Las ayudas a las personas dependientes: "En la espera, hay gente que se muere"
  1. España
1.207.870 personas dependientes en españa

Las ayudas a las personas dependientes: "En la espera, hay gente que se muere"

El martes Echenique reconoció haber tenido una asistenta sin contrato y la polémica inundó las redes sociales, pero no se habló de las 1.207.870 personas dependientes en España

placeholder Foto: Personas dependientes de Castilla-La Mancha protestan por los recortes en las ayudas
Personas dependientes de Castilla-La Mancha protestan por los recortes en las ayudas

"Alberto ahora mismo tiene nueve años, pero es como un bebé de seis meses: no anda, no habla, no tiene control de sus esfínteres, tiene una discapacidad intelectual grave y es prácticamente ciego". Así resumeAurelia Jerez Medinala rara enfermedad que sufre su hijo Alberto, elsíndrome de Pitt Hopkins,una afección de la que solo se conocen once casos en España.

En 2008, Aurelia y su maridoconsiguieron la calificación de “persona dependiente” para Alberto, por lo que comenzó a recibir las prestaciones y servicios públicos a los quetiene derecho: "Desde el primer momento se le consideró un grado tres, que eselgrado máximo de dependencia, y siempre lo ha mantenido", explica. Esto implica que Alberto "necesitaayuda de una tercera persona para realizar cualquier actividad de suvida, como puede ser comer, vestirse, acostarse, bañarse... Si no le das de comer, no come, y si no le cambias de pañal, tampoco protesta”.

Desde entonces, la familia recibe una pequeña cantidad de dinero cada mes. "La prestación que se le concedió a mi hijo fue la de cuidados en el entorno familiar. Yo soy su cuidadora y, por eso, en un primer momento se me pagaba 552 euros y mi cotización a la Seguridad Social", explica. Sin embargo, debido a los últimos recortes, la ayuda es ahora menor y desde “el decreto de julio de 2012, se ha reducido hasta los 442 euros y se ha eliminado la cotización”.

De todos modos, la situación deAlberto es mejor que la de muchas otras personas dependientes en España.Según un informe de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, a día de hoy casiuno de cada tres afectados se encuentra en las "listas de espera". En concreto, 381.508no reciben prestacioneso servicios públicos, frente a los826.362 que sí lo hacen.

Cabe señalar, además, queel54,1% de los que solicitan las ayudassupera los 80 años, por lo que agilizar los procesos se vuelve crucial. "En la espera, en la espera, en la espera... Hay gente que se muere", afirma el portavoz de la Federación de Asociaciones de Personas Mayores de Cataluña,Enric Ollé, queconoce bien el problema por su trabajo, pero también porque lo ha vivido de cerca: en 2015 falleció la hermana desu suegro, Francisca Valls, quien desde 2009 había sido reconocida como una persona dependiente y, sin embargo,nuncarecibió ayuda pública alguna.

Por desgracia, el caso de Francisca no es excepcional, yaque en los últimos cuatro años 127.000 personas hanfallecido esperando la prestación a la que tenían derecho. "Esun proceso burocrático y lento", asegura Ollé.

Diferencias entre las CCAA

Aunque en el último año ha crecido en un 12% el número de dependientes a los que se atiende en España, la situación cambia de unas comunidades a otras. En algunas ha mejorado, como sería el caso de Castilla y León,Madrid oAsturias, pero en otras no.DestacaCanarias, donde la lista de espera supera el 50%, y Cataluña, que es la única comunidad que en los últimos doce meses ha reducido el número de afectados a los que atiende.

Mal sistema de financiación: el recorte acumulado del Gobierno de Rajoy en dependencia, tras el RD-ley 20/2012, asciende a 2.865 millones de euros

De todos modos, el informe de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales advierte de que "el resto resto de las comunidades no les va a la zaga".En este sentido, apuntan a un mal sistema de financiación como parte del problema: "El recorte acumulado del Gobierno de Rajoy en dependencia, tras el RD-ley 20/2012, asciende a 2.865 millones de euros considerando la supresión del nivel acordado, la reducción del nivel mínimo y la supresión de las cotizaciones de cuidadoras familiares" dice el informe.

Aunque para Franciscaya es demasiado tarde, las decisiones que se tomen ahora marcarán el futuro de Alberto. “En estos momentos es pequeño, y yo todavía me puedo manejar bien, pero me imagino que con el paso del tiempo, que yo vaya cumpliendo años y él vaya ganando peso, necesitaré otro tipo de ayudas”, explica su madre. “Si hay un poco de voluntad por parte de los gobiernos venideros, espero que todo esto pueda ser viable”.

Administraciones Públicas Castilla y León