de forma pausada, con el fin de obtener información fiable y de tratar de captar datos por los que quizás hasta el momento se ha pasado por alto. 

En ese contexto, son diarios los contactos que existen entre los investigadores y, por ejemplo, la madre de la desaparecida, Diana López-Pinel, que estaba a cargo de las niñas cuando se le perdió la pista a su hija mayor. Según explicó a El Confidencial su abogado, Pedro de Bernardo, tanto los responsables de la Unidad Central Operativa (UCO) como los agentes de la Comandancia de A Coruña, que dirigen las pesquisas, hablan con la madre todos los días para intercambiar datos sobre la investigación y pareceres.

Diana López-Pinel, madre de la joven desaparecida. (EFE)
Diana López-Pinel, madre de la joven desaparecida. (EFE)

La mala relación entre los padres, puesta de manifiesto por los velados ataques que hace ante los medios Juan Carlos Quer y por la decisión del Juzgado número 2 de Ribeira de retirar la custodia a la madre, está protagonizando la información que publican los medios a falta de datos fiables de una investigación que sigue siendo secreta. De hecho, apenas hay filtraciones de la misma, después de que el Juzgado número 1 de Ribeira, que dirige las diligencias de la búsqueda de Diana, decretara el secreto de las actuaciones.

En los equipos de la Guardia Civil que trabajan en el caso, hay agentes que investigaron el caso Asunta. Tienen, por lo tanto, experiencia en tratar temas en los que hay involucradas familias problemáticas. No en vano, los padres del mencionado caso Asunta fueron condenados a 18 años de prisión por la Audiencia Provincial de A Coruña en una sentencia que fue ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia. 

La 'guerra' entre los padres de Diana Quer enreda aún más la investigación

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios