Es noticia
El director de la Guardia Civil visita Galicia para explicar las novedades del caso Diana
  1. España
17 días desaparecida

El director de la Guardia Civil visita Galicia para explicar las novedades del caso Diana

Fernández de Mesa dará cuenta de lo que están haciendo los responsables de las pesquisas para tratar de esclarecer el caso de la desaparición de la joven madrileña

Foto: Diana Quer. (Facebook)
Diana Quer. (Facebook)

El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, visitará este viernes a los mandos de la Comandancia de A Coruña y tendrá un encuentro con los responsables de investigar la desaparición de Diana Quer López-Pinel, la chica de 18 años perdida desde el pasado 22 de agosto. Desde el instituto armado, explican que el director general acude a Galicia con el fin de interesarse de primera mano por cómo discurre la instrucción de un caso que está manteniendo en vilo a la sociedad española y que se encuentra bajo secreto de sumario.

Tras 18 días de búsqueda, el Juzgado número 1 de Ribeira sigue dirigiendo las pesquisas bajo el más absoluto hermetismo informativo. Tan solo trascienden algunos pequeños avances del grupo de desaparecidos de la Guardia Civil, desde donde insisten en que todas las líneas de investigación continúan abiertas y no hay una vía que predomine sobre otras.

Desde la Dirección General, explican que Fernández de Mesa no visita Galicia para dar cuenta de los últimos avances de las pesquisas, sino para ser informado personalmente por los investigadores y posteriormente comparecer ante la opinión pública con el fin de explicar lo que están haciendo los responsables de unas diligencias que se están tornando cada vez más complejas. Las fuentes consultadas insisten en que de momento no hay novedades sustanciales en el desarrollo de la investigación, y que los agentes siguen contrastando datos que apuntan a distintas líneas.

Desde el pasado domingo, los guardias civiles están tomando declaración tanto a un grupo de conocidos de Diana vinculados con la delincuencia como a su entorno más cercano, con el fin de tratar de reconstruir las 48 horas previas a la desaparición de la joven. Desde el instituto armado, aseguran que conocer lo que hizo Diana, con quién habló, con quién estuvo y dónde durante los dos días anteriores es clave para averiguar, por ejemplo, posibles motivaciones que llevaran a pensar en una virtual huida voluntaria o enfrentamientos que pudieran dirigir las pesquisas hacia una desaparición forzada.

Gracias al análisis de los repetidores de telefonía, además, los agentes han detectado que el móvil de Diana se movió desde las fiestas del pueblo hasta su casa primero a una velocidad propia de alguien que va caminando y posteriormente más rápido, lo que hace pensar a los investigadores que la chica pudo montarse en un coche. Una primera impresión del estudio del rastro del móvil, por lo tanto, indicaría que la joven pudo ir en vehículo a su domicilio, cambiarse allí de pantalones y volver a salir a la calle.

Sin embargo, los agentes quieren ser enormemente cautos y por eso analizan una y otra vez las mencionadas señales, ya que siempre existe la posibilidad de que se produzcan conclusiones precipitadas, dado que en ocasiones, por ejemplo, un repetidor da servicio a un móvil porque otro está saturado. En caso de que pudieran confirmar con alto grado de seguridad la hipótesis del vehículo, los investigadores continuarán buscando terminales que siguieran el mismo recorrido y velocidad que hizo el celular de Diana.

En paralelo a estas pesquisas, los responsables de las diligencias —los mismos que indagaron el caso de Asunta Basterra— siguen recabando información del entorno de la chica y comprueban cada uno de los testimonios que aseguran haber visto a la joven o que aportan algún detalle que pueda ser considerado relevante. Son decenas las llamadas que recibe la Guardia Civil de gente que ha visto a Diana en zonas muy alejadas de Galicia. Los agentes contrastan todos los testimonios y los van descartando o incorporando a líneas de investigación abiertas.

Además del grupo de desaparecidos de la Comandancia de A Coruña, las diligencias están siendo apoyadas por los servicios centrales de la Guardia Civil. Tanto la Unidad Central Operativa (UCO) como la Unidad Técnica están involucradas en el desarrollo de la investigación, para tomar declaración y hacer todo tipo de pesquisas en Madrid, donde viven habitualmente Diana y su familia, y para apoyar en tareas de inteligencia y operativas sobre el terreno.

La investigación de la joven se ha visto salpicada estos últimos días por los enormes conflictos familiares que tenía su familia, que han estallado en plena búsqueda. Los padres llevaban cuatro años separados, y tanto Diana como su hermana Valeria no llevaban bien la nueva situación. Las peleas entre madre e hijas eran frecuentes y, de hecho, una de ellas tuvo lugar en plena búsqueda de la desaparecida. La pequeña de la familia acudió a un centro de salud por un ataque de ansiedad junto a su madre. Poco después, el Juzgado número 2 de Ribeira retiró la custodia de Valeria a la madre, Diana López-Pinel, y se la otorgó al padre, Juan Carlos Quer.

Guardia Civil
El redactor recomienda