silencio mediático y policial

El tabú de los suicidios en la Policía: 136 agentes muertos desde el año 2000

Lo sucedido en Alcobendas el pasado martes no fue una novedad. Los agentes de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad están sometidos a presiones que no siempre terminan bien

Foto: El policía atrincherado en un restaurante de Alcobendas se disparó en la cabeza tras ocho horas de encierro. (EFE)
El policía atrincherado en un restaurante de Alcobendas se disparó en la cabeza tras ocho horas de encierro. (EFE)

El pasado martes un inspector de la Policía Nacional se quitó la vida con su arma reglamentaria tras permanecer atrincherado en un restaurante chino durante casi ocho horas. Los negociadores y psicólogos del cuerpo no pudieron hacer nada por el funcionario, que desde el principio se mostró decidido a pegarse un tiro motivado por un desengaño amoroso. Como él, 136 miembros de la corporación de todas las categorías se han suicidado desde el año 2000. 

La Policía no solo no informa de estos casos por política interna, sino que tiene por costumbre no comentar cualquier asunto vinculado con este tema. Así lo explican desde el departamento de comunicación de la Dirección General, cuyo criterio es compartido también por la Guardia Civil. Esta forma de actuar se une al tabú que durante muchos años ha imperado en relación a este drama en los medios de comunicación, que se han negado en firme a hablar de este asunto. Tanto unos como otros han argumentado siempre que abordar el suicidio tiene un efecto contagio en la sociedad.

Este silencio mediático y policial ha provocado que el Ministerio del Interior nunca ofrezca datos oficiales respecto al número de suicidios que tienen lugar en la Policía y en la Guardia Civil y que la prensa tampoco pregunte por ellos. Tan solo el Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) se han preocupado por hacer un seguimiento a un fenómeno que desde la primera organización policial califican de "alarmante"

El SUP está en disposición de asegurar que en los últimos 16 años 136 policías se han quitado la vida. Su portavoz, Ramón Cosío, cree necesario hablar públicamente del asunto para tomar conciencia de un problema que a su juicio no está siendo bien enfocado por la Dirección General de la Policía, que no dispone de protocolos de prevención dirigidos a detectar precozmente los casos de funcionarios en riesgo de acabar con su vida. Según Cosío, tanto Mossos d'Esquadra como Ertzaintza y Guardia Civil sí cuentan ya con estos sistemas de detección y con grupos de psicólogos disponibles las 24 horas para atender cualquier demanda al respecto.

Negociadores y psicólogos trataron sin éxito de persuadir al inspector que se quitó la vida en Alcobendas. (EFE)
Negociadores y psicólogos trataron sin éxito de persuadir al inspector que se quitó la vida en Alcobendas. (EFE)

Estos equipos de trabajo, aseguran desde el SUP, han provocado de hecho que descienda el número de suicidios en las mencionadas corporaciones, cosa que no está ocurriendo en la Policía Nacional, según denuncian. El portavoz sindical explica que en 2015 hubo 13 policías que acabaron con su vida, cuatro más que el año anterior. En lo que va de 2016, asegura, por el momento se han registrado cuatro casos.

Según los datos del sindicato, la mayoría de suicidios desde 2000 se han registrado en Madrid, con 28 funcionarios fallecidos, región seguida de la Comunidad Valenciana (16), Cataluña (13) y Canarias (8). Por provincias, Orense es la única en la que no se ha producido en estos 16 años ningún caso de este tipo de fenómeno que, según el SUP, afecta por igual a las distintas categorías del cuerpo, salvo la escala superior, en la que no se han registrado casos. 

El sindicato aboga por tomarse en serio el problema e instaurar protocolos y medios que detecten a los funcionarios que se encuentren en riesgo y les presten la ayuda necesaria. En este sentido, destacan la iniciativa que está llevando a cabo la delegación del SUP en Galicia, que ha puesto en marcha un teléfono de la esperanza que cuenta con un gabinete psicológico y un programa titulado Vive CNP.

Los promotores de esta iniciativa coinciden con Cosío en apuntar que "es necesario un reconocimiento de la existencia de la problemática" que parece no existir en la actualidad en la Dirección General de la Policía. "Esconder las vulnerabilidades no aparca el problema; al contrario, aumenta el riesgo de que los casos vayan en aumento", aseguran los sindicalistas del SUP en Galicia, cuyo proyecto -a juicio de Cosío- debería haber sido cosa de la Dirección.

Se ha implantado un plan para detectar precozmente suicidios. Los casos están descendiendo. (EFE)
Se ha implantado un plan para detectar precozmente suicidios. Los casos están descendiendo. (EFE)

"Debido al aumento de casos detectados en los últimos años el colectivo está preocupado y viene reclamando la necesidad de adoptar medidas preventivas, pues los funcionarios viven continuas situaciones conflictivas derivadas de su labor profesional que no todo ser humano es capaz de llevar con normalidad y que les repercuten en su ámbito profesional y personal", argumentan los promotores de Vive CNP. "Los trastornos de ansiedad y depresión son mayores que en otros grupos profesionales", añaden.

Entre las causas detectadas por los miembros de Vive CNP se encuentran el disponer de arma de fuego, el desempeño de un "variado conjunto de roles" en su labor profesional, la "falta de comprensión" por parte de algunos mandos respecto a las situaciones profesionales de los funcionarios y "la dificultad para conciliar vida familiar y laboral" por los difíciles turnos y el movimiento de destinos. Los promotores de la iniciativa también destacan la falta de reconocimiento, el injusto reparto de condecoraciones y el "detrimento del poder adquisitivo" como otras causas colaterales que influyen en el ánimo de los policías.

La Guardia Civil, por su parte, aprobó en 2005 el Plan de Prevención de Conductas Suicidas, que conllevó la movilización de 60 psicólogos especializados. Según AUGC, entre 1990 y 2012, 368 agentes se quitaron la vida. La asociación de guardias civiles está actualizando esta estadística, no sin dificultad debido a la poca transparencia que, según explican, ofrece la Dirección General en este punto. Desde la aprobación del mencionado plan en 2005, la Guardia Civil ha pasado de tener 20 casos en ese año a una media de nueve en los últimos ejercicios contabilizados. Según AUGC, en 1994 la tasa de suicidios en el cuerpo era siete veces mayor que la del resto de la población y hoy se ha reducido a la mitad.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios